La gigantesca tormenta de Júpiter está reduciendo su tamaño rápidamente