Nuevas evidencias de que podría haber vida en Europa (la luna de Jupiter)

Ciencia, Cosmos

Europa

Europa, una de las lunas de Júpiter, está completamente cubierta de hielo. Sin embargo, existen evidencias que le apuntan a un posible océano bajo la superficie helada, el cual se mantendría líquido por efecto de la gravedad joveana y del calor del interior rocoso de la luna. Esto ha generado innumerables teorías asociadas a la posibilidad de que en estos océanos, cubiertos de la luz ultravioleta y protegidos por la gravedad de Júpiter de asteroides y meteoritos, se haya desarrollado vida propia.

Pero en cualquier caso algo faltaba para la ecuación de la vida en Europa. El agua es fundamental en la vida (al menos tal y como la conocemos, claro), pero por sí misma no es suficiente: es necesaria una compleja interacción de elementos y compuestos para que pueda surgir. Y aquí es donde entra la tectónica de placas.

Tectónica de placas

Una de las características más particular de la Tierra es la tectónica de placas. La corteza terrestre, sólida, “fluye” sobre las regiones líquidas del manto, generando complejas interacciones que, entre otras, liberan sustancias esenciales para la vida en la atmósfera y los océanos (por ejemplo, mediante los volcanes). Si bien la tectónica de placas ha sido una amenaza en el pasado para la vida terrestre (recordemos la Gran Extinción Pérmica) hoy por hoy es casi un consenso que no podría haber vida en nuestro planeta sin ellas.

Si un planeta carece de tectónica de placas, aun suponiendo que tuviese una superficie líquida con temperaturas aptas para el desarrollo de la vida, es fácil imaginar una situación en la cual los nutrientes esenciales, poco a poco, se van precipitando al fondo de los océanos, haciendo más y más difícil la vida en la superficie y limitándola a espacios muy específicos.

Vida en Europa

No podemos saber (aún) si en efecto hay vida en Europa, pero recientes análisis revelan que parece tener su propio sistema de tectónica de placas, muy semejante al de la Tierra, pero a la vez muy diferente.

En esencia, no trabaja con roca, sino con hielo. La superficie helada de Europa se ha movido, indudablemente, en las últimas décadas, y está claro que estos movimientos ocurren de manera muy semejante a lo que sucede en la corteza terrestre.

En este caso, sin embargo, el fenómeno es invertido. En la Tierra, lo importante es que nutrientes y metales provenientes del manto emerjan a la superficie, pues son fundamentales para la vida. En Europa, son los hielos de la superficie los que se “sumen” en los océanos, llevando materiales que han acumulado producto del impacto de meteoritos y la reacción con la luz solar.

La existencia de la tectónica de placas fue propuesta por los científicos Simon Kattenhorn y Louise Prokter de la Universidad de Idaho en los Estados Unidos. Los investigadores detectaron cambios en los patrones de la superficie helada de la luna (algo así como los cambios en los continentes terrestres) además de fenómenos como géiseres y “volcanes” de agua.

Si bien este proceso es más lento que en la Tierra, podría ser lo necesario para impulsar la vida en Europa. No lo sabemos, pero gracias a los géiseres (que también fueron descubiertos hace poco) podríamos descubrirlo en los próximos años, cuando una sonda pase volando sobre uno de éstos, recolectando muestras del interior de la Luna Helada.

Bibliografía:

  1. http://mysteriousuniverse.org/2017/12/strongest-possibility-yet-for-life-on-jupiters-moon-europa/
  2. https://www.space.com/27059-jupiter-moon-europa-plate-tectonics.htm

Imágenes: 1: discovermagazine.com, 2: bbc.co.uk

Nuevas evidencias de que podría haber vida en Europa (la luna de Jupiter)

¿Conoces acerca de...?

Se habla de:                 

Bibliografía

El pensante (11 diciembre, 2017). Nuevas evidencias de que podría haber vida en Europa (la luna de Jupiter). Bogotá: E-Cultura Group. Recuperado de https://www.elpensante.com/nuevas-evidencias-de-que-podria-haber-vida-en-europa-la-luna-de-jupiter/