Terroríficos relatos. Pequeño descanso, por Pepi Nuñez

varias-octubre-032

Pequeño descanso

Pocas veces notaba cansancio, pero en aquel momento necesitaba un respiro. Miró al sol en medio de aquel cielo azul y se imaginó que serían las cuatro de la tarde. Si, podría descansar unos segundos. Un banco de piedra debajo de un frondoso árbol la invitó a sentarse. Lo hizo y respiró profundamente, el aire ya algo más fresco de un recién estrenado otoño, pareció reconfortarla.  Frente a ella pasó un anciano arrastrando los pies, la miró y siguió su camino tratando de ignorarla, es lo que siempre hacen todos los hombres mayores, pensó, pero esta vez una sonrisa picara se asomó a su boca.

Se paró un coche y de él se bajó un joven de aspecto cansado con un maletín en la mano y que iba a cruzar la calle corriendo, cuando de lejos otro hombre le preguntó.

-¿Cómo  estás? Hace mucho que no te veo. El joven le contestó.
– ¿No me ves? Siempre corriendo, necesito unas vacaciones o me moriré un día de estos.

Relatos de terror. La dentista, por felipoween. La dentista Londres. Noviembre de 1806En una habitación de un segundo piso de un barrio obrero cerc...
Tejiendo relatos. Yo soy la voz… por Paula Vergara. . Yo soy la voz… Su padre la llamaba esquizofrénica… y ella se lo creía. En vano intentaba callar la...
Tejiendo relatos: “Susana decide morir”, por Alejandro Perez Susana decide morir Tic tac, tic tac... Por la ventana se cuela el zumbido de un neón callejero qu...

Al escuchar esto ella soltó una carcajada. ¿Vacaciones? ¿Qué es eso? Ella no las había tenido nunca, y estos  hombres apenas trabajan dos días y ya sueñan con el descanso. Todos deberían tener un sólo día de su trabajo para que supiesen lo que es.

Suspiró y cerró los ojos por un momento. Que bien se estaba allí. Un golpe seco le hizo incorporarse y mirar al frente.  En suelo yacía el cuerpo de una hermosa joven.  Se puso de pie mientras exclamaba:

– ¡Otra más que no puede esperar que le llegue su turno! ¡Como si tuviera poco trabajo!

Pero su gesto se dulcificó al ver a ver el alma de la hermosa joven desorientada, buscando si saber bien a quien, ajena a los gritos de los transeúntes que pasaban por allí y miraban su cuerpo en el suelo.

Levantó la mano y le gritó al tiempo que cruzaba la calle- Tranquila, tranquila, ya estoy aquí.

Pepi Núñez   4/10/08

Relato cedido a Tejiendo el Mundo por Pepi Nuñez
(Todos los derechos reservados por la autora)

Terroríficos relatos. Pequeño descanso, por Pepi Nuñez
13 enero, 2009