¿SOLO UN JUEGO? Por Susan. Cuentos y relatos de terror

Relatos de terror

Cuentos y relatos de terror pertenecientes al concurso La fiesta de Orfeo.

Relato nº16

¿SOLO UN JUEGO?, por Susan

Mark y John son un par de amigos de apenas 12 años de edad, que viven en un pequeño pueblo tradicionalista alejado de la civilización, llamado Villamalea. La familia de Mark tiene una granja  donde se dedican a la siembra de girasoles, tiene otros cuatro hermanos y unos padres obreros, mientras que John vive en el centro del pequeño pueblo y es el hijo único, del dueño del comercio de abarrotes ubicado en dicho pueblito.

Ambos niños disfrutan de la compañía del otro, pero John disfruta más aun pasar el tiempo en la granja de los padres de Mark ya que ahí se siente alejado de la sobreprotección de sus padres, John es un niño de pensamientos fríos y drásticos, mientras que Mark es un niño lo suficiente mente manejable por la humildad con la que ha sido criado.

Un día, entre sus juegos rutinarios a las orillas de la granja, John le propone a Mark cambiar la rutina de juegos por algo más interesante y extasiante. Con la mente repleta de ideas lo bastante mente maquinadas haría prensar que John estuviera lleno de maldad en mente y corazón.

-Creo que este juego es muy tonto para nosotros, Mark date cuenta que ya casi somos hombres y tenemos que hacer cosas más interesantes

-¿Que propones?

-mmm…, no sé que te parece si matamos un ave.

-No me parece buena idea, que tiene que ver eso con la idea de que pronto seremos adultos.

-Pues no se pero creo que será divertido, es más una ave es muy pequeña que te parece una ardilla o un ciervo, no sé el caso es ver la sangre correr

-Eso me asusta John, no creo que sea buena idea-

-Vamos Mark inténtalo.

Después de tanto insistir Mark accede a los deseos de John, y terminan por matar un pequeño conejo que desafortunadamente se cruzo por su camino. John parece lo suficiente mente extasiado con la imagen del conejo agonizando ante él y la sangre que emanaba de aquel pequeño cuerpo indefenso.

Por otra parte Mark no le veía por ningún lado la diversión, pero John era su amigo y tenía que seguirlo.

Jhon le pregunta a Mark con un brillo siniestro en su mirada:

-¿Que se sentirá matar a una persona? ¿No te gustaría saber cómo es?

-Para nada.¿ Estás loco??

-Ahora me vas a decir que eres un cobarde.

-No soy ningún cobarde pero no me apetece matar a una persona, gracias.

Pasaron unos días y John seguía con la imagen en la cabeza del conejo que él y su amigo avían asesinado y descuartizado, pero para él no era suficiente. Así que saco a flote sus siniestros pensamientos e izo un plan lo suficiente perfecto para fallar, pero necesitaba ayuda, y quien más podría ser, más que su amigo y cómplice.

John invito a Mark a su casa a comer y el acepto con agrado, después de los alimentos ambos niños jugaban en el centro del comercio del padre de John, Mark no tenía ni idea de los pensamientos que su amigo tenia, estuvieron en la entrada del negocio jugando con un par de canicas, todo parecía normal hasta que John vio que su víctima se acercaba.

Se trataba de la pequeña Alice de 8 años de edad, venia de la mano con su madre y se dirigían al negocio, ambos niños saludaron amablemente a la señora Thomson quien sin más interrupciones entro a hacer sus compras, mientras que la pequeña Alice decidió quedarse afuera con el par de niños.

John le dice a Mark:

-Ya es hora

-¿De qué? –pregunta Mark

-De divertirnos…

John se dirige a la niña y le pregunta:

-Te gustan las sorpresas

-¡Si!!, claro.

-¿Quieres que te de una sorpresa?

-Siii…

-Acompáñame, anda. No tardaremos mucho

-¿Quieres??

-mmm…, está bien pero rápido

-Acompáñame.

John camino llevando a la niña de la mano, y Mark lo siguió desconcertado, caminaron varias calles hasta que Alice se empezó a sentir incomoda por que se había alejado mucho de su madre y le pidió, y le suplico a John que la dejara regresar, tanto chillo de la niña colmo la paciencia y las ansias de John, a lo que volteo hacia ella y le puso un golpe en el rostro que le izo sangrar la nariz, la niña lloraba desconsoladamente y en unos cuantos minutos llegaron a un lugar apartado de las orillas del pequeño pueblo.

John lo tenía todo listo, y con la ayuda inconsciente de Mark, ataron a la niña de un par de estacas previamente acomodadas, detrás de un árbol John saco un saco con diversos objetos y comenzó a golpear brutalmente a la indefensa niña, ella lloraba y gritaba, pedía piedad, pero John tenía una mirada como si estuviera poseído.

Mark estaba inmóvil e incrédulo y no podía reaccionar.

-Vamos Mark, inténtalo, es divertido

-No me parece divertido John, ya fue suficiente ¡déjala en paz!!!

-Pero que te pasa, ¿tienes miedo.?

-¡Cobarde!!!!!!

-¡Cállate!!!

-No soy ningún cobarde, solo que esto no es correcto.

-Entonces si no me vas a ayudar de nada me sirves

La pequeña Alice estaba exhausta, sangrada y agonizando de la golpiza propinada por el sádico niño, no podía llorar más, ni hablar ni siquiera podía respirar.

Mark decido sacar a la pequeña de su agonía y se dirigió a ella con la intención de desatarla.

-¿Que haces? ´- Dijo John con coraje

-La voy a desatar, ya fue suficiente ya te divertiste – se dio la vuelta

-Te vas a arrepentir de arruinarme la diversión

Y antes de que pudiera responder, Mark sintió como un pequeño cuchillo de cocina le atravesaba el cuello, su única reacción fue llevarse las manos al cuello y tratar de detener los chorros de sangre que brotaban sin detenerse.

John se puso sobre él y termino con su vida golpeándolo lo más fuerte que pudo con una roca grande que encontró cerca. Solo se escucho el fuerte crujido del cráneo moliéndose por el golpe.

Alice por su parte luchaba por soltarse pero apenas si podía moverse; después de deshacerse de Mark John se dirigió a la pequeña y con el mismo cuchillo con la que antes había asesinado al que fuera su amigo, le atravesó el abdomen desgarrando su ropa y su piel con ella, el grito que Alice soltó fue escalofriante y eso llenaba de mas deseos a John, continuo acuchillándola hasta que la pequeña  no pudo mas, y desangrada murió atada.

Con toda tranquilidad desato el cuerpo y lo arrastro hasta el río, al igual que el de Mark.

Para estos momentos John había disfrutado al máximo cada instante de aquel frío episodio y tenía deseos de más…

Un niño de mente atrofiada, será capaz de hacer semejantes atrocidades, pues aunque no lo crean es totalmente posible…

¿SOLO UN JUEGO? Por Susan. Cuentos y relatos de terror
Se habla de:                             

¿Conoces acerca de...?