Se encuentran hormigas resistentes a la radioactividad en Polonia

Clima salvaje y naturaleza, Zoología

Radioactividad

La radioactividad de los materiales nucleares es peligrosa. Puede causar todo tipo de daños a nivel celular, llevar a la aparición de horrendas enfermedades y causar la muerte si sus dosis superan unas cantidades mínimas. Incluso los animales que pueden sobrevivir altísimas dosis – como las cucarachas – morirán si estas superan una dosis bastante limitada.

Sin embargo, en últimas la radiación no pasa de ser energía. Energía de un tipo dañino para las células, de un tipo inmanejable, pero energía a fin de cuentas. En un planeta en perpetua sombra la existencia de radiación podría ser la fuente de energía para hipotéticos seres vivos y la luz de una estrella como el sol podría representar la muerte. Al final, todo viene a ser una cuestión de adaptación.

Es posible que la humanidad haya creado niveles de radiación en la superficie terrestre inexistentes en ningún otro periodo de la historia terrestre, a fin de cuentas, materiales como el uranio o el plutonio no es que abunden mucho en la superficie y definitivamente no con la pureza y cantidad que hemos acumulado. Sin embargo, la evolución ha actuado rápido y en menos de tres décadas nos muestra en Chernóbil una especie de hongos capaces de alimentarse de la radiación. Es una muestra maravillosa del poder de la naturaleza.

Pero recientes noticias indicarían una adaptación aún más sorprendente en una especie de hormigas en Polonia. Veamos:

Templewo

Templewo es el nombre de una ciudad ubicada cerca de la frontera polaco – alemana en territorio del primer país. Allí se ocultó – a partir de 1962 – un importante arsenal atómico de la entonces Unión Soviética que terminó por abandonarse con la caída del bloque comunista. Desde entonces, debido a la radiación el sitio ha permanecido abandonado y poca vida sobrevive en las cercanías.

Excepto por millones de hormigas que parecen sentirse cómodas junto al arsenal.

El asunto va más allá de la aparición de una especie adaptada a las armas. Estas hormigas no se comportan como sus parientes ordinarias: no construyen túneles ni organizan su sociedad estratificadamente, no ponen huevos, no cuidan larvas. No tienen ninguno de los comportamientos que garantizan la supervivencia de las hormigas en estado salvaje. Y, sin embargo, sobreviven por miles, quizás por millones, en medio del armamento.

Por ahora, la hipótesis más razonable le apunta a que provengan de la superficie. Es poco probable que un organismo de este tipo genere cambios tan dramáticos en pocos años (es mucho más viable para los seres unicelulares, que pueden tener centenares de generaciones en un solo día). Un análisis detallado realizado en el 2016 indicó que las hormigas seguramente se alimentaban de otras hormigas en el grupo, pero pese a ello sus números seguían aumentando.

Sin embargo, resulta en cualquier caso sorprendente que fuesen capaces de resistir los altos niveles de radiación y un tanto macabro que pese a poder volver a la superficie deciden no hacerlo. Hay varios ductos de ventilación que las llevarían fuera, pero las hormigas los evitan a toda costa.

Es casi como si supieran algo que nosotros no.

Imágenes: 1: mysteriousuniverse.org, 2: instructables.com

Se encuentran hormigas resistentes a la radioactividad en Polonia

¿Conoces acerca de...?

Se habla de: