Zé Arigó: la leyenda del cirujano psíquico

Medicina Plagas y Enfermedades, Personas sorprendentes

La historia de un médico particular

José Pedro de Feitas nació el 18 de octubre de 1921 en zona rural de Congonhas, en el estado de Minas Gerais (Brasil). Miembro de una familia muy humilde, conoció la privación durante toda su infancia y no pudo estudiar más que la primaria. En su juventud ingresaría a la Companhia de Mineração de Ferro e Carvão, donde le pondrían el sobrenombre que lo caracterizaría por el resto de su vida: José Arigó, luego convertido en Zé Arigó.

La adquisición de sus misteriosas habilidades

Hacia 1950, ya casado y con sus primeros hijos, Arigó comenzó a sentir abundantes dolores de cabeza, acompañados de insomnio y en algunos casos, alucinaciones que involucraban una luz brillante y una voz gutural en un idioma que el hombre no entendía. Un día, en un sueño lúcido, Arigó pudo identificar al hombre como un personaje de contextura gruesa, calvo y que vestía un delantal blanco. En posteriores repeticiones del sueño el personaje se presentó como Adolph Fritz, un médico alemán que habría muerto en la Primera Guerra Mundial sin haber completado su misión sobre la tierra. Fritz habría elegido a Arigó como el médium para completar su misión, y le afirmó que él habría de adquirir grandes habilidades en el arte de la sanación.

De acuerdo con sus biógrafos, un Arigó confundido (y algo aterrado) se alejó por unos días de su familia. No estaba seguro si estaba haciendo lo correcto, pero un día decidió “experimentar” con un viejo conocido que estaba obligado a usar muletas. Tras arrancarlas de sus manos, Arigó le dio la orden de que caminara… lo que hizo sin ninguna dificultad.

 Las curaciones de Zé Arigó

Tras esto, el hombre se convirtió en una celebridad local y, más adelante, nacional. Se cuenta que incluso curó al senador Carlos Lúcio Bittencourt de un cáncer de pulmón para el que tendría que operarse en Estados Unidos… con muy pocas posibilidades de éxito. De acuerdo con el relato del senador, habría caído dormido y habría despertado con cortes en su pijama mientras se encontraba en un hotel con Arigó. El senador incluso vio al supuesto médico ingresar con una navaja, pero no pudo hacer nada para detenerlo pues cayó dormido al instante, y cuando se hizo los exámenes de rigor, estos mostraron que su enfermedad había sido curada.

Se cuenta que la fila de pacientes superaba, de ordinario, las 300 personas, y que el médico podía tratar a varias decenas (quizás incluso uno o dos centenares) en un solo día. Que a pesar de usar material en un estado nada óptimo, y de realizar cortes e incisiones, nunca sufrió de una infección y sus pacientes soportaban las operaciones como si tuvieran anestesia, pues no sentían dolor a pesar de los obvios cortes que se les realizaban. En una ocasión se dice que sacó un tumor de la vagina de una mujer enfrente de todos.

La persecución del gobierno

En 1956 se le acusó de “curanderismo” y fue condenado a 15 años de prisión, pero nunca llegó a pagar la condena gracias a un indulto presidencial (el cual, según dicen, habría recibido como agradecimiento por curar a la hija del presidente).

 

Entre 1963 y 1968 dos equipos norteamericanos de investigación visitaron al médico y se encontraron con que la leyenda parecía ser cierta. Henry K. Puharich, un experto en bioingeniería, fue testigo en el primer viaje de la remoción de un linfoma en el codo derecho en apenas 5 segundos y con algunos cortes rápidos, que cicatrizaron en poco tiempo. Así mismo, los doctores Laurence John y P. Aile Breveter determinaron que en un 95% de los casos estudiados Arigó tenía razón en el diagnóstico y una curación eficiente.

Arigó murió el 11 de enero de 1971 víctima de un accidente de tráfico en el que perdió control sobre su vehículo y chocó de frente con otro automóvil. Tras su muerte, no se ha vuelto a conocer ningún fenómeno semejante… parecería, pues, que el doctor Fritz finalmente cumplió su misión en la tierra. La leyenda de Zé Arigó no tiene parangón en la historia de la medicina (o de la psíquica), aunque verificar los datos de sus curaciones resulta extremadamente complicado. Y tú, ¿conoces a algún curador así de eficiente? ¿Crees que realmente Zé Arigó era capaz de realizar estas operaciones milagrosas?

Fuente de imágenes: 1: 2.bp.blogspot.com, 2: dios.com.ar, 3: aeradoespirito.net

Zé Arigó: la leyenda del cirujano psíquico


¿Conoces acerca de...?

Se habla de:                     

Lo más reciente