Persiguiendo al Carnicero de Lyon: escape y captura de Klaus Barbie

Hechos macabros, Historia, Personajes de la historia

Klaus Barbie en las SS

Nazismo

Durante la Segunda Guerra Mundial, el gobierno nazi en Alemania se caracterizó por un particular desapego de los derechos humanos. En la Guerra estas normas suelen pasarse un poco por alto, pero las atrocidades nazis indignaron a todos los beligerantes y convirtieron esta ideología en sinónimo de crueldad e inhumanidad.

Muchos mandos altos y medios del nazismo eran conscientes de las terribles consecuencias que para ellos tendría caer en manos de los aliados, e hicieron lo imposible para escapar de Alemania luego de la derrota final del ejército. Algunos, como Klaus Barbie, lo consiguieron.

El Carnicero de Lyon

Klaus Barbie nació en Alemania el 25 de octubre de 1913 en una familia de maestros: su padre moriría cuando él apenas era un niño por heridas recibidas en la Primera Guerra Mundial. A sus 21 años entraría en las juventudes hitlerianas y a sus 23 se alistaría en las SS tras llegar de un campamento del que salió completamente imbuido en la ideología nazi.

En 1935 comenzó una carrera exitosa en la Gestapo, organización en la que 5 años después se graduaría como subteniente. En 1941 sería trasladado a Ámsterdam y en 1942 a Lyon, desde donde dirigiría toda la inteligencia contra la resistencia francesa. Fue allí donde se ganó su célebre sobrenombre… y no sin razón.

Pues fue enfrentándose a la resistencia francesa cuando Klaus Barbie mostró sus verdaderos colores. Allí cometió todo tipo de atrocidades y torturó a un incontable número de personas acusadas – con razón o sin ella – de pertenecer a la resistencia. Ante todo, es famosa la muerte de Jean Moulin, líder máximo de la resistencia, a causa de las torturas realizadas por Barbie en persona. Dichas torturas tenían un aire de venganza personal, pues Moulin había sido por mucho tiempo el enemigo insignia de los alemanes en la Francia de Vichy.

Además de Moulin, se calcula que Barbie es responsable de la muerte de unas 14.000 personas entre torturas y deportados a los campos de concentración. Particularmente célebre es la historia narrada en el documental Hôtel Terminus: the life and death of Klaus Barbie en la que un miembro de la resistencia es despellejado vivo tras una brutal golpiza y muere desangrado poco después.

Jean Moulin, líder de la resistencia asesinado por Barbie

El escape del Carnicero

Pero lo verdaderamente interesante de Barbie no es su crueldad en la Gestapo, sino su magistral escape luego de la derrota alemana. Originalmente oculto y disfrazado en su propio país, donde fundó un Cabaret, el Carnicero de Lyon sería contactado nada más y nada menos… que por el Ejército de los Estados Unidos.

Específicamente hablando, sería la división de contraespionaje (CIC por sus siglas en inglés) la que diera con el criminal. Pero la búsqueda de Barbie no se hizo por motivos legales, para entregarlo a la justicia francesa que in absentia lo había condenado a muerte por crímenes de guerra. No, los norteamericanos buscaban contratarlo.

En efecto, Barbie se convirtió en un importante miembro de la inteligencia estadounidense y reveló el paradero de otros miembros de las SS que los británicos habrían reclutado (haciendo lo mismo que los estadounidenses). Más adelante se convertiría en un espía en Francia, buscando las supuestas infiltraciones comunistas que habrían ocurrido en aquel país.

Cuando los franceses se dieron cuenta de lo que pasaba y solicitaron a los Estados Unidos la entrega del criminal, los norteamericanos pronto buscaron un camino por las famosas “líneas de ratas” (organizadas, como no, por los Estados Unidos) y evacuaron a Barbie a Bolivia, en donde viviría por las próximas 3 décadas.

El Carnicero de Lyon llegó a Bolivia en 1955 con su mujer y sus dos hijos y allí se convirtió en el dueño de una importante serrería. Con el apellido de Altman comenzó a comercializar quinina, a establecer vínculos con los nazis escondidos en países vecinos y a establecer estrechos vínculos con la naciente dictadura del General Barrientos, quien lo convirtió en Gerente de la Compañía Transmarítima Boliviana usada por la dictadura para contrabandear con armas.

Con la quiebra de la empresa y la caída de Barrientos, Barbie tuvo que huir a Perú en donde una serie de sucesos desafortunados llevaron a que la prensa se enterara de su identidad (en particular, su supuesta participación en el asesinato de un empresario peruano). Obligado a volver a Bolivia, colaboró con los dictadores Hugo Banzer y Luis María Tejada (incluso ayudándolos a subir al poder) y organizó violentos grupos paramilitares encargados de la defensa de los dictadores.

El final se precipita

Barbie incluso parece haber sido contratado por la CIA para encargarse del asesinato del Ché Guevara, popular guerrillero comunista que en aquel entonces operaba en Bolivia. Aunque esto nunca ha sido confirmado (o refutado), se sabe que la CIA sí comenzó labores para contratarlo, aunque su captura podría haber truncado el proceso.

Barbie en su juicio en Francia

Porque la suerte de Barbie se terminó en 1982, cuando la dictadura de Tejada terminó y subió al poder un gobierno de centro – izquierda dispuesto a escuchar las peticiones francesas de extradición que llevaban casi una década siendo desestimadas. Poco tiempo después, el carnicero de Lyon era capturado por estafa y entregado a las autoridades francesas, que lo condenaron a cadena perpetua. Moriría en 1991, enfermo de leucemia.

Al final, el Carnicero de Lyon fue condenado, pero no por sus crímenes de guerra (que proscribían a los 20 años) sino por sus deportaciones. Pese a haber escapado con éxito, Klaus Barbie pudo ser capturado y juzgado por las autoridades del país que tanto lesionó. Seguramente el espíritu de Jean Moulin puede ahora descansar en paz.

Fuente de imágenes: 1: upload.wikimedia.org, 2: bbc.co.uk, 3: cdn2.spiegel.de

Persiguiendo al Carnicero de Lyon: escape y captura de Klaus Barbie

¿Conoces acerca de...?

Se habla de: