Zabol, la ciudad más contaminada del mundo

Un problema de salud pública

La contaminación en la actualidad es un problema que se ha relacionado directamente con la industrialización de los países. Conocemos regiones en China donde nunca se logra ver el sol porque las industrias han dejado una capa de humo que cubre completamente el firmamento.

También se sabe que los problemas de salud pública en las ciudades más contaminadas generan malestar en la población. Los problemas de salud son siempre los mismos: desde enfermedades pulmonares, alergias en la piel e irritación ocular, hasta enfermedades genéticas sin solución.

Pero curiosamente el caso de Zabol, la ciudad más contaminada del mundo, no es por la emisión de industrias o vehículos sino por los remolinos de polvo que se yerguen contra la población. Es paradójico que este lugar sea el más sucio, porque uno esperaría que fuera un lugar como Shijiazhuang en China, donde la polución no deja respirar.

Zabol tiene una temporada de tormentas de arena desde mayo hasta agosto que se conoce como “el viento de los 120 días”. La arena golpea todas las calles y las casas, inundando de polvo, contaminado todo el aire y dañando la vida cotidiana iraní.

Un ecosistema difícil

La vida en Irán es catalogada como difícil por estas tormentas. En la provincia de Sistán Baluchistán, al sureste de Irán en frontera con Afganistán y Pakistán, el bioma desértico es más difícil de dominar para el humano.

Desde el 2016, la Organización Mundial de la Salud (OMS) la declaró la ciudad más contaminada porque su población de 135.000 personas se ve a diario invadida por las devastadoras tormentas. Al día es usual recibir vientos de 130 km/h, originarios de los desiertos de Arabia Saudí y de Irán.

Al día se atienden 250 personas con enfermedades relacionadas con la contaminación. Aunque se quiera ayudar, el estado iraní aporta muy poco: sólo 8.000 máscaras al año para que las personas no sufran de enfermedades respiratorias.

Además el cambio climático y las pocas fuentes hídricas, colaboran a que la situación se vuelva más grave. El calor aumenta y el polvo ya no puede mantenerse en un sitio, así que con la primavera, los vientos arrojan el polvo contra las casas y edificios.

La mala gestión y la pobreza hace que Zabol sea vulnerable a la tuberculosis y a las alergias en la piel. Miles de personas padecen estas enfermedades y lo peor: afecta a los más pequeños y a los ancianos.

Flaktürmes. Las Torres Bunker de Hamburgo Las Torres de Defensa Antiaérea de Hamburgo.Como se ha hablado tanto de la sección de abandonos ...
El “síndrome de Jerusalén” que afecta a los peregrinos El centro del mundo religioso occidental Jerusalén es una ciudad muy particular. Está en el centro ...
El Bosque de Yatir, o de cómo Israel modificó el clima del país para poder sembr... Terraformando Se conoce como “Terraformar” a la acción de manipular a gran escala las fuerzas geo...

Ante este panorama, el problema se hace peor con los años. Es cierto que históricamente las tormentas de arena cayeron sobre este lugar, pero hubo una época en que estas tierras tenían altos pastos fértiles. Los lagos que fueron secados por las manos humanas, ocasionaron este desastre ambiental.

La vida cotidiana en Zabol

Si las personas necesitan salir de la casa para ir al trabajo o a la escuela, se encuentran con un viento que les ensucia toda la ropa. No se ve nada luego de tres metros. Las personas tienen que tapiar las ventanas y la puerta porque la tormenta inunda todo de polvo.

Dos centímetros de polvo es lo usual que entre, así las puertas y ventanas estén bien cerradas. La tierra se cuela por todas partes y en verano no puede encenderse el aire acondicionado porque el viento termina afectando el aparato, dejando las residencias con un calor sofocante y enfermizo.

Cuando los niños llegan a la casa, la mamá los limpia afuera para que entren con la menor cantidad de polvo posible. La región no tiene un buen sistema educativo, por lo que muchos no siguen las indicaciones médicas. Las personas que padecen de tuberculosis la contagian a todos sin importarles.

La vida es muy difícil, los médicos tienen que vivir la agonía de este lugar porque nadie más va allá para ayudar. Las personas sufren mucho y el gobierno iraní no hace nada para mejorar la situación. Es gracias al país afgano que se nutren de agua del lago Homún.

Zabol atraviesa una fuerte sequía que daña la agricultura y la vida en general. La falta de agua y el desabasto del líquido vital obligan a los habitantes de esta ciudad a vivir con mucha disciplina, aunque la región padece el fenómeno del contrabando y el narcotráfico.

Estos son los principales factores de la destrucción de los pastizales. La llegada de especies de otras partes han destruido la vaca autóctona de Zabol que como varias especies de aves, que dejan de migrar por estos lugares, ha abandonado los yermos pastizales.

Al no ser un lugar que aporte ni petróleo ni turismo el gobierno no da un apoyo consistente a la región. Incluso se habla de la necesidad de invertir 300 millones de dólares para que esta ciudad pueda recuperarse, pero Teherán está lejos de darlos.

Los habitantes migran hacia otras ciudades cuando empieza el caos y regresan sólo cuando ya pasó el desastre. Muchos otros abandonan y se van a vivir a lugares más fértiles, pues la polvareda amenaza todo el tiempo con volverse enfermedad mortal.

Bibliografía:

  1. https://ethic.es/2018/05/zabol-la-ciudad-mas-contaminada-del-planeta/
  2. http://www.elmundo.es/ciencia/2016/06/27/576fb2da22601df1468b4657.html
  3. http://laviejaguardia.com.mx/noticias/zabol-iran-es-la-ciudad-mas-contaminada-del-mundo

Imágenes: 1: cbsnews.com, 2: theiranproject.com, 3: medium.com

Zabol, la ciudad más contaminada del mundo
2 octubre, 2018