Poto y Cabengo: las gemelas que hablaron un idioma propio hasta los ocho años

Lo más reciente:

Gemelos

Pocas relaciones involucran mayor cercanía que la de un par de gemelos. Dos individuos que no sólo comparten todo su material genético sino que llevan la mayor parte de su vida juntos (literalmente desde antes de nacer) difícilmente serán algo menos que personas inseparables.

Esta cercanía ha llegado al punto que en algunas ocasiones parejas de gemelos han desarrollado un idioma propio. Ya hablamos en este portal de las gemelas Gibbons, que a raíz de la presión que sufrieron en su colegio terminaron por aislarse del mundo y hablar únicamente una con otra en una lengua ininteligible. Su caso, rayano en lo paranormal, fue narrado en el artículo Las Gemelas Silenciosas.

Hoy hablaremos de un caso más mundano pero no por ello menos interesante: el caso de dos gemelas que ante la ausencia de la enseñanza de un idioma desarrollaron una lengua propia que hablaron entre las dos hasta la edad de ocho años.

Poto y Cabengo

La historia está gemelas comienza en el año 1970, cuando nacieron en la ciudad de Columbus del estado de Georgia, Estados Unidos. Si bien el parto fue normal y las gemelas tuvieron un desarrollo ordinario durante los primeros meses de vida, pronto comenzaron a sufrir ataques de epilepsia lo que llevó al doctor advertirle sus padres que podría sufrir problemas de desarrollo más adelante.

Lo que era una advertencia para que los padres estuviesen atentos al desarrollo de sus hijas fue entendido por ellos como una sentencia. Creyeron que las dos pequeñas ya no tenían futuro y simplemente descuidaron su crianza. Ambos padres trabajaban y no pasaban prácticamente nada de tiempo con las niñas, que eran cuidadas por su abuela. Ella, sin embargo, se limitaba a darles lo necesario de comer y no interactuaba ni charlaba con ellas.

Y para mayor confusión, mientras que los padres hablaban inglés la abuela únicamente se expresaba en alemán.

Las niñas, como es lógico, no tenían un buen dominio del inglés. Esto era completamente causado por la ausencia de estimulación externa, pero para sus padres fue la prueba de que el doctor tenía razón y las pequeñas tenían problemas de desarrollo. En consecuencia, decidieron que no era conveniente llevarlas al colegio pues ello haría que fuesen rechazadas por sus compañeros.

El resultado fue que el desarrollo lingüístico de las pequeñas se estancó aún más.

La intervención del gobierno

En todo este periodo los dos padres veían como sus pequeñas hablaban en una jerigonza ininteligible. Para ellos, ésta era la prueba definitiva de que las pequeñas no tenían futuro. No imaginaban que se trataba de un idioma propio extremadamente complejo que habían desarrollado juntas ante la ausencia de un idioma externo.

No fue hasta que su padre quedó desempleado que decidió llamar al servicio social del país para buscar atención profesional para sus pequeñas. Fueron los profesionales quienes se dieron cuenta que el idioma de las pequeñas era extremadamente complejo y que habían incluso creado los nombres “Poto” y “Cabengo” para cada una de ellas.

Este idioma propio extraía elementos del inglés y el alemán, los dos idiomas hablados por la familia de las gemelas, pero tenía términos propios y un extraño ritmo en stacato. Este ritmo sería después adoptado cuando hablaran el idioma inglés.

Integrándose a la sociedad                                                     

Si bien las jóvenes aprendieron hablar inglés a los ocho años con pocas limitaciones, lo cierto es que en este momento ya habían sufrido serias deficiencias de aprendizaje por la ausencia de un idioma complejo y estructurado. Su idioma, aunque una construcción impresionante para unas niñas, era lógicamente mucho más simple que el inglés o cualquier otro idioma moderno.

Poco después pudieron ingresar al colegio, donde fueron separadas para impulsar su integración a la sociedad. Lamentablemente para ellas, su padre jamás tuvo la voluntad de darles el apoyo que les había negado sus primeros años y en cambio optó por prohibirles hablar su idioma en la casa, alegando que debían hablar el idioma de la sociedad en que vivían.

El resultado, claro, fue la creación de serios problemas emocionales y la incapacidad de las jóvenes para superar sus limitaciones. Su historia no termina de manera tan trágica como la de las Gemelas Gibbons (que ya mencionamos al principio de este artículo), pero sí resultó en su estancamiento y su imposibilidad para recuperar las habilidades perdidas en la infancia.

Luego de convertirse en celebridades (se realizó un documental en 1980 y las gemelas aparecieron en diversos medios del país) las gemelas siguieron su vida. En 2002 un periodista interesado en saber qué había pasado con ellas encontró que pese al esfuerzo realizado no habían logrado superar sus limitaciones en el aprendizaje, pero que se encontraban relativamente bien, una trabajando en un McDonalds, la otra en una línea de producción industrial.

Se desconoce de su paradero en la actualidad, pues su privacidad, mal que bien, ha sido respetada por los medios desde entonces.

Bibliografía:

  1. https://www.quora.com/Whatever-happened-to-Poto-and-Cabengo-the-idioglossia-speaking-twins
  2. https://en.wikipedia.org/wiki/Poto_and_Cabengo

Imágenes: 1: tabakalera.eu, 2: dialecticsbreakbricks.wordpress.com, 3: flashbak.com

Poto y Cabengo: las gemelas que hablaron un idioma propio hasta los ocho años
23 enero, 2019
Se habla de:                 

Ver más Artículo al azar



El fin de los espartanos: Selasia (222 a.C.)