¿Qué pasa cuando le damos éxtasis a un pulpo?

Cefalópodos

Los cefalópodos son un grupo de moluscos particularmente desarrollados que se caracterizan por tener un número determinado de “brazos” que usan para moverse y obtener alimento. Dentro de este grupo se encuentran calamares, sepias, nautilus y pulpos. Son estos últimos los más inteligentes del grupo y, de hecho, los más inteligentes de entre todos los invertebrados. Sus capacidades cognitivas en ocasiones parecen rivalizar con aquellas de los cuervos o primates, haciéndonos imaginar un mundo en el que no fuésemos nosotros, sino ellos, la especie dominante.

¿Por qué entonces no se ha desarrollado una civilización de pulpos? Pues bueno, más allá de que una inteligencia de ese tipo es extremadamente rara parece ser que el principal problema se debe a que los pulpos no conviven en sociedad, y no pasan sus conocimientos de una generación a otra. Esto significa que al contrario que nosotros cada pulpo debe aprender desde el principio a valerse por sí mismo y no hay un proceso generacional de aprendizaje y acumulación de información.

Por décadas, todo lo que sabíamos de los pulpos le apuntaba a esta percepción: son animales que pasan la mayor parte de su vida en soledad, no realizan la crianza de sus huevos de manera conjunta y de hecho, en la mayor parte especies, la madre muere luego de garantizar que sus crías eclosionen.

Sin embargo, hallazgos recientes parecen indicar que son más sociales de lo que creíamos (mucho menos sociales que nosotros, claro, pero más de lo que creíamos). Hace algún tiempo hablamos aquí de la llamada “ciudad de los pulpos” descubierta en el Pacífico, que mostraba niveles hasta entonces desconocidos de interacción, y hoy hablaremos de un particular experimento que reitera este hallazgo: el comportamiento de los pulpos cuando les dan MDMA.

La escritura del Diablo Leyendas del Medioevo Para muchos, la brujería en la actualidad es poco más que una antigua super...
China abre la primera sucursal de un banco manejada completamente por robots Este es el robot que le da la bienvenida a los clientes del bancoRobótica La robótica, todos ...
Tras veinte años, cerrado el caso Boisaca. Caso cerrado Veinte años han tenido que pasar para que el joven que en mayo de 1988 fue atropellad...

Éxtasis

Más popularmente conocida coma éxtasis, la metilendioximetanfetamina o MDMA es una sustancia psicoactiva muy popular en algunos círculos y muy asociada con fiestas de electrónica. Y más importante aún, es una sustancia asociada con sociabilidad y con la estimulación del tacto en seres humanos. Es decir, las personas que consumen éxtasis tienden a ser más sociables y a buscar de manera más activa el contacto físico.

En teoría, esta sustancia no debería tener ningún efecto en un animal con un cerebro tan diferente al nuestro. A fin de cuentas, el pulpo carece de un lóbulo frontal, no tiene un sistema de recompensas como el nuestro y su zona social, por así decirlo, es mucho más pequeña. Sin embargo, una reciente investigación había descubierto que la trasmisión de serotonina era prácticamente idéntica en los pulpos y los humanos, y en vista de que el MDMA afecta precisamente este neuroreceptor decidieron poner a prueba los efectos de la sustancia.

Pulpos drogados

Científicos del Laboratorio Biológico Marino de Massachusetts tomaron ocho animales de la especie Octopus bimaculoides (pulpo californiano de dos manchas) e inocularon a cinco con la sustancia. El resultado fue un incremento considerable en sus niveles de sociabilidad, pues comenzaron a interactuar más de cerca con los demás pulpos y a “analizarlos” con una curiosidad que no resulta normal en su vida cotidiana.

Esto parece indicar que aunque los pulpos no sean sociables por naturaleza tienen la capacidad de serlo por un mecanismo muy semejante al de los seres humanos. Aún no está claro si esto se debe a un proceso de convergencia evolutiva o sí, como plantean algunos, se debe a que los orígenes de la sociabilidad se remontan a un pasado evolutivo remoto, cuando el antecesor común de humanos y pulpos aún existía.

Esta última posibilidad es fascinante, pero muy poco probable. Queda por verse qué tan sociables son realmente los pulpos y que tan eficaz es el sistema de comunicación que tienen entre sí.

Cabe aclarar que la sustancia no les causa ningún daño a los animales en términos físicos.

Bibliografía:

  1. https://www.kqed.org/science/1931626/octopuses-got-high-on-molly-heres-what-happened-next?utm_source=quora&utm_medium=referral

Imágenes: 1: gizmodo.com.au, 2: theatlantic.com

¿Qué pasa cuando le damos éxtasis a un pulpo?
8 octubre, 2018