Personas sorprendentes: Leymah Gbowee, la mujer que acabó una guerra con una huelga de sexo


Lo más reciente:

Liberia

Como la mayor parte de países africanos, Liberia es uno de esos territorios olvidados, que casi nadie conoce y en los que nadie piensa. El pequeño país, ubicado en la costa occidental de África, sufrió (como muchos países africanos) una violencia considerable que no parecía mejorar con el tiempo. Y como casi todo el continente, el asunto degeneró en una sangrienta Guerra Civil en los 1990’s que parecía no tener fin, y que llevó a la nación a la miseria y el colapso económico.

Fue en este contexto que creció Leymah Gbowee. La mujer tenía 17 años cuando estalló la Guerra Civil, en 1989, y si bien sufrió la guerra, logró sobrevivir con su familia y sus hijos y comenzó a educarse en 1993 (luego de la primera tregua) y a trabajar en el apoyo a las víctimas de la guerra.

Y fue en ese momento cuando comenzó a relacionarse con las mujeres que habían sido víctimas de la guerra y a ver cómo aún en medio del sufrimiento la mayoría seguían siendo optimistas y creyendo en la Paz.

El fin de una guerra, el comienzo de otra

La guerra civil de Liberia comenzó en 1989 cuando un grupo rebelde: el Frente Nacional Patriótico de Liberia, se rebeló contra el gobierno del dictador Samuel Doe, quien había tomado el poder en 1980. Diversos golpes contra este personaje habían fallado en el pasado, por lo que Charles Taylor, líder del mencionado grupo rebelde, pasó varios años en Costa de Marfil entrenando y preparando sus tropas, y entró al país por la zona nororiental, del condado de Nimba, la región más asolada y reprimida por Doe, donde pronto encontró miles de seguidores dispuestos a engrosar sus filas.

Refugiados en el conflicto

Lo que siguió fue un sangriento conflicto que asoló el país por la mayor parte de 8 años. Al final, unas débiles negociaciones de paz se concretaron (Doe ya llevaba varios años muerto, por cierto) y Taylor se alzó con la presidencia en 1997. Pero la tensión en el país siguió, y Taylor gobernó con la misma dureza y represión que su antecesor. Así mismo, su gobierno fue muy corrupto y al parecer gastó considerables recursos en financiar grupos guerrilleros de países vecinos.

Y por ello, en 1999 volvió a estallar el conflicto. Pero esta vez, Leymah (como todas las mujeres de Libera) ya estaba harta.

Movimiento de paz

Y fue entonces cuando tuvo su sueño.

Dormida, sola, Leymah soñó una noche que alguien la tocaba y le decía “Despierta: ve y reúne a todas las mujeres de tu iglesia para que comiencen a rezar por la paz”.

Al día siguiente la mujer contó su sueño (o visión) al pastor, y le dijo que debía comenzar a reunir a las mujeres. Pero el pastor se negó, y le dijo que ella, como la receptora del sueño, era la llamada a cumplir las indicaciones.

A partir de este momento Leymah comenzó a reunir a las mujeres, y luego de rezar hablaban de lo que podían hacer y congregaban a más compañeras. Primero veinte, luego cincuenta, luego cien, sus números aumentaban y con el paso del tiempo se volvieron una multitud capaz de bloquear vías y presionar masivamente en lugares públicos.

Pero no bastaba con ello.

Leymah comenzó a realizar programas educativos tratando de mostrar a las mujeres de distintas tribus, fuesen cristianas o musulmanas, que lo que las unía era mucho más de lo que las separaba, y que todas eran víctimas de una violencia sin ojos ni religión. Con el paso del tiempo fue funcionando y la organización Women of Liberia Mass Action for Peace se convirtió en una fuerza política de importancia en el país.

La Huelga de Sexo

Fue en este contexto que Leymah propuso una “Huelga de sexo”.

Fue más un asunto mediático que cualquier otra cosa. La idea era atraer a los medios del mundo al país, para seguir presionando a Taylor y forzar la firma de un Acuerdo de Paz. Como el sexo vende (y como las mujeres han sido tradicionalmente reconocidas en el espacio público ante todo por su sexualidad), Leymah comenzó a publicitar su propuesta y miles de mujeres se unieron.

Y siguiendo a la Lisístrata de Aristófanes, las mujeres comenzaron a hacer presión adicional por este medio… y pocos meses después, Taylor claudicó y comenzaron las negociaciones de paz. En el año 2003, por fin, finalizaba el conflicto y el país hacía un llamado a elecciones… curiosamente, poco después de que se masificara la idea de la huelga de sexo.

Y en estas elecciones, que tuvieron un 75% de participación (una de las cantidades más altas en la historia del país) fue elegida la primera mujer presidente de su historia: Ellen Johnson Sirleaf, quien fue junto con Leymah la ganadora del Nobel de Paz en 2011.

En la actualidad el pequeño país sigue sufriendo muchos de sus problemas, pero la guerra ya no es uno de ellos, y muchos de sus jóvenes ven por venir un futuro más brillante.

Bibliografía:

  1. https://www.eltiempo.com/vida/mujeres/historia-de-la-nobel-de-paz-leymah-gbowee-de-liberia-370540
  2. https://en.wikipedia.org/wiki/First_Liberian_Civil_War#First_Liberian_Civil_War_(1989-1997)

Imágenes: 1: blogs.ei.columbia.edu, 2: esa.int, 3: csmonitor.com

Personas sorprendentes: Leymah Gbowee, la mujer que acabó una guerra con una huelga de sexo
10 junio, 2019
Se habla de:                     

Ver más Artículo al azar