“Operación Clip de Papel”: sobre la “abducción” estadounidense de científicos nazis

Complots y conspiraciones, Historia

Los peligros de la posguerra

El conocimiento es poder. Este eslogan, ampliamente usado en campañas educativas y en proyectos de autosuperación, entre muchos otros, toma un cariz completamente diferente cuando entramos al plano político: allí, donde la fuerza física o el poder de las armas ya no es útil, el conocimiento, la anticipación al otro es todo.

Seguramente el juego político más importante de la Historia (y sin lugar a dudas el más importante de todo el siglo XX) fue la Guerra Fría, aquel icónico conflicto en el que las arma se usaron como componente disuasivo en un juego político por la periferia mundial. Se trata, seguramente, del único conflicto de tal magnitud en el que ambos jugadores han evitado a toda costa lastimar directamente al otro, sin importar cuantos improperios y amenazas se lanzaran.

En esta guerra, en la que las armas solo tomaron parte en las periferias (Corea, Vietnam, Angola, Mozambique, Afganistán), la información cobraba un papel fundamental. En un escenario en el que la victoria dependía de la posesión de un arma disuasoria lo suficientemente potente para destruir al enemigo o de una defensa impenetrable, el desarrollo científico y tecnológico tenía una importancia fundamental.

Sabedores de esto, tanto soviéticos como estadounidenses consideraban vital la obtención de información sobre los principales avances tecnológicos. Y quién más avanzado que la Alemania nazi, que había dedicado casi una década a prepararse para una guerra de la que, suponía, saldría victoriosa. Bajo el dominio de Hitler, las ciencias bélicas alemanas avanzaron a un ritmo sin precedentes, por lo que las grandes mentes del nazismo eran candidatas obvias para ambos países, que esperaban ganar mucho con los aportes de los genios germanos. Sin embargo, no estaba permitido (al menos en el caso norteamericano) darle paz y salvo a personas vinculadas con el genocidio, por lo que los Estados Unidos idearon un plan para llevar esos individuos a suelo norteamericano: la Operación Clip de Papel (Operation Paperclip)

La operación comenzó con la Lista Osenberg, creada por los alemanes a mediados de la guerra convocando a todos los científicos en el frente. La lista fue encontrada en Polonia, y cayó en manos de un simpatizante estadounidense que a su vez la hizo llegar a la inteligencia norteamericana. Originalmente, la operación (denominada primero Operación Overcast) solo buscaba entrevistar a estos científicos, pero tras hacerlo, el Mayor Staver envió un mensaje urgente a la inteligencia norteamericana urgiendo una evacuación de los científicos y de sus familias; entretanto, los soviéticos habían comenzado la equivalente operación Osoaviakhim.

¿De dónde fueron abducidos los Nazis?

La mayor parte del esfuerzo norteamericano se dio en las regiones de Sajonia y Turingia, las cuales quedarían bajo dominio soviético a partir del primero de julio de 1945. Su principal interés estaba en el desarrollo u obtención de tecnologías militares que les permitirían avanzar rápido en el frente del pacífico y derrotar al ejército japonés. Sin embargo, también estaban interesados en los proyectos secretos del gobierno nazi como la construcción de cohete V2 (el primer misil balístico del mundo).

En total, más de 2000 ingenieros y técnicos, con sus familias, fueron evacuados de Alemania en las postrimerías de la Segunda Guerra Mundial. Un número aún desconocido se mantuvo como prisionero en zonas rurales de Alemania, mientras se le pagaba un pequeño salario y se le vigilaba para que no escapara: estos individuos no pudieron moverse libremente por Alemania Occidental hasta 1948. Las intenciones del gobierno estadounidense, ante todo, eran impedir que la Unión Soviética y Alemania (y en menor medida el Reino Unido) se beneficiaran de los conocimientos de los alemanes.

Esta es solo una de las operaciones que buscaban información sobre tecnología de punta alemana, en vista del conflicto ideológico por venir. La Guerra Fría sacó lo peor de los dos bandos (Estadounidenses y Soviéticos) que llegaron hasta donde les fue posible para garantizar una ventaja tecnológica pasando por encima de la ley y el sentido común. Sin embargo, seguramente los beneficios para los Estados Unidos de este grupo de científicos fueron considerables.

¿Qué opinas de esta operación? ¿Te parece necesaria, o jamás debió realizarse?

Fuente de imágenes: 1: beforeitsnews.com, 2: upload.wikimedia.org, 3: res.cloudinary.com.

“Operación Clip de Papel”: sobre la “abducción” estadounidense de científicos nazis

¿Conoces acerca de...?


Lo más reciente