Mujeres guerreras en la Historia: las Amazonas de Dahomey

Lo más reciente:

Mujer y guerra

En el imaginario popular, las mujeres suelen hacer muy malos soldados. Por siglos, las diversas sociedades que nos precedieron (y de las cuales tenemos mejor registro) dejaron al género femenino por fuera de la mayor parte de las guerras, y si bien ocasionalmente una que otra mujer ascendía en los rangos por lo general estaban muy ausentes de los conflictos.

Sin embargo, en otras sociedades este no ha sido el caso. Ya hablamos aquí de las Oioparta, también conocidas como Amazonas de las Estepas, una sociedad que al parecer se caracterizaba por mantener un permanente entrenamiento a sus mujeres y llevarlas a los ataques sorpresivos a los centros poblados. Y como vimos en la serie Mujeres Guerreras en la Historia en los países del este asiático la presencia de las mujeres en los campos de batalla era bastante común, y muchos de los héroes de la resistencia vietnamita, por ejemplo, son mujeres.

Hoy hablaremos de un caso aún más interesante. No se trata de una mujer que ascendió en los rangos, ni siquiera de un ejército en el que las mujeres comúnmente combatían. Se trata de una división militar compuesta exclusivamente por mujeres que componían la élite del cuerpo de guardaespaldas del Rey.

Gbeto

Fue Houegbadja, tercer rey de Dahomey (antiguo reino africano ubicado en el actual país de Benín), el primero en comenzar la construcción de lo que eventualmente se convertiría en el batallón Mino, bautizado por los viajeros occidentales como las Amazonas de Dahomey.

Houegbadja reinó entre los años 1645 y 1685, y por razones que no quedaron registradas en los anales de Dahomey tomó la decisión de crear un cuerpo de cazadoras femeninas que estarían encargadas de traerle colmillos de elefante (un valioso recurso para vender al norte del Sahara). Este grupo de cazadoras fue bautizado como Gbeto y al contrario que sus sucesoras no manejaba armas de fuego.

Mino

Fue el hijo de Houegbadja, Agaja (quien reinó entre los años 1708 a 1732) quien decidió que las Gbeto debían estar mejor armadas y convertirse en la guarda personal del Rey. En este periodo los mercaderes europeos visitaban la región de manera regular, y existen crónicas y registros detallados de ellas e incluso algunas ilustraciones en las que se ven con sus recién adoptados mosquetes, poderosas armas de fuego que les daban una capacidad de combate importante.

Fue en este periodo cuando el grupo comenzó a destacarse. Según las crónicas del reino fueron uno de los batallones más importantes a la hora de derrotar al reino vecino de Savi, que cayó en 1727. A partir de entonces recibieron el nombre de Mino, “nuestras madres”, por los demás hombres del ejército de Dahomey.

Las Mino eran entrenadas para no presentar miedo ni retirarse ante el enemigo, y no podían casarse ni tener hijos (aunque técnicamente estaban casadas con el rey). Su regimiento tenía un carácter casi sagrado, su entrenamiento era extremadamente exigente (entre otros, se les enseñaba a tolerar el dolor haciéndolas cargar contra fortalezas fortificadas con acacia) y eran respetadas y aceptadas tanto en el ejército como en la sociedad. Además, tenían acceso a riquezas y beneficios legales, por lo que su posición era muy deseada.

Militarización

Estos eran tiempos buenos para los reinos africanos, pero estaban por venir años más oscuros.

En torno al año 1800 la relación de África con el resto del mundo comenzó a cambiar. La venta de esclavos, clave en la economía de estos reinos africanos, comenzó a mermar, pues cada vez más los países europeos lo consideraban un crimen injustificable (Estados Unidos, Brasil y Cuba serían los últimos países en volver ilegal la esclavitud). Así mismo, la industrialización europea impulsó la creación de nuevas rutas comerciales y la demanda por bienes de lujo, como el marfil, se volvió menos importante que la demanda de bienes primarios. El contexto regional comenzó a cambiar y la paz se hizo más difícil de mantener.

Durante el reinado de Ghezo (1818 a 1858) el país comenzó a volverse más y más militarista. Mejoró el entrenamiento y dotación de los soldados, comenzó una agresiva política de expansión (o al menos de aseguramiento de las fronteras) e incrementó el poder político del ejército.

Esto significó que las Mino, al contrario que las demás mujeres del reino (y la mayor parte de las mujeres en África, y a efectos prácticos en el mundo) tenían un asiento en el consejo de gobierno y podían tomar decisiones sobre el futuro del reino.

Luego de la muerte del Rey Ghezo las Mino quedaron casi a cargo del gobierno, pues el partido que a ellas se oponía se desintegró. Persiguieron políticas de paz y estabilidad, insistiendo en incrementar sus exportaciones de palma a Inglaterra.

El fin del Reino

En 1890 Francia comenzó una agresiva política de expansión en territorio africano que la enfrentó con los ejércitos de Dahomey. Estaban mejor armados y entrenados que sus contrapartes y pudieron derrotarlos con relativa facilidad, aunque quedaron admirados por el coraje y el talento de las “Amazonas”, tal y como las llamaban. Tras la caída del reino el batallón (que tenía más de 5.000 soldados) fue desarmado.

La última de las Mino murió en 1979, con una edad que superaba los 100 años. Contaba de sus tiempos en el ejército y de las guerras que luchó con los franceses. Su historia fue registrada por un historiador de Benín.

Y sí, la guardia femenina de T’Challa en la película Pantera Negra se basa en estas mujeres.

Bibliografía:

  1. https://www.quora.com/Which-civilization-or-nation-produced-the-most-ferocious-female-warriors/answer/Aditya-Kabir-1
  2. http://www.messynessychic.com/2016/03/18/meet-the-amazonian-terminators-of-dahomey-the-most-feared-women-in-history/
  3. https://en.wikipedia.org/wiki/Dahomey_Amazons

Imágenes: 1: atlantablackstar.com, 2 y 3: unesco.org

Mujeres guerreras en la Historia: las Amazonas de Dahomey
27 junio, 2018
Se habla de:                     

Ver más Artículo al azar