Poetas suicidas, o la muerte detrás de las letras

Arte y artistas macabros, Muerte y relacionados

En el mundo del arte es usual encontrar suicidios voluntarios como lo es en la música el caso del cantante de Nirvana, Kurt Cobain, que se voló la cabeza de un escopetazo o del ahorcamiento de Ian Corbin, el anterior cantante y fundador de la banda Joy Division. También es más usual (principalmente en el siglo pasado), casos de suicidio involuntario por drogas, alcohol o sida. Freddy Mercury, Sid Vicious, Janis Joplin y Jim Morrison son solamente unos de los personajes que sufrieron la crueldad del rock o más específicamente, del arte.

En el mundo de la literatura los suicidios son un campo evidente, encontramos muchos exponentes de asesinatos voluntarios por distintos motivos y ellos nos hace pensar la exclusividad de los poetas por querer matarse. En este artículo trabajaremos con algunas de las poetas suicidas, algunas de ellas son del continente. ¿Qué tan cerca está el arte de la muerte… o de nosotros?

Sylvia Plath. La nota de suicidio más larga de la historia

¿Por qué una gringa tan bella e inteligente acabaría su vida abriendo la espita del gas de su casa para morir intoxicada con el gas de la cocina?; esta es la primera pregunta que uno se hace cuando ve la foto de una mujer sonriente y sorprendida hacia la vida, a veces abriendo una caja de bombones y otras veces, corriendo por la playa con algún efímero amante.

Esta mujer que no le faltó el estudio, la fama y el dinero fue tan infeliz en su vida desde la muerte de su padre, cuando cierra la esperanza hacia la felicidad con una frase concreta dicha a su madre: “Nunca volveré hablar con Dios”. Luego de esto pasará una etapa de desilusiones pasajeras donde la infidelidad de su pareja y su distanciamiento hacia un porqué de la vida, la llevará a tomar la batuta un domingo para suicidarse a la tierna edad de los 30 años. A continuación el último poema escrito:

“La mujer alcanza la perfección.
Su cuerpo
Muerto porta la sonrisa del deber cumplido,
La ilusión de una necesidad griega
Fluye por los papiros de su toga,
Sus pies desnudos
Parecen estar diciendo:
Hemos llegado hasta aquí, es el fin.
Dos bebés muertos hechos ovillo, serpientes blancas,
Cada uno prendido a un pellejo
De leche, ya vacío.
Ella los ha replegado.
Hacia su cuerpo como pétalos
De una rosa que se cierra cuando el jardín
Se endurece y las fragancias sangran
Desde las dulces y profundas gargantas de la flor nocturna.
La luna no se habrá de entristecer,
Allá en su atalaya de hueso.
Tiene, de todo esto, la costumbre.
A rastras crujen sombras negras.”

Pero fuera de este poema, una carta enviada a Ted Hughes, su último amante aparece como dato curioso por ser una carta que se consideró por mucho tiempo como la carta de suicidio más larga, escrita por algún poeta. Mandada dos días antes de morir, la carta es de un despecho máximo, por lo que trata de llamar al hombre en la víspera de pronto para cambiar su destino, pero es tan cruel la vida que le termina contestando la amante… lo que sigue ya lo sabemos.

Alfonsina Storni: Un Fin Acuático

Así como Safo, la escritora griega ahogada por su voluntad, Alfonsina Storni, la escritora rioplatense no se queda atrás y se arroja al mar. Tristemente el fin de su vida se debió especialmente al enterarse de un cáncer de mama detectado pocos días antes de su muerte. Ella tenía la concepción de la vida y de la muerte desde el libre albedrío, por lo que la muerte fue premeditada en un tiempo efímero, murió a los 45 años luego de una vida basada en los estigmas feministas y la concepción del amor libre. Sus poemas tocan temas deprimentes como la muerte y la tristeza, también temas de su lucha a favor de la mujer contra el hombre, pues era una marcada feminista. Al final todo acabó para desgracia. Alguna frase célebre suya es “Oh muerte te amo, pero adoro la vida”.

Virginia Woolf: La Locura Hasta El Fin

Otra de las escritoras inglesas que acabó con su vida, fue la reconocida Virginia Woolf, que sufrió la tétrica destrucción de su casa por aviones alemanes durante la Segunda Guerra Mundial, motivo central por el que se suicidaría un año después, luego de llenar su abrigo de piedras y lanzarse al océano.

Esta famosa escritora, conocida por su libro Las olas, fabricó una vida igual a la de otras escritoras. Llena de pesadumbre su vida por el amorío tormentoso, la muerte y la guerra, así como ese rechazo por cual es conocida la historia de las mujeres, logró acabar su vida después de fuertes ataques de depresión.

Esta fue una de las dos cartas escritas para despedirse de la vida. La que está a continuación es la despedida hacia su esposo Leonard. Él la acompañó hasta el final:

“Querido,

Quiero que sepas que me has dado felicidad absoluta. Nadie podría haber hecho más de lo que tú has hecho. Por favor, créelo.

Pero sé que nunca me voy a recuperar de esto: y estoy desperdiciando tu vida. Es una locura. Nada de lo que nadie me pueda decir me va a persuadir. Puedes trabajar, estarás mucho mejor sin mí. Ya ves que ni siquiera soy capaz de escribir esto, lo que demuestra que tengo razón. Todo lo que quiero decir es que hasta que esta enfermedad apareció, éramos perfectamente felices. Todo fue gracias a ti. Nadie podría haber sido tan bueno como has sido tú, desde el primer día hasta ahora. Todo el mundo sabe eso.
V.”

 Marina Tsvetaeva: La Primavera Rusa

La poeta más famosa de Rusia, fue Marina. Ella al igual que muchas otras tuvo amores lésbicos aunque luego se casaría y tendría tres hijos y un esposo. Con la revolución un hijo de ella moriría y luego su esposo e hijo serían fusilados; la hija sería llevada a un campo de concentración ruso. Esto la llevó a ahorcarse en su propia casa. Al contrario de otras escritoras, Tsvetaeva se suicidaría por motivos relacionados con la pérdida de sus seres más queridos. Su poesía plasma la nostalgia del pueblo ruso por la avenida bolchevique. Ella fue una de las millones de muertes del terrorífico gobierno ruso controlado por Stalin.

Estas fueron algunas de las escritoras que acabaron con su vida en el siglo XX, a la final vemos que la muerte está muy cerca de la poesía. Los suicidios de mujeres detalladas atrás: ahorcamiento, ahogamiento y asfixia son de los métodos más usados por estas musas de la literatura.

Fuente de imágenes: 1: static.wixstatic.com, 2: sylviaplathforum.com, 3: elhistoriador.com.ar, 4: 4thestate.co.uk, 5: bookhaven.stanford.edu

Poetas suicidas, o la muerte detrás de las letras

¿Conoces acerca de...?

Se habla de: