Mary Anning: la primera paleontóloga

Lo más reciente:

Mary Anning y la Costa Jurásica

Como si el destino ya estuviera pavimentando su camino, Mary Anning nació el 21 de mayo de 1799 en Lyme Regis, una pequeña localidad en la llamada Costa Jurásica del sur de Inglaterra. Las condiciones en las que nació no eran demasiado favorables para que ella pudiera acceder a ciertos grupos: sus padres eran disidentes (protestantes no anglicanos), a eso hay que sumarle que fue fuertemente rechazada por ser mujer, debido a que para muchos científicos de la época era casi imposible que una mujer fuera una gran investigadora.

No obstante, lo anterior no fue limitante para que Mary pusiera en marcha una gran pasión inculcada por su padre: la paleontología. El hombre aparte de desempeñarse como ebanista, se dedicaba a la recolección de fósiles en los acantilados de Lyme Regis, para luego venderlos a los turistas.

Continuando con el negocio familiar

Richard Anning (el padre de Mary) se encontraba trabajando una noche de lluvia. Mientras buscaba fósiles, el hombre resbaló y se cayó de los acantilados. Sufrió heridas graves que le obligaron a guardar reposo, y debilitado por la caída contrajo tuberculosis, lo que terminó en su muerte.

Mary heredó junto a su hermano el oficio de la búsqueda de fósiles y su posterior venta para ayudar al precario sustento familiar. A la edad de 27 años, la joven fundó el Almacén de fósiles Anning, el cual se convirtió en un gran éxito al punto que geólogos y coleccionistas de fósiles de Europa e incluso de América visitaron a Anning en Lyme para adquirir especímenes.

Gracias a su trabajo no sólo se forjó un nombre que llamó la atención de turistas que venían a adquirir parte de sus descubrimientos, sino que pudo darle un hogar cómodo a toda su familia.

Los hallazgos principales de la científica

  • Ictiosauros: En 1810 (algunas fuentes citan 1811 o 1809) su hermano Joseph encontró lo que él creía como un cráneo de un cocodrilo, pero el resto del animal no se sabía dónde se hallaba. ​ Mary siguió buscando y un año más tarde una tormenta provocó un corrimiento de tierras en el acantilado y puso a la vista parte del resto del esqueleto. La larga criatura de 5,2 metros sólo pudo extraerse con la ayuda de los canteros locales.

    El Lord de la localidad adquiriría el fósil por un valor de 27 £ para más tarde dárselo a William Buckland, viajero, naturalista y anticuario inglés, quien expondría el hallazgo en Londres. Fue tal la popularidad del esqueleto que llamó la atención de Everard Home, un cirujano inglés quien escribió una serie de seis artículos describiéndolo para la Royal Society , empezando en 1814. Sin embargo, Home tuvo el descaro de no dar la autoría del descubrimiento y ensamble del esqueleto a Anning.
  • Mary Anning descubrió otro importante y casi completo esqueleto de plesiosauro en 1830. Fue llamado Plesiosaurus macrocephalus por William Buckland y descrito en un documento de 1840 por Richard Owen, un biólogo, paleontólogo y anatomista comparativo inglés. Owen mencionó al acaudalado caballero que había comprado el fósil y lo dispuso para su examen, pero no a la mujer que lo había descubierto.
  •  Pterosaurio: Anning encontró un espécimen incomparable de Dapedium politum, un pez de aletas radiales descrito en 1828. En diciembre de ese mismo año descubrió un fósil importante, parte del esqueleto de un pterosaurio. En 1829 William Buckland lo describió como Pterodactylus macronyx (más tarde llamado Dimorphodon macronyx por Richard Owen), y, a diferencia de muchas otras ocasiones, Buckland confirió a Anning el título del hallazgo en su artículo.

Su enfermedad la condenó al deshonor, pero ni la muerte le quitó su brillo

El cáncer de mama hizo mella en su salud. Anning debía tomar frecuentes dosis de láudano, cosa que más tarde le pasaría factura causándole temblores al caminar. La gente, que no perdía tiempo en juzgar, la condenó diciendo que era una mujer alcohólica; los dolores fueron tan fuertes que sus últimos días los tuvo que pasar confinada en una cama.  Murió el 9 de marzo de 1847. Fue enterrada en la iglesia de su pueblo, Lyme Regis.

Fue en la última década de su vida que el mundo científico (dominado por hombres) dio reconocimiento a su labor: en 1838 recibió un salario anual de la Asociación Británica para el Avance de la Ciencia; por su parte la Sociedad Geológica de Londres también designó un estipendio para ella; además la nombraron el primer Miembro Honorario del Museo del Condado de Dorset un año antes de su muerte.

Ya al final de su vida, el presidente de la Sociedad Geológica, dijo sobre ella que “a pesar de no estar situada entre las clases más acomodadas de la sociedad, contribuyó en gran manera con su talento y sus inagotables investigaciones a nuestros conocimientos sobre los grandes saurios y otras formas fósiles de vida gigantesca.” La Sociedad Geológica de Londres nunca la admitió, pues lamentablemente esta organización no aceptaría mujeres hasta 1904.

Bibliografía:

  1. https://supercurioso.com/mary-anning/
  2. https://es.wikipedia.org/wiki/Mary_Anning

Imágenes: 1: eldiariofeminista.info, 2: nhm.ac.uk, 3: planetaincognito.es

Mary Anning: la primera paleontóloga
21 enero, 2020
Se habla de:                     


Ver más Artículo al azar