Megalodón: ¿es posible que el tiburón más grande de la Historia aún recorra los océanos de la Tierra?

La nueva película del Megalodón

Megalodón

Hace algún tiempo le dedicamos un artículo: Megalodón: historias del tiburón más temible de la Historia, al Megalodón. Este titán de los océanos medía quizás 20 metros de longitud y era el depredador supremo de los mares, alimentándose de las ballenas que habían evolucionado en aquellos periodos.

Recientemente comenzó a promocionarse una nueva película: Mega. En ella, un último ejemplar de Megalodón es detectado en las aguas del Océano Pacífico y, fieles al tema universal de las películas de tiburones (que obviamente no parecen entender absolutamente nada de la biología más básica de un tiburón) el Megalodón comienza a perseguir a las personas que se ven obligadas a enfrentarse a él.

Porque claro. Un tiburón especializado en cazar ballenas va a estar interesado en presas que le brindan unos pocos kilogramos de carne (además, baja en grasa).

Volviendo al tema, la película ha revivido el tema de este tiburón, y por esta razón decidimos realizar un artículo hablando sobre la posibilidad de que el Megalodón aún ronde las aguas oceánicas. ¿Quiénes dicen que sí, y quiénes que no?

Evidencias de la existencia del Megalodón

Como lo mencionamos en el otro artículo, hace algún tiempo se encontró un diente de Megalodón datado de apenas 20.000 años atrás. Si bien los biólogos lo consideran como un error de datación (pues es el único diente hallado con menos de 2 millones de años) para muchos es la prueba de que no hay conclusiones definitivas y este tiburón aún podría estar vivo.

Pero la principal evidencia que tenemos de la existencia de poblaciones de este tipo son los avistamientos que han ido ocurriendo en los últimos años. Veamos:

Australia, 1918

En 1918 un naturalista australiano llamado David Stead se encontraba realizando observaciones costeras cuando la vida marítima de los pescadores se paralizó. Decenas de testigos le aseguraron que un tiburón de tamaño gigantesco había golpeado una barca y robado parte de la carga. Estamos hablando de pescadores australianos, acostumbrados a la presencia en sus aguas del Gran Tiburón Blanco, por lo que Stead dudaba que se tratase de uno de estos animales, y aseguraba que tenía que ser mucho más grande. Los pescadores aseguraban que medía más de 30 metros de longitud.

Mar adentro, 1960

En 1960 un barco pesquero de 17 metros de longitud se encontraba anclado cuando su capitán vio pasar un tiburón de una longitud semejante a la del barco. Aseguró que se trataba de un Tiburón Blanco, pero el problema es que estos tiburones rara vez superan los 5 metros de longitud, por lo que se elucubra sobre la posibilidad de que fuera un Megalodón.

México, 2008

En el Golfo de California un pescador llamado Erick Mack reportó el avistamiendo del “Demonio Negro” de Cortés. Se trata de un tiburón de gran tamaño, completamente negro, que pasó nadando lentamente junto a su barco este año. Si bien no es el único avistamiento que ha ocurrido de este animal (precisamente es reconocido en el área con este nombre porque ya lo han visto varios pescadores) sí ha sido el más reciente y mejor documentado.

Todos estos relatos hacen pensar que en efecto hay un tiburón gigante rondando los océanos (específicamente el Pacífico). Pero por más que tengamos esta información, sigue quedando en duda que un evento de este tipo sea posible.

Dudas sobre la existencia del Megalodón

En el artículo pasado mencionamos que el Megalodón se alimentaba de ballenas.

Esto es casi un hecho. Se han encontrado agujeros en los huesos de ballenas prehistóricas en los que encajan perfectamente los dientes de megalodón. Estos dientes, por cierto, son muy semejantes a los del Tiburón Blanco (y diferentes a otros tiburones que se alimentan, por ejemplo, de peces), por lo que todo indica que el Megalodón se alimentaba de ballenas y las cazaba con un mecanismo semejante al gran blanco.

Y esto encaja con lo que sabemos de la biología de un tiburón. Un animal de este tamaño requeriría mucho alimento, y las ballenas serían una fuente constante del mismo en gran cantidad. Pero, entonces, ¿de qué se alimentan hoy los megalodones?

Esta es la principal pregunta a la hora de aceptar una población residual de estos animales. No pueden comer ballenas, pues conocemos bien las poblaciones y rutas de las ballenas y las hemos seguido por sigos (para cazarlas primero, para estudiarlas después). De hecho, si ha de permanecer en las profundidades (lo que explicaría la poca cantidad de avistamientos) tendría que alimentarse exclusivamente de animales presentes en esta parte del océano… y allí no hay mucha comida, que sepamos.

Pero esto además implicaría una constitución muy diferente a la del megalodón que conocemos. Un animal cazador de las profundidades sobreviviría, posiblemente, comiendo calamares, lo que haría que sus dientes fuesen innecesarios (así como gran parte de sus poderosos músculos). Es más, de hecho ya conocemos un tiburón cazador de las profundidades: el tiburón de Groenlandia, por lo que podemos imaginarnos cómo sería la conformación física de un animal de este tipo… y no se parece en nada al Megalodón como lo conocemos.

Por esta razón es difícil que queden megalodones. No hay comida suficiente para un animal de este tamaño y forma en las profundidades, y si cazaran ballenas en la superficie ya los habríamos visto (así como vemos regularmente a los tiburones blancos cazando focas).

Bibliografía:

  1. https://www.livescience.com/63299-the-meg-megalodon-shark-science.html?utm_source=quora&utm_medium=referral
  2. https://exemplore.com/cryptids/Is-the-Megalodon-Shark-Still-Alive
  3. https://theportalist.com/megalodon-sightings-alleged

Imágenes: 1: cinepolis.com, 2: quora.com, 3: http://phatfossils.com

Megalodón: ¿es posible que el tiburón más grande de la Historia aún recorra los océanos de la Tierra?
24 agosto, 2018

Ver más Artículo al azar