Se encuentra el fósil de un pequeño pterosaurio que habitó con las primeras aves

Ciencia, Seres extraños, Zoología

Reconstrucción del Pterosaurio a partir de los restos encontrados

Aves y pterosaurios

A lo largo de la larguísima historia de nuestro planeta, que sepamos, sólo 4 grupos animales han logrado conquistar los cielos y aprender a volar: los insectos, los pterosaurios, las aves y los murciélagos (en ese orden). Aunque muchos animales aprovechan el aire y las corrientes de viento para moverse (como las arañas, el pez volador y muchas especies planeadoras) solo estos grupos han sido capaces de gobernar los cielos, ascendiendo y maniobrando únicamente con la fuerza proveniente de sus cuerpos.

Los insectos fueron los primeros. Los primeros en seguirlos fueron los reptiles, que seguramente evolucionaron para aprovechar la abundante fuente de alimentación que podía encontrarse en estos pequeños animales voladores. Así, los pterosaurios aparecerían hace unos 228 millones de años (aunque en esta época ya estaban completamente desarrollados, por lo que seguramente sean un tanto anteriores) y las aves se demorarían unos 100 millones de años más.

Tradicionalmente se supuso que la competencia proveniente de las aves llevó a la extinción a muchas especies de pequeños pterosaurios (caracterizados además por tener una cola) y sólo permitió que sobrevivieran los gigantes de los cielos que podían llegar a alcanzar hasta 13 metros de envergadura. Nunca ha existido un ave tan grande (aunque Argentavis, más reciente, se acercó bastante), por lo que allí no habría competencia.

Sin embargo, el reciente descubrimiento de un Pterosaurio de tamaño pequeño en un área caracterizada por fósiles de aves puso en duda esta teoría e hizo pensar que incluso en el cretácico tardío algunas especies llegaron a convivir con las aves.

Algunos de los huesos encontrados

Azhdarchidos

Los Azhdarchidos fueron un clado de pterosaurios gigantes muy exitosos en el cretácico tardío. Sin embargo, la novedad del reciente descubrimiento es que se trata de un animal muy pequeño para los estándares de su grupo.

En efecto, el pterosaurio medía “apenas” algo más de un metro de envergadura, lo que puede resultar grande para los estándares actuales, pero era casi liliputesco para su época. Vivía en una zona costera, por lo que se asume que quizás tuviese hábitos marinos, pero el hecho de que sus restos se encontrasen junto a aves terrestres hace pensar que quizás no habitaba mar adentro, sino que prefería entornos costeros. Se sabe que era un espécimen adulto y no una cría por la manera como se soldaron ciertas coyunturas en sus huesos.

Es posible que el Pterosaurio fuese un pescador de aguas someras (como las gaviotas actuales), o es posible que habitase la costa y se internase grandes distancias en el océano (como los albatros). Incluso se ha elaborado la posibilidad de que prefiriese la tierra adentro, pero por ahora esto no parece ser tan probable.

En cualquier caso, los descubridores del fósil han indicado que se trata de un verdadero hito y advierten que la existencia de otros pterosaurios tanto o más pequeño que este no deben descartarse. El descubrimiento nos brinda nuevas perspectivas de los pterosaurios y podría indicar que no estaban tan acabados como se pensaba justo antes de la extinción de finales del Cretácico.

Imágenes: 1: mysteriousuniverse.org, 2: royalsocietypublishing.org

Se encuentra el fósil de un pequeño pterosaurio que habitó con las primeras aves

¿Conoces acerca de...?

Bibliografía

El pensante (7 septiembre, 2016). Se encuentra el fósil de un pequeño pterosaurio que habitó con las primeras aves. Bogotá: E-Cultura Group. Recuperado de https://www.elpensante.com/se-encuentra-el-fosil-de-un-pequeno-pterosaurio-que-habito-con-las-primeras-aves/