Nuevo estudio revela descubrimientos sobre la extinción de los dinosaurios

Lo más reciente:

Gran extinción cretácica

Ocasionalmente, tras algunos millones de años de relativa paz, nuestro planeta sufre algún desbalance interno o un choque estelar (o, más comúnmente, las dos) y la vida en la Tierra entra en un periodo de crisis. Hasta el momento ha habido 5 de estos momentos en la historia: 5 grandes extinciones sobre las que hablamos en esta serie hace ya algún tiempo.

Por mucho, la extinción más célebre es también la más reciente: aquella que ocurrió hace unos 65  millones de años y finalizó la edad de los reptiles, aniquilando a los poderosos dinosaurios que entonces rondaban la tierra, así como los pterosaurios que el aire y los plesiosaurios e ictiosaurios en los océanos.

Causas de la extinción cretácica

De acuerdo con el registro fósil, más de un 75% de las especies animales desaparecieron súbitamente del planeta hace 65 millones de años.

Por décadas, las razones de esta catástrofe fueron un misterio. Se hablaba de la congelación del mundo, de incesante actividad volcánica, de posibles epidemias. Sin embargo, análisis más recientes detectaron una capa de iridio en la tierra que rodeaba el periodo de la extinción, haciendo que la hipótesis de un meteorito se convirtiera en la más defendida y reconocida.

En esencia, lo que sabemos es que un meteorito en efecto impactó con fuera la superficie terrestre en este periodo, y que la nube de polvo que cubrió el cielo evitó que las plantas hicieran fotosíntesis de manera continua, limitando la disponibilidad de alimento y llevando a que la mayor parte de especies, herbívoras y carnívoras, desaparecieran. Quienes mejor se adaptaron fueron los comedores de semillas (pues quedaron muchas semillas, y estas eran más duraderas) y por eso los actuales descendientes de los dinosaurios, las aves, actualmente carecen de dientes y tienen muchas especies que se alimentan de semillas.

Casualidades

Pero de acuerdo con una reciente investigación, parece ser que el impacto fue un evento muchísimo más azaroso de lo que parecía en primer lugar.

Es una afirmación bastante impresionante. De por sí, la probabilidad de que un asteroide se estrelle en la Tierra es mínima, en particular si es del tamaño del que golpeó a los dinosaurios. Así mismo, está claro que el asteroide por sí mismo no fue la causa única de la catástrofe, sino que se alineó con una serie de explosiones volcánicas que quizás llevaban unos cuantos siglos o milenios. Otra importante casualidad.

Pero un reciente estudio de investigadores norteamericanos lleva la casualidad a un nivel mucho, mucho más alto. Lo que afirman es que si el asteroide hubiese golpeado la Tierra 30 segundos antes, o después, los dinosaurios no se habrían extinguido.

Suena ridículo, lo sé, pero los argumentos son de hecho bastante consistentes. Esencialmente, lo que se propone es que el punto específico del impacto tenía unas características muy particulares. Se trataba de un fondo marino poco profundo con suelos profundamente ricos en sulfuros.

Los sulfuros, al ser liberados a la atmósfera, generaron un invierno mucho peor que el que habría causado el agua si los asteroides hubiesen caído en un océano profundo (recordemos que un 75% de la superficie terrestre es agua, así que las probabilidades eran bastante altas) o en suelos más densos, con menos partículas que quedaran suspendidas en el aire. Los estudios realizados indicaron que, en efecto, una gran cantidad de sulfuros se emitieron en este momento y que quizás el invierno no habría sido nada grave de haber golpeado unos segundos antes o después (pues la rotación de la Tierra habría “movido” el impacto unos cuantos centenares de kilómetros en una u otra dirección).

Pero claro, de haber sucedido, y de haber sobrevivido los dinosaurios, los humanos no existiríamos.

Imágenes: 1: animalesenvideo.com, 2: muyinteresante.es

Nuevo estudio revela descubrimientos sobre la extinción de los dinosaurios
27 mayo, 2017
Se habla de:                         

Ver más Artículo al azar