Olympe de Gouges

Lo más reciente:

Una revolucionaria en plena ciudad luz

Olympe de Gouges fue escritora, dramaturga, panfletista y filósofa política francesa, autora de la Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana (1791). Sus textos causaron sensación en una época de tensiones políticas, donde el mundo iba a dar un giro de 180 grados, pues Francia gritaba revolución y Olympe, cuyo verdadero nombre era Marie Gouze, estaba lista para dejar su huella y defender los derechos de las mujeres, cuya existencia era poco reconocida en el campo político.

Marie Gouze nació en una familia burguesa de Montauban: su padre era carnicero y su madre era hija de un negociante de telas. Se casó en 1765 con un hombre mayor, quedando al cabo de un tiempo viuda y con un hijo llamado Pierre Aubry.

Su matrimonio fue un suplicio, pues perdió totalmente sus derechos y su libertad, así que a la muerte de su marido, decidió no volverse a casar. Ella decía que la vida marital era un sepulcro, y calificó sus años de casada como una “»tumba de la confianza y del amor».

Decidida a no volverse a casar, prefirió dedicar su esfuerzo en educar a su pequeño, así fue como se trasladó a París y a la vez que ayudaba a su hijo a crecer, ella también dedicó grandes esfuerzos en cultivar su mente. Por esta razón decidió frecuentar los clubes literarios de la capital.

Con varias metas en claro, emprendió una compañía teatral itinerante. Rápidamente sus obras empezaron a ser representadas en teatros de toda Francia: su obra más conocida, La esclavitud de los negros (L’esclavage des noirs), fue publicada en 1792, al principio fue bastante repudiada, debido a que grandes familias nobles se enriquecieron a costa de los esclavos y el 50 por ciento de ingresos de Francia provenía de la esclavitud.

Las circunstancias no fueron muy favorables para Marie, quien fue detenida y llevada a La Bastilla, pero fue gracias a sus amigos que pudo salir en libertad y continuar con su lucha abolicionista.

Los derechos de los ciudadanos y la mujer

Olympe mencionaba que, si una mujer era tan fácilmente condenarla al cadalso, debía entonces tener también el derecho de recibir un juicio justo. Con ver solo esta situación era fácil suponer que las mujeres no contaban con los mismos derechos y posibilidades con las que contaba un hombre, a pesar de que en aquella época se encontraban en plena revolución y disolución de la monarquía.

Ella redactó una adaptación de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano cambiando en muchos casos la palabra hombre por mujer, y en otros artículos resaltando el predominio del hombre sobre la mujer. Acá podremos ver algunos ejemplos de esos artículos:

I – La mujer nace libre y permanece igual al hombre en derechos. Las distinciones sociales sólo pueden estar fundadas en la utilidad común.

II – El objetivo de toda asociación política es la conservación de los derechos naturales e imprescriptibles de la Mujer y del Hombre; estos derechos son la libertad, la propiedad, la seguridad y, sobre todo, la resistencia a la opresión.

III – El principio de toda soberanía reside esencialmente en la Nación que no es más que la reunión de la Mujer y el Hombre: ningún cuerpo, ningún individuo, puede ejercer autoridad que no emane de ellos.

Su gran pelea contra la desigualdad

Olympe tuvo que esperar más de dos siglos para que todo su legado y su filosofía fueran reconocidos. Al momento de subir al patíbulo su obra fue menospreciada: para los hombres y mujeres de la época era imposible que una fémina hubiera tenido la inteligencia de redactar y fundar tales movimientos revolucionarios, en donde se promulgaba por los derechos igualitarios entre ambos géneros.

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, la figura de Marie pasó a ser objeto de estudio y de respeto, pues se reconoció todo lo hecho por la intelectual. Olivier Blanc, historiador francés que investigó la vida de Marie a partir de documentos originales de la época, pudo dar las primeras luces y tributos a la mujer condenada injustamente. Los actos del bicentenario de la Revolución francesa en 1989 rindieron homenaje a la obra de Olympe de Gouges. Desde entonces, se han representado varias de sus obras de teatro y sus escritos fueron reeditados.

El Honor de Francia

En 1989 la historiadora la historiadora Catherine Marand-Fouquet, junto con otros miembros de la academia, se dirigió al presidente francés de la época,  Jacques Chirac para que el nombre de Olympe de Gouges figurase en el Panteón de París (monumento histórico dedicado a honrar las vidas de las personas que marcaron la historia de Francia)

Así mismo, varios municipios franceses decidieron rendir honor a Marie y pasaron a nombrar calles, parques o colegios con su nombre. En Montauban, su ciudad natal, el teatro municipal lleva su nombre desde 2006. En el distrito XI de París, una sala de espectáculos situada en el emplazamiento de la antigua cárcel de mujeres de La Roquette también lleva su nombre. El 8 de marzo de 2007, una sala del Hotel de Beauvau, sede del Ministerio del Interior francés, le ha sido dedicada.

El 19 de septiembre de 2005 se estrenó en el Teatro Empire de Buenos Aires Olimpia de Gouges o la pasión de existir, obra de Margarita Borja y Diana Raznovich, por el Instituto Universitario de Investigación Feminista y de Género de la Universidad Jaume I de Castellón.

En julio de 2017, el Gobierno del Principado de Andorra creó los Premios Olympe de Gouges, que reconocen los esfuerzos de personas físicas y jurídicas por la igualdad de género en el ámbito laboral.

Bibliografía:

  1. https://es.wikipedia.org/wiki/Olympe_de_Gouges

Imágenes: 1: smoda.elpais.com, 2 y 3: wikipedia.org

Olympe de Gouges
30 noviembre, 2019


Ver más Artículo al azar