Naomi Jacobs, la mujer que se fue a dormir un día con 32 años y despertó al otro con 15

Lo más reciente:

El incidente

El 30 de abril del año 2008 Naomi Jacobs, a la sazón con 32 años, se fue a dormir exactamente igual que cualquier otra noche.

La joven mujer era madre soltera de niño de diez años llamado Leo, junto con quien vivía. Estaba desempleada en ese momento y se encontraba realizando estudios de psicología para ver si podía conseguir un trabajo mejor pago que los que había tenido anteriormente. Tenía algunos problemas en su vida, es cierto, pero no esperaba de ninguna manera que sucediera lo que sucedió: despertar ese primero de mayo con quince años.

O mejor dicho, despertar creyendo que todavía tenía quince años y sin recordar un solo evento de sus últimos 17 años de vida.

Cuando despertó en su cama y abrió los ojos, Naomi no reconocía nada. Las cortinas, las cobijas, incluso las paredes eran muy diferentes a las de su habitación. Pero el asunto es, la joven estaba convencida de que era el año 1992 y ella hasta ahora era una quinceañera.

Desde su punto de vista, lo que ocurrió fue una especie de “viaje en el tiempo”: ella se había ido a dormir 17 años atrás y había despertado en el futuro. Por supuesto, la cosa no había sido así y lo que ocurrió en realidad fue que la mujer presentó un caso de amnesia.

Viviendo en un sueño

Naomi tardó algunos minutos en darse cuenta de que no estaba soñando. Llena de angustia comenzó a recordar un número telefónico, que volvía a su mente una y otra vez. No sabía qué persona estaba al otro lado de la línea, pero decidió llamar de cualquier manera a ver si conseguía ayuda.

Contestó Katie, su mejor amiga… a quien ella no recordaba. Al principio Katie pensó que Naomi estaba bromeando pero a sentir la angustia su voz pronto se dirigió a su casa a ayudarle. De inmediato o insistió en que fueron al médico, pero Naomi estaba segura de que al día siguiente amanecería en su casa “real” y por esta razón pospuso la visita por cuatro días.

Cuando finalmente fue al médico resultó que su doctor regular no estaba atendiendo y el médico suplente fue completamente inútil a la hora de ayudarle. Eventualmente su médico volvería de vacaciones y juntos comenzarían a investigar que le había sucedido y por qué no recordaba sus últimos 17 años de vida.

Durante este periodo de ajuste Naomi no quiso decirle nada a su hijo, pues no quería preocuparlo. Pero tuvo algunos problemas, como por ejemplo tener que preguntarle a qué hora normalmente se iba a dormir. Afortunadamente su hermana estuvo con ella cuando lo recogió del colegio y le indicó lo más básico de su relación.

Reencontrándose consigo misma

Pasarían años antes de que no me recibiera un diagnóstico preciso, pero en ese periodo tuvo una gran ventaja que le permitió comenzar a reconstituir su vida: los diarios que había escrito durante 20 años.

Al principio, antes de leer su propia historia (que a estas alturas parecía la historia de una desconocida), había sentido una gran decepción. A sus quince años tenía grandes sueños e ilusiones sobre su futuro: creía que sería una periodista que viajaría por el mundo escribiendo noticias. Despertar a sus 32 años con un hijo, viviendo en un hogar minúsculo, con un carro en muy mal estado y sin trabajo (y dependiendo de la asistencia gubernamental) le había resultado muy duro.

Pero a medida que fue leyendo su diario y conociendo su historia empezó a entender mejor la mujer en que se había convertido. Descubrió que su familia se había roto a sus dieciséis años, que había perdido contacto con su madre he intentado suicidarse aquel año. Descubrió que había sido abusada y había lidiado con la frustración y el dolor consumiendo drogas. Entendió el proceso de curación y esfuerzo que realizó luego el nacimiento de su hijo, que la llevó a hacer todo lo posible por conseguir estabilidad e incluso le permitió construir un pequeño negocio, y se condolió cuando sus esfuerzos fueron vanos y en angustia retomó el consumo de aquellas sustancias. Paso a paso, fue entendiendo los orígenes de su situación y sintió compasión por sí misma como nunca la había sentido. Y así, vino encontrar la paz con su estado actual.

Eventualmente Naomi escribiría un libro sobre su peculiar caso. En él asegura que este suceso fue una gran oportunidad de vida, pues le permitió crecer y solucionar muchos de los problemas que había sido incapaz de solucionar, esta vez enfrentándolos desde el punto de vista de una niña de quince años. Supone que su mente la llevó a esa edad porque fue el último momento de su vida en que se sintió en control.

Y fue terminando sus estudios como psicóloga que ella misma encontraría referencias a la amnesia disociativa, una rarísima ocurrencia en la que la persona pierde sus recuerdos pero retiene sus habilidades, lo que explicaba que pudiera manejar y no fuera tan difícil continuar sus estudios. Con un diagnóstico a mano, una relación recuperada con su familia y una mejor situación económica es difícil para Naomi no sentir que esto, que podría haber sido una pesadilla, se convirtió realmente en una bendición.

Bibliografía:

  1. https://www.vice.com/en_us/article/kwxema/i-woke-up-in-the-future-interview-400
  2. https://www.eltiempo.com/cultura/gente/naomi-jacobs-la-mujer-que-se-acosto-con-32-anos-de-edad-y-se-desperto-con-15-271840

Imágenes: 1: radionz.co.nz, 2: lasprovincias.es, 3: losreplicantes.com

Naomi Jacobs, la mujer que se fue a dormir un día con 32 años y despertó al otro con 15
27 septiembre, 2018
Se habla de:                 


Ver más Artículo al azar



x