John “Babbacombe” Lee, el hombre que no pudieron colgar