Increíble fósil nos permite conocer por primera vez la pigmentación de los dinosaurios