¿Evolucionaron nuestras manos para ser capaces de golpear al otro?