Santa Ebba: la abadía de las monjas que perdieron la nariz

Hechos macabros | Historia

“Cortar la nariz”

Cutting off the nose to spite the face

El origen de este dicho en el idioma inglés es más espeluznante de lo que uno se podría imaginar. La traducción literal sería  algo así como “Cortar la nariz para vengarse de la cara”, y hace referencia a que muchas veces las personas están dispuestas a causarse un daño mayor con tal de vengarse o lastimar a alguien que los ha herido. En el siglo XII se utilizaba regularmente este refrán en Inglaterra, el cual está basado en una historia real: la de las monjas que se cortaron la nariz ante un ataque vikingo.

Primero muerta que deshonrada

En el siglo VII existió en el suroeste de Escocia una congregación de monjas llamada  el Priorato de Coldingham. La comunidad fue fundada por Santa Ebba la Mayor, muchos años después de su fallecimiento vino a sucederla otra monja llamada también Ebba.

Transimágenes o psicoimágenes, emisiones desde el más allá Como conseguir tus propias Psicoimágenes Esta entrada es sobre asom...
La Gran Hambruna de Irlanda Hambre Uno de los mayores logros de nuestra civilización es haber a...
Willem Barents: La imposible expedición por el Noroeste El paso del Nordeste Se conoce varias expediciones europeas desde e...

Para el año 870, las monjas y novicias trabajaban bajo las órdenes de la abadesa del momento Ebba, quien había oído que pronto llegarían unas peligrosas hordas de vikingos a sus costas. Para todo el mundo era bien sabido que aquellos guerreros vendrían para arrasar: robar, matar, violar y dejar destrucción por todo el lugar.

Ebba se enteró que aquel grupo de vikingos era comandado por los hijos de Ragner Lothbroc, el rey de Dinamarca y Suecia. Ya habiendo tomado una decisión y conociendo el carácter de aquellos invasores, reunió a sus hermanas y las exhortó a desfigurarse, cortándose la nariz y el labio superior. Su aspecto quedó repulsivo y cuando los vikingos vieron lo que habían hecho las monjas no las ultrajaron… su sacrificio las salvó de la deshonra pero no les salvó la vida.

Los guerreros las encerraron en el convento y le prendieron fuego. Todas ellas fallecieron, y se dice desde entonces de que aceptaron su muerte como un martirio en honra de Dios. Más adelante la Iglesia santificó a Ebba con el nombre de Santa Ebba la Menor (o la joven) para distinguirla de la fundadora del priorato.

Bibliografía:

  1. https://supercurioso.com/monjas-que-se-cortaron-la-nariz-ataque-vikingo/

Imagen: jherring.wordpress.com

Santa Ebba: la abadía de las monjas que perdieron la nariz


¿Conoces acerca de...?

Se habla de:                         

Bibliografía

El pensante (22 mayo, 2018). Santa Ebba: la abadía de las monjas que perdieron la nariz. Bogotá: E-Cultura Group. Recuperado de https://www.elpensante.com/santa-ebba-la-abadia-de-las-monjas-que-perdieron-la-nariz/