“Operación Sinsonte”: las campañas propagandísticas de la CIA

Complots y conspiraciones

Control sobre los medios en la Guerra Fría

Durante la Guerra Fría los Estados Unidos estaban muy comprometidos con defender su posición política y su modo de vida. El temor del gobierno, el poder de los grandes partidos y los intereses de las industrias fueron de la mano para crear una receta perfecta de control. Curiosamente, en el país que se preciaba de ser más “libre” que cualquier otro, una sombra comenzó a cernirse sobre los medios de información masiva. Aquella sombra se llamaba “Operación Sinsonte”.

El sinsonte es un ave conocida por imitar a otras aves para engañarlas y robarles alimentos u otras cosas que le beneficien. Llamado mockingbird en inglés, la CIA lo consideró el ejemplo perfecto del gran proyecto que estaba a punto de acometer en 1950. En general, consistía en infiltrar la prensa y generar propaganda que limitara el alcance del comunismo. Comúnmente este periodo se conoce como una “cacería de brujas” porque la presencia comunista en los Estados Unidos era de por sí extremadamente baja.

Operaciones en suelos extranjeros

La operación no solo se limitó al territorio estadounidense, aunque fue allí donde ejecutó la mayor parte de sus proyectos. Fue particularmente importante en Guatemala, donde llevó al derrocamiento del presidente Jacobo Arbenz Guzmán, pero también incluyó la URSS y varios aliados europeos. En general, fue uno de los puntos cúspides de la CIA, cuando la agencia creía que nada ni nadie en el mundo podía interponerse ante ella.

La idea era deslegitimar el comunismo desde todos los frentes, atacando movimientos sociales dentro y fuera de los Estados Unidos y ridiculizando a cualquiera que pusiera en duda el dominio norteamericano. Apenas 2 años después de su fundación ya tenía bajo su control a más de 25 empresas de periódicos y de noticias radiales: se dice que muchas veces se pagaba a los periodistas con información clasificada (obtenida en sectores menos prioritarios) para mantenerlos fieles al proyecto.

Los esfuerzos contra el fantasma del comunismo llegaron a organizar robos de dinero por parte de la CIA al Plan Marshall de reconstrucción de las economías de los aliados europeos. Así mismo, Frank Wisner, el director del proyecto, destinó una millonaria suma a la creación de una película sobre la obra de Orwell “Rebelión en la Granja”, que parodiaba el surgimiento del gobierno totalitario soviético.

La llamada Operación Sinsonte estuvo llena de conflictos internos, pero logró una penetración sorprendente en el periodismo norteamericano. Su principal logro fue ocultar a los ojos de los estadounidenses innumerables eventos mundiales que estaban sucediendo en aquel entonces. El golpe de estado en Guatemala, por ejemplo, no apareció en los diarios estadounidenses.

El proyecto también buscaba desacreditar a muchos gobiernos que se consideraban peligrosos no solo en territorio estadounidense, sino en sus propios países. Involucró propaganda en Indonesia, Cuba, Argentina e Irán, entre otros, contra gobiernos que en ocasiones ni siquiera eran comunistas y que se declaraban neutrales en el conflicto entre los soviéticos y Estados Unidos. También es reconocido por haber brindado un millón y medio de dólares al periódico chileno de oposición a Salvador Allende: el Mercurio.

Filtraciones al público

La operación fue revelada al público en dos ocasiones: primero en 1964 cuando la editorial Random House publicó un libro llamado Gobierno Invisible, y de nuevo en 1976 por un reporte realizado a petición del Congreso estadounidense. De acuerdo con los documentos desclasificados, antes de la publicación del primer libro la agencia consideró seriamente sobornar a sus escritores, editores e impresores… prácticamente a toda la editorial, idea que luego se rechazó por ser demasiado complicada.

Aunque la Operación Sinsonte no tuvo el alcance (o la malicia) de otras operaciones, puso en evidencia la facilidad de una organización secreta para dominar la opinión pública de un país. Tuvo un éxito rotundo: el comunismo (que había decaído en popularidad luego de la Segunda Guerra Mundial) se convirtió en sinónimo de traición y perdió todo el apoyo que alguna vez había tenido en suelo estadounidense. Y varios gobiernos subieron y cayeron por obra de Sinsonte.

¿Crees que en la actualidad exista una iniciativa parecida? ¿Quién la dirigiría?

Fuente de imágenes: 1: clevercatandwiseowl.files.wordpress.com, 2: i2.wp.com

“Operación Sinsonte”: las campañas propagandísticas de la CIA

¿Conoces acerca de...?

Se habla de: