Pío XII: el Papa del Holocausto y la apertura de los archivos del Vaticano


Lo más reciente:

Holocausto

Por más que algunos traten de negarlo, las pruebas que indican la existencia del Holocausto son considerables, y a estas alturas no cabe casi ninguna duda de que en la Segunda Guerra Mundial millones de judíos y otras minorías fueron masacrados a escala industrial por el gobierno nazi.

Sí, es cierto que este fue un plan realizado a última hora cuando los nazis se dieron cuenta que ya no era posible expulsar a los judíos del país, y que originalmente la idea no era exterminarlos, pero en cualquier caso fue lo que sucedió.

Mucho se ha hablado del papel de otros gobiernos en el Holocausto. Algunos, como Dinamarca, hicieron hasta lo imposible por sacar todos los judíos del país antes de que Alemania los invadiera, pero se rindieron rápidamente una vez habían cumplido este objetivo. Otros, como Italia, fueron negligentes con la ley alemana aun siendo aliados del país y ayudaron a sacar judíos de la zona. Pero en general, nadie era consciente del peligro real que corrían los judíos hasta el final de la guerra (cuando se reveló la existencia de los campos de concentración), y por ello la mayor parte de los países fueron negligentes en su apoyo a esta población e incluso rechazaron refugiados cuando había la posibilidad de sacar más gente del país.

El Vaticano no fue la excepción. La pequeña nación católica, entonces bajo el liderazgo del Papa Pío XII, mantuvo la neutralidad a toda costa, pero no por ello cesó en su crítica a los nazis ni dejó de apoyar la salida de judíos… cuando podía hacerlo. Para unos, Pío XII hizo lo mejor que pudo dadas las circunstancias, y fue un elemento fundamental para debilitar la diplomacia de los nazis, para otros, manejó una indiferencia casi criminal.

El punto aquí es que no sabemos mucho de lo que pasó en el periodo. Y por esta razón, es extremadamente importante el anuncio del Papa Benedicto XVI, quien indicó que los Archivos del Vaticano relativos a este periodo se abrirán al público en marzo de 2020.

Hasta entonces, seguiremos sin saber con certeza qué sucedió. Pero consideramos que valía la pena escribir un artículo indicando lo que ya sabemos.

El Papa del Holocausto

Pío XII, entonces bajo el nombre de Eugenio Maria Giuseppe Giovanni Pacelli fue desde el principio vocal en su rechazo al nazismo y a los valores que representaba. Desde sus tiempos como Obispo había indicado que no confiaban los nazis y que temía los resultados que un gobierno nazi en Alemania podría tener tanto para este país como para el resto de Europa.

Sus peores temores se cumplieron. A principios de la década de los 1930’s el partido nazi se apoderó del gobierno alemán y a partir de este momento comenzó un proceso de consolidación de su poder que llevaría, en últimas, a la dictadura bajo Hitler y la Segunda Guerra Mundial.

Si bien su antecesor, el Papa Pío XI, ya había realizado una encíclica condenando el régimen nazi, y en sus tiempos de cardenal, Pacelli (esto es, Pío XII) había realizado una considerable oposición al régimen, el Vaticano se había visto obligado a firmar un concordato con la Alemania Nazi para proteger los derechos de los católicos en ese país. Como siempre, esta firma valdría poco para el gobierno de Hitler que igual atacaría sistemáticamente a la población católica del país. Pero bueno, tenían que intentarlo.

Pero si bien fue su antecesor que vivió con el surgimiento y crecimiento del partido nazi, el periodo de la guerra le correspondería a Pío XII, quien fue elegido Papa el 2 de marzo de 1939.

Inicios de la Guerra

Cuando estalló la Guerra, con la invasión alemana a Polonia, Pio XI ya había muerto y Pío XII ya se encontraba en la silla del Vaticano.

En este momento, gracias a las negociaciones que el papado y la Iglesia habían realizado con la Italia Fascista, el Vaticano era un estado independiente, con su propia diplomacia y autonomía. Debido a su importante influencia en la comunidad católica de Europa, el Vaticano era entonces un país de importancia muy grande con relación a su tamaño.

Debido a que Pacelli, como Cardenal, ya había sido extremadamente vocal en su oposición al nazismo, los nazis hicieron hasta lo imposible para evitar su elección como Papa. Al fracasar, se negaron a enviar un representante a su coronación (siendo el único país en realizar tal acción), y Hitler comenzó a considerar la ruptura del Concordato “tan pronto como Pacelli realizara su primera acción hostil”.

El momento, sin embargo, no llegó. Pese a su oposición al nazismo, Pacelli (ahora Pío XII) mantuvo las relaciones con Alemania y garantizó la neutralidad del estado vaticano, sin embargo, en este mismo periodo comenzó a trabajar con el presidente de Estados Unidos, Franklin D. Roosevelt, y muchos creen que tuvo un papel importante en la eventual entrada de este país en el conflicto.

Así mismo, en este periodo inicial Pío XII fue vocal en su rechazo a las “leyes raciales” italianas  (impuestas en el país luego de que Mussolini decidiera imitar a Hitler), las cuales llevaron a que finalizara su apoyo al régimen italiano, al punto que contrató diversos miembros de la academia que habían sido expulsados de las universidades italianas por ser judíos y los puso a trabajar en el Vaticano.

Y por último, temiendo por el destino de los católicos, negoció a escondidas 3.000 visas con el gobierno brasilero para sacar de los dos países a “católicos no arios”. Al final los brasileños limitarían la llegada de personas, y menos de 1.000 lograrían salir de Europa, pero no se puede negar que el Vaticano hizo aquí un esfuerzo importante. Pío, aunque lo negara, ya sabía lo que se venía.

La Encíclica Summi Pontificatus

El 1º de septiembre de 1939 el ejército alemán cruzó la frontera con Polonia y comenzó, formalmente, la Primera Guerra Mundial.

Menos de dos meses después, Pío XII publicó su Encíclica Summi Pontificatus, en la que sin nombres propios realizaba una dura crítica a la invasión de Polonia y daba su respaldo a los católicos polacos que se habían resistido a la invasión. Así mismo, condenaba el racismo y la discriminación y anunciaba su apoyo a la resistencia y, de manera implícita, al bando aliado. Sin embargo, la encíclica se redactó en un lenguaje tremendamente diplomático, lo cual le quitó peso a su impacto real. Por ejemplo: aquí un párrafo contra la discriminación:

De esta manera, mientras una dura contienda hace sufrir a las almas y divide la unidad de la familia humana, este rito solemne dará a entender a todos nuestros hijos, diseminados por el mundo, que la doctrina, la acción y la voluntad de la Iglesia jamás podrán ser contrario a la predicación del Apóstol de las Gentes: Vestíos del [hombre] nuevo, que por el conocimiento de la fe se renueva según la imagen de Aquel que lo ha criado; para El no existe griego ni judío, circunciso o incircunciso, bárbaro o escita, esclavo o libre, sino que Cristo está en todo y en todos.

Como podrán ver, no es tan clara como debería.

La caída de Francia, el golpe fallido y la cuestión judía

Aún bajo un manto de neutralidad, Pío XII realizó considerables acciones contra el gobierno nazi. Envió mensajeros en secreto a las embajadas de Bélgica y Holanda, indicando que su país estaría bajo ataque en poco tiempo, e incluso comenzó a apoyar la realización de un golpe de estado contra Hitler que nunca llegó a realizarse.

El objetivo de Pío era evitar que Hitler conquistara Europa, algo que dependía de que Francia e Inglaterra resistieran. Partes del Alto Mando del Ejército Alemán creían que Hitler estaba llevando el país a la catástrofe, y estaban dispuestos a colaborar en un golpe de estado si la guerra con Francia iba mal. Pero Francia, en últimas, cayó de manera sorpresiva, y cualquier oposición a Hitler dentro del Ejército Alemán desapareció.

En este contexto, a Pío XII no le quedó más que pedir a los sacerdotes ayudar, allá donde pudieran, a mantener la seguridad de los judíos.

El Golpe a Holanda

En 1942 varios obispos holandeses condenaron de manera frontal la segregación contra los judíos y su internamiento en campos de concentración. Como respuesta, los nazis capturaron y desaparecieron a 40.000 católicos con ascendencia judía en el país.

Fue quizás esta razón la que más motivó a Pío a mantener el silencio. Más adelante afirmaría que si esto llevó a 40.000 muertes de inocentes, una condena suya habría llevado a 200.000, y no estaba dispuesto a sacrificar esta población.

La posible captura                                         

Debido a su cuidadosa diplomacia, que lo llevaba a usar un lenguaje lleno de metáforas, la posición de Pío XII aún hoy sigue siendo debatida.

Está claro que los alemanes lo consideraban una amenaza, y hay evidencias de que Hitler tenía planeado un ataque al Vaticano para capturarlo. En caso de que esto sucediera, Pío había indicado que de inmediato se aceptaría su renuncia y el Nuncio se movería a Portugal, para garantizar la seguridad del próximo Papa.

En particular, resalta su mensaje en la Navidad de 1942:

La Humanidad debe tal voto a los incontables exiliados a quienes el huracán de la guerra ha sacado de sus hogares nativos y dispersado por las tierras extranjeras, quienes pueden hacer propio el lamento del Profeta: “nuestra herencia se le entrega a foráneos, nuestra casa a extranjeros”. La Humanidad debe este voto a los cientos de miles de personas que, sin culpa alguna de su parte, a veces únicamente por su nacionalidad o raza, han sido condenados a muerte o a la lenta desaparición.

Fue quizás en este punto cuando más clara quedó su condena hacia los nazis, sin embargo, hasta el final evitó un ataque frontal a este grupo. Muchos lo condenan por ello, otros consideran que hizo lo que mejor pudo, dadas las circunstancias. En cualquier caso, se calcula entre 700.000 y 860.000 judíos se salvaron de la muerte gracias a la obra de los católicos europeos, motivados en gran parte por los mensajes de Pío XII.

Falta ver qué más cosas revelan los archivos vaticanos.

Bibliografía:

  1. https://en.wikipedia.org/wiki/Pope_Pius_XII_and_the_Holocaust#Protests_to_Nazi_Germany_prior_to_pontificate
  2. http://time.com/5542890/pope-pius-xii-holocaust-history/
  3. https://www.semana.com/gente/articulo/el-papa-pio-xii-y-su-cuestionable-papel-frente-al-holocausto-en-la-segunda-guerra-mundial/604638?fbclid=iwar0sovnmgrsf6jcavhsotx6hqigmqvirbs4wsbm5nwubph4yscipjn5dttw

Imágenes: 1: semana.com, 2: alfayomega.es, 3: actualidad.rt.com, 4: vaticannews.va

Pío XII: el Papa del Holocausto y la apertura de los archivos del Vaticano
31 mayo, 2019
Se habla de:                         

Ver más Artículo al azar