Principales características de la Edad del Cobre


Lo más reciente:

Reconstrucción de un asentamiento calcolítico

Hace pocos días publicamos en este portal el artículo Principales características de la Edad de Piedra, en el que hablamos del Neolítico y el Paleolítico, periodos en los que la humanidad aún no trabajaba los metales y se encontraba en un periodo temprano de su desarrollo.

En este artículo señalamos, entre otras, cómo en el Nuevo Mundo el desarrollo de la sociedad fue diferente, y la metalurgia, aunque se conocía en teoría, no tuvo el impacto que tuvo en el Viejo Mundo. Por esta razón, es importantísimo aclarar que cuando hablamos de “La Edad del Cobre” nos referimos a un periodo específico que únicamente impactó regiones de Oriente Medio, pero que sería clave para entender la transición a la Edad del Bronce, que cambiará para siempre las sociedades de Asia, Europa y África.

No siendo más, comencemos entonces con las principales características del Calcolítico, esto es, la Edad del Cobre.

Calcolítico

De las grandes “edades” en que se suele dividir la Historia del viejo continente (piedra, cobre, bronce y hierro) no cabe duda de que el Calcolítico es la menos importante. Es más, algunos consideran que no debería ser una edad “propia” sino simplemente la introducción a la Edad del Bronce. Sin embargo, en este artículo consideramos que sí merece un espacio propio.

Comencemos entonces. Terminamos nuestro artículo anterior con comunidades que ya manejaban la agricultura y algunas de las cuales se estaban comenzando a organizar en proto-ciudades, pequeños asentamientos de unos pocos miles de personas a lo sumo.

En este momento, en las planicies de Turquía central, algo estaba sucediendo. Muchos de estos grupos comenzaron a notar que cuando algunas rocas quedaban cerca del fuego en medio de una hoguera soltaban un líquido dorado, que al enfriarse se endurecía. Este líquido, cómo no, era el cobre.

Asentamiento calcolítico en España

No hace falta tener mucha imaginación para considerar que este líquido podía moldearse, y hacia el año 6000 a.C. ya comenzamos a ver los primeros intentos por manipular el cobre. En algunos casos, la metalurgia del cobre apareció antes que la misma cerámica, indicando que posiblemente fueron tribus que aún eran semi-nómadas las primeras en desarrollarlo.

Un nuevo material

Pero en cualquier caso, el descubrimiento del cobre como material de trabajo comenzó una serie de revoluciones. Se sabe que hacia el 4000 a.C. las redes comerciales que se habían construido por siglos basadas en el intercambio de herramientas de piedra (entre otras) colapsaron, llevando a que las comunidades se volvieran más dependientes de sus propios recursos (otra teoría formula lo contrario: que fue el cobre y su popularización los que hicieron colapsar estas redes comerciales). En este contexto, muy similar a la catástrofe del I Milenio a.C. que llevaría a la adopción masiva del hierro, el cobre se volvió la única alternativa para muchas comunidades.

Es importante aquí resaltar algo importante: el cobre es un metal, pero es maleable y no muy resistente. La piedra, trabajada por milenios, era una herramienta mucho más eficiente para la mayor parte de las tareas. Por esta razón se presume que fue necesario un evento dramático para que dejara de usarse y el cobre se popularizara.

Pero en cualquier caso, este nuevo material pronto comenzó a tomar más y más popularidad. Pese a su relativa debilidad, los herreros pronto descubrieron que podían multiplicar su dureza de forma exponencial si lo doblaban repetidamente, creando las primeras herramientas verdaderamente útiles de cobre para el trabajo de la tierra y la piedra. Esto ocurrió en torno al 4.500 a.C.

Fueron estas herramientas mejoradas de cobre las que llevaron, por ejemplo, a la construcción de la Pirámide de Giza (2600 a.C.), pues permitieron tallar y trabajar la piedra con más cuidado.

La revolución del estaño

Pero pronto vendría un descubrimiento que cambiaría para siempre la sociedad.

En algún momento del milenio V a.C., un artesano de Anatolia descubrió que añadiendo una pequeña cantidad de estaño al cobre se generaba una aleación extremadamente dura, resistente, pero al mismo tiempo manejable.

El bronce, resultado de esta aleación, se convertiría en la base de la siguiente revolución tecnológica. Sin embargo, vemos que a pesar de ser un descubrimiento relativamente temprano, esta revolución tardó mucho en aparecer el territorio. ¿Por qué?

Espada de cobre de India

Bueno, el problema central es que las minas de estaño eran pocas, la mayoría ubicadas al occidente de Europa (incluso en las Islas Británicas), lo que hacía que la logística para conseguir el material y fabricar bronce fuera muy, muy compleja. Por esta razón, la sociedad tuvo que esperar hasta que se organizaron grandes reinos capaces de controlar vastos territorios y rutas comerciales antes de que comenzara, en verdad, la producción masiva de bronce, lo cual ocurrió apenas en torno al 3.000 a.C.

Piénsenlo por un momento. Una tecnología útil, práctica y de gran eficiencia tardó nada menos que 1.500 años en adoptarse porque las condiciones políticas y económicas no lo permitían. Pero una vez surgen los Imperios de Egipto y de Mesopotamia la importación masiva de estaño se facilitó y el bronce comenzó a ser usado masivamente, tanto para herramientas como para armas.

Bibliografía:

  1. https://www.quora.com/What-is-the-Copper-Age/answer/Van-Warren-4
  2. https://www.quora.com/Do-archaeologists-know-the-approximate-era-that-man-moved-from-the-copper-age-to-the-bronze-age/answer/Nick-Deakin-4
  3. https://en.wikipedia.org/wiki/Chalcolithic
  4. https://www.thoughtco.com/chalcolithic-period-copper-mettalurgy-170474

Imágenes: 1: orea.oeaw.ac.at, 2: wikipedia.org, 3: myupscprelims.blogspot.com

Principales características de la Edad del Cobre
29 junio, 2019
Se habla de:                 

Ver más Artículo al azar