Orbiting Frog Otolith: el día que la NASA envió dos sapos al espacio

Curiosidades, Estudios y experimentos, Hechos insólitos

Gravedad 0

Una de las principales limitaciones a los viajes espaciales y la “conquista” de nuestra atmósfera exterior es la gravedad 0. Aunque está claro que los humanos pueden (o podemos) soportarla con cierta facilidad, también lo es que impone una gran cantidad de problemas y que impide que otras especies se desarrollen con facilidad. Recientemente, por ejemplo, se logró cultivar algunas plantas en el espacio, pero el asunto es más problemático de lo que parecería para muchas especies que para crecer necesitan detectar donde está “arriba”.

En vista de ello, la NASA decidió en 1970 realizar un curioso experimento en el cual se monitoreó la respuesta de los cuerpos de dos ranas toro a un entorno de gravedad 0. El experimento se realizó con mucho cuidado e involucró construir un satélite específicamente para los dos pequeños animales.

La misión Orbiting Frog Otolith

La razón para usar un satélite propio es que las ranas difícilmente soportarían las presiones gravitacionales de un despegue humano ordinario. Así, se construyó una pequeña nave de apenas 76 centímetros de ancho y 1.1 metros de largo que permitiría un despegue moderado que no lastimara los animales.

El 9 de noviembre de 1970 el “satélite anfibio” se lanzó a la atmósfera. Los sapos iban con equipos cuidadosamente instalados para medir sus reacciones y los resultados aportaron muchísimo a la investigación espacial en aquel periodo. Lamentablemente, la NASA no consideraba que valiera la pena hacer un mecanismo de aterrizaje para unos sapos (que además difícilmente habrían sido capaces de manejar una nave) y los pobres animalitos duraron siete días en el espacio antes de que la NASA perdiera control de la aeronave. Al ser tan pequeña no se realizó protocolo alguno para su recuperación.

Los resultados del experimento revelaron que los vertebrados podían entrar a condiciones de gravedad 0 con poca o nula alteración en su sistema respiratorio, por lo que abrió la puerta para posteriores misiones y para la creación de la ISS. Y sigue resultando curioso que la NASA construyera una pequeña aeronave exclusivamente para llevar dos sapitos al espacio.  

Imagen: wikipedia.org

Orbiting Frog Otolith: el día que la NASA envió dos sapos al espacio

¿Conoces acerca de...?

Se habla de: