Simón: historia del gato héroe del Yangtzé


Lo más reciente:

Gatos y marineros

Durante siglos, los gatos han sido uno de los principales amigos (y aliados) de los marineros. Su amor por la cacería y su habilidad para capturar roedores les ha ganado el corazón de las tripulaciones, que ven en los gatos la garantía de mantener seguras sus bodegas y almacenes.

Por esta razón, cuando George Hickinbottom, marinero de la tripulación de la fragata HMS Amethyst se encontró con un gatito, y peor, cuando éste se le acercó y comenzó a ronronear, tuvo que llevárselo. El gatito pasó varios días escondido en la Fragata, pues en aquellos tiempos aciagos no se permitían mascotas en el barco, pero fue finalmente hallado por el Capitán… y autorizado a permanecer allí.

Y fue así que Simón se encontró en medio del reinicio de hostilidades entre las dos facciones de la Guerra Civil China: el Kuomitang y el Partido Comunista, en el río Yangtzé. Y como él, todos los tripulantes de la fragata estaban en peligro.

Guerra

La Fragata Británica había sido declarada como enemiga por los comunistas, pues Inglaterra estaba aliada con el Kuomitang. Por esta razón, cuando el Ejército Comunista avanzó sobre la región, los miembros del HMS Amethyst fueron encargados de la vigilancia del río mientras otro navío evacuaba la embajada británica. En el proceso, entraron de lleno a la zona de guerra y comenzaron a sufrir considerables impactos por parte de las balas y cañones enemigos.

Los chinos aseguraron que había sido la fragata la primera en disparar. Los británicos lo negaron, y culparon a sus contrapartes asiáticas. En cualquier caso, el tema es que el capitán a cargo de la nave sufrió una herida mortal, el navío quedó dañado… y Simón quedó herido de gravedad, con varias astillas clavadas en su cuerpo. Acorralados, y sin posibilidad de combatir (pues estaban en grave desventaja numérica), los ingleses buscaron cubierto lo mejor que pudieron.

Simón

En este desesperanzador contexto, Simón se convirtió en una especie de símbolo. Los trataron con todos los cuidados que podían ofrecer, y el gato se recuperó lentamente. A medida que retomaba fuerzas, así aumentaban las esperanzas de la tripulación, hasta que un día cortaron las amarras en la noche y pasaron junto a los navíos chinos, ocultos en el silencio y la oscuridad. La corriente los llevó a buen puerto, y en la mañana habían evadido la mayor parte de las defensas chinas y se encontraban en la seguridad del campo aliado.

Simón llegó a Inglaterra como un héroe, pues su milagrosa recuperación se había convertido en el símbolo de la escapada de la fragata británica. Lamentablemente, el minino murió el 28 de noviembre de 1949 de una infección viral, mientras esperaba que las autoridades sanitarias autorizaran su ingreso al país europeo.

Sin embargo, Simón sería honrado por los británicos, y como buen héroe de guerra le serían otorgados los honores reservados para tal fin. Luego de que el informe del Capitán John Kerans revelara lo sucedido en la guerra, se le realizó un homenaje especial: fue enterrado en el Cementerio de animales de Ilford, se le otorgó la medalla Dickinson de manera póstuma, y se puso la bandera del país sobre la tumba del animalito.

Bibliografía:

  1. https://historiasdelahistoria.com/2019/04/08/simon-el-heroe-del-yangtse

Imágenes: 1: anomalien.com, 2: wikipedia.com

Simón: historia del gato héroe del Yangtzé
17 abril, 2019
Se habla de:                         

Ver más Artículo al azar