Se obtiene la primera fotografía de un Agujero Negro


Lo más reciente:

Agujeros Negros

Teorizados por primera vez hará medio siglo, los agujeros negros son uno de esos objetos que fascina y aterroriza simultáneamente a los seres humanos. En esencia, estos objetos son trozos de materia que han sido comprimidos a tal nivel que la fuerza de gravedad esencialmente destruyó los átomos y los convirtió en un material hiper denso que no somos capaces de entender.

Y no, esto no es un decir. Los modelos matemáticos que tenemos colapsan al probarlos en el contexto de un Agujero Negro, y por eso se conoce a este punto como una “singularidad”. Sabemos que existen, pero no sabemos nada de ellos, y como son, bueno, negros, no son nada fáciles de detectar.

Por esta razón, tomar una foto de ellos, al menos en el sentido tradicional del término, es algo prácticamente imposible. Pero esto no detuvo a un equipo internacional de científicos para presentarnos hoy 10 de abril la primera fotografía de un agujero negro jamás tomada.

M87                                                                         

El agujero elegido se llama M87 y queda a unos 55 millones de años luz de nuestro planeta, en el centro de una galaxia relativamente cercana. Para tomar las imágenes, varios observatorios espaciales ubicados alrededor del mundo apuntaron al mismo lugar, en el cielo, en el mismo momento. Durante 10 días de 2017 los poderosos telescopios, ubicados en todo el planeta, tomaron millones de datos de información.

Procesar esta información tomaría más tiempo. Se trataba de tal cantidad de datos que no podían enviarse por internet, sino que tuvo que usarse una base de datos acumulada en media tonelada de discos duros. El procesamiento de toda esta información, en varios supercomputadores, tardaría la friolera de dos años, y produciría la imagen que hoy tenemos frente a nosotros.

La única razón por la que fue posible tomar la imagen a esta distancia es porque este agujero negro es verdaderamente masivo: se calcula que tiene una masa equivalente a 6.500 millones de veces la del Sol. Y para hacerlo se tomaron longitudes de onda invisibles al ojo humano, emitidas por el gas incandescente que rodea el agujero negro. Hacerlo implicó monitorear con cuidado la humedad en las zonas en que se ubican los telescopios, pues las moléculas de agua interactúan con estas longitudes de onda y podrían distorsionar las imágenes.

Las imágenes, como tal, nos muestran el gas incandescente que rodea el agujero negro, el cual, como su nombre lo indica, es negro. De acuerdo con la información obtenida, el tamaño de la “zona de influencia” del agujero (esto es, su horizonte eventual, a partir del cual nada puede escapar) podría superar el tamaño de nuestro Sistema Solar, y el agujero lanza columnas de aire incandescente a una velocidad cercana a la de la luz, que se extienden por 5 mil años luz de distancia.

En la actualidad, los telescopios están trabajando en un segundo proyecto: la obtención de una imagen de Sagitario A, otro agujero negro gigante ubicado en el centro de nuestra galaxia. En poco tiempo podríamos tener esta imagen, y comienza a evaluarse la posibilidad de buscar un agujero negro que gire a gran velocidad generando distorsiones en el espacio-tiempo, esto es, lo que popularmente conocemos como un agujero de gusano.

Porque como ya pudimos ver a los ojos a la bestia, es hora de entender cómo se comporta.

Bibliografía:

  1. http://time.com/5566225/first-black-hole-picture-photo/
  2. https://www.wired.com/story/scientists-reveal-the-first-picture-of-a-black-hole/

Imágenes: 1: usatoday.com, 2: news.mit.edu

Se obtiene la primera fotografía de un Agujero Negro
17 abril, 2019
Se habla de:                 

Ver más Artículo al azar