El curioso caso de la esvástica del bosque de Zernikow