¿Pirámides en la Antártida?

Arqueología, Lugares peculiares

Piramidal

Hay algo enigmático en las pirámides, en como su forma pareció trascender las fronteras geográficas e influir en culturas extremadamente distantes en el tiempo y en el espacio. Aunque tradicionalmente se dice que las antiguas civilizaciones las prefirieron por la solidez que brinda su forma, lo cierto es que otras formas habrían podido brindar igualmente mucha estabilidad (y, en efecto, nos encontramos con otras culturas que prescindieron de ellas, incluyendo por ejemplo gran parte de las culturas andinas). Hay algo verdaderamente interesante oculto bajo las pesadas rocas que se usaron para construirlas.

Sin embargo, más allá de algunas teorías sobre seres ancestrales o visitantes extraterrestres, la construcción de pirámides en tantas regiones del mundo parecía indicar, más bien, una especie de sacralidad compartida, una visión cosmogónica imprenta en lo más profundo de nuestra psique y que se habría expresado, por razones que no comprendemos, en algunas sociedades específicas.

Pero ¿y si existieran pirámides en regiones que nunca han sostenido (que sepamos) una civilización humana… como la Antártida?

Pirámides en la Antártida

El asunto comenzó con una publicación hace un par de años en la que se aseguraba que habían aparecido tres pirámides, semejantes a las egipcias, en territorio antártico. El deshielo de los glaciares, aseguraban varias fuentes, había permitido que estos antiguos tesoros salieran a la luz.

Según estos reportes, un equipo de científicos habría encontrado las tres pirámides y estaría organizando una futura expedición al territorio para analizar lo que allí se encontraba. El asunto salió a la luz en el 2013 y, desde entonces, nada se ha dicho de la aparición de las supuestas pirámides.

Es difícil saber qué sucedió. Siempre es posible que el asunto se haya ocultado – Antártica es, a fin de cuentas, el lugar más remoto e inaccesible del mundo – pero en este caso considero más probable que el hallazgo no fuese por arqueólogos sino por otro tipo de visitantes y quienes podría haber mostrado interés no lo hicieron. Pensarán, quizás, que no vale la pena.

En cualquier caso, alguno de estos “arqueólogos de sofá”, conocidos por sus impresionantes hallazgos desde las fotografías satelitales y Google Maps, nos brindó la magnífica imagen que aparece al principio del artículo y que cualquiera de ustedes puede encontrar haciendo click en este enlace. La imagen, que aparece en las fotografías, se encuentra unos 30 kilómetros tierra adentro y nos presenta con toda claridad una pirámide de cuatro lados.

La imagen se suma a otras semejantes (que también aparecen en este artículo) y que siembran duda sobre lo que sabemos de la Antártida. ¿Existió allí una sociedad? ¿O se trata sencillamente de montañas con forma de pirámide? De ser esto último, ¿qué tan natural es que aparezcan muchas montañas de este tipo en un territorio relativamente pequeño?

¿Y si fueran pirámides?

La existencia de posibles restos arqueológicos en la antártica evoca, ante todo, los míticos relatos de Lovecraft y la existencia de civilizaciones verdaderamente ancestrales que ocuparon el mundo, proveniente de otras galaxias, cuando la vida aquí era aún joven.

Lo interesante del asunto es que, al parecer, se requeriría de algo así para explicar estas pirámides (suponiendo que sean una creación artificial). Muchos han visto en ellas la prueba de que en el pasado reciente la Antártida estuvo libre de hielo y fue el hogar idóneo para una antigua sociedad.

No creo que esto sea posible. Cada año, con la llegada del verano, se crea una fina capa de agua en los glaciares que separa el hielo que se acumuló aquel año del que se acumuló el año anterior. Esta microscópica barrera hace que, al microscopio, los glaciares estén llenos de pequeñas líneas: como los anillos de un árbol, estas líneas se construyen a razón de una por año y nos permiten saber mucho sobre las nevadas en el pasado y, en general, sobre la edad del glaciar.

Y, de acuerdo con estos registros naturales, los glaciares serían extremadamente antiguos: varios estudios han indicado que tienen miles, y en ocasiones decenas de miles de años, y existe al menos un caso en el que parecen tener la minucia de 8 millones de años. Estamos hablando de muchísimo tiempo antes de las civilizaciones más antiguas (las pirámides de Egipto se construyeron hace unos 4.500 años, aunque algunos consideran que la cifra podría ser hasta el doble): su construcción sencillamente no encaja en el mundo que conocemos y la Historia que nos ha sido legada.

Y es que, aunque los glaciares no lleguen tan lejos (no que hayamos visto, al menos), las evidencias indican que la última vez que la Antártida estuvo desprovista de hielo por última vez hace unos 35 millones de años.

Es una lástima que nadie haya pegado una visita a las llamadas pirámides antárticas: si resultasen por ser legítimas probarían una de dos cosas: o se trata de una sociedad construida sobre las nieves perpetuas de la que no quedan casi vestigios o se trata de una construcción que precede, por mucho, a nuestra humanidad.

Y en ambos casos, estaríamos ante algo completamente inimaginable.

Imágenes: 1: maps.google.com, 2: oculto.eu, 3: conspiracioneskilluminati.blogspot.com.co

¿Pirámides en la Antártida?

¿Conoces acerca de...?

Se habla de:                     

Bibliografía

El pensante (18 mayo, 2016). ¿Pirámides en la Antártida?. Bogotá: E-Cultura Group. Recuperado de https://www.elpensante.com/piramides-en-la-antartida/