Modelo matemático predice la próxima gran extinción

Lo más reciente:

Extinciones

Ya tuvimos aquí una serie de artículos sobre las 5 grandes extinciones que han ocurrido en la historia pasada del planeta y la sexta extinción que parece estar ocurriendo en este momento. Sin embargo, pese a la gigantesca escala de las actividades humanas, la mayor parte de las especies ha sobrevivido y en la actualidad, aunque golpeados, los ecosistemas de nuestro planeta siguen funcionando.

En extinciones pasadas, lo que se evidencia es un episodio mucho más dramático: el colapso de los ecosistemas planetarios y la desaparición de millones de especies en un plazo muy corto de tiempo. Por ahora, al menos, no hemos cruzado en estos territorios cenagosos, sin embargo, es posible que en los siglos por venir algo así ocurra producto de nuestra influencia en la Tierra.

El ciclo de carbono       

Si bien todas las extinciones pasadas parecen haber estado asociadas a causas muy diferentes, una reciente investigación del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) encontró que hay un patrón común: las alteraciones en el ciclo del Carbono. En todos los casos estudiados la transformación de este ciclo había precedido o sucedido al evento, en varias ocasiones actuando como causal del mismo.

El carbono en las rocas es indicador de cambios en el pasado

Esencialmente se encontraron dos variantes: una transformación lenta y continua del ciclo que llevaba a la catástrofe en escenarios en los que los ecosistemas no podían adaptarse a velocidad adecuada y una transformación rápida en la que ocurría una catástrofe si se cruzaban ciertos umbrales. En la actualidad este es el escenario en el que nos encontramos, y reconocer estos umbrales es fundamental para evitar una catástrofe.

Océanos y CO2

El incremento de dióxido de carbono en la atmósfera terrestre (que es producto, ya no hay duda, de las actividades humanas) ha llevado a su vez a un incremento del Ácido Carbónico en los océanos, generando un fenómeno conocido como acidificación. Esto es peligroso para ciertas especies (en particular los corales), pero en esencia no involucra una amenaza importante para la mayoría de la vida marina.

Por ahora.

El análisis de Daniel Rothman (profesor del MIT que está detrás de la investigación) indica que eventualmente los niveles de carbono “colmarán” los océanos superando un umbral crítico y desencadenando profundos cambios en el clima terrestre que podrían generar una nueva extinción a gran escala.

Por supuesto, Rothman advierte que esto no ocurrirá al siguiente día y que es posible que antes de 10.000 años no seamos conscientes de las verdaderas consecuencias de los cambios, pero el punto es que si dicho umbral se cruza será extremadamente difícil retornar al punto previo de equilibrio.

De acuerdo con los cálculos del equipo, si se mantienen las emisiones actuales de carbono el umbral habría de cruzarse en torno al año 2100. Sin embargo, esto significa que si las emisiones se siguen reduciendo al ritmo que lo vienen haciendo esta catástrofe podría ser evitada y para el año 2100 ya la Tierra, en lo que respecta a este escenario particular, estaría fuera de peligro.

Esto, por supuesto, depende de un compromiso entre las diferentes naciones y de que los tratados actuales se cumplan, así como que la tecnología disponible para sustituir las emisiones de carbono sigan desarrollándose al ritmo al que lo han venido haciendo en los últimos años. Esta por verse en qué terminará el asunto.

Imágenes: 1: plusultratech.blogspot.com.co, 2: phys.org

Modelo matemático predice la próxima gran extinción
24 septiembre, 2017

Ver más Artículo al azar