Magia Wicca

Logias, sectas y religiones

La Wicca es una filosofía y religión pagana, cuyos orígenes -según sus seguidores- se remontan a las antiguas civilizaciones celtas, específicamente los Druidas, magos elementales, que habitaron el norte de Europa, en el Siglo XII a.C.

Esta creencia profesa el estudio y la práctica de la magia, a la par de la admiración, respeto y la convivencia, en y con la naturaleza.

Sus practicantes se denominan a sí mismos brujos y brujas, aunque en los últimos tiempos también se les conoce como wiccanos y wiccanas o simplemente wiccas, palabra original del inglés antiguo “wiċċa” (brujos hombres) y wiċċe (brujas).

La etimología real de la palabra “wicca” presenta varias versiones, y así como se le relaciona con el término antiguo para llamar a sus practicantes, corrientes afirman que se vincula con un término céltico que puede traducirse como “oficio de los sabios”.

HISTORIA WICCANA

La Wicca comienza a ser estudiada y practicada abiertamente en Inglaterra a partir de 1954, y tanto su nacimiento como propagación quizás sea consecuencia directa de la salida a la luz de creencias ocultistas y esotéricas, que habían tenido que permanecer escondidas, antes de la abolición de la última Ley de Brujería, derogada en este país en 1951.

Su precursor fue Gerald Gardner, quien popularizó la Wicca, al publicar en 1954 el libro Brujería de hoy (Witchcraft Today, en inglés) y aunque no relacionó, en su primer momento, las prácticas que proclamaba con los antiguos druidas, afirmaba que los conocimientos presentes en su publicación correspondía a lo aprendido por él en un círculo de brujas de Hampshire, Inglaterra, practicantes del rito de la brujería antigua.

Sin embargo, detractores de Gardner, como el escritor Aidan Kelly y el profesor Ronald Hutton, lo acusan de haber inventado las enseñanzas y los rituales, mezclando conocimientos de magia ceremonial y ocultismo con los estudios, de autores como el folclorista Charles Leland y los antropólogos Sir James Frazer y Margaret Murray, sobre cierta religión prehistórica matriarcal, que se había conservado hasta la actualidad dentro círculos herméticos de brujería.

Numerosas publicaciones a favor y en contra de Gardner y el origen de la Wicca, así como la aparición de nuevos estudios y precursores han generado varias ramas, siendo las dos principales la Wicca tradicional y la ecléctica, que a su vez agrupa numerosas ramas y círculos wiccanos.

La etimología real de la palabra “wicca” presenta varias versiones, y así como se le relaciona con el término antiguo para llamar a sus practicantes, corrientes afirman que se vincula con un término céltico que puede traducirse como “oficio de los sabios”.

No obstante, más allá de este debate antropológico, la mayoría de los practicantes tienen predilección por situar el origen de la Wicca en la remota Europa céltica de la Edad de Hierro.

CREENCIAS

La Wicca cree en el poder de la magia, la naturaleza y de los cuatro elementos: tierra, fuego, aire y agua, a los cuales también suma el quinto elemento: el éter o akash, representados por el pentagrama (estrella de cinco puntas).

Sus practicantes conciben a Dios como una deidad dual, Dios- Diosa, cuyas figuras se encuentran relacionadas con antiguos dioses masculinos y femeninos de la cosecha y la fertilidad, y están representados en la naturaleza por el sol, bosque, la caza y los animales (el Dios) y el mar, la tierra y la Luna en todas sus fases (la Diosa).

La forma de relacionarse con los elementos y la naturaleza es a través de rituales mágicos, donde se hacen círculos del poder, a fin de enviar energías y deseos hacia aspectos específicos individuales y colectivos, al tiempo en que se convocan seres mitológicos como las hadas, dragones (defensores de la magia) así como a la misma Dios-Diosa.

FILOSOFÍA WICCA
La mayoría de los practicantes de la Wicca defienden la postura de no usar la magia para provecho personal, para obligar a hacer a otro lo que esté en contra de su voluntad o para hacerle daño a alguien.

En la Wicca existe una regla, llamada la regla de oro: “Haz lo que tu corazón desea, siempre y cuando no dañes a nadie”.

Así también, existe la Ley del 3×3, es decir “Todo lo que hagas bueno o malo regresará a ti tres veces tres”.

Los wiccanos creen en el poder de la mente y la palabra, así que según esta religión no es necesario realizar obligatoriamente un hechizo para activar algún aspecto, con sólo pensarlo o nombrarlo, éste toma forma en el mundo externo, por lo cual para la Wicca es indispensable cuidar los pensamientos y sobre todo las palabras.

Igualmente, profesan la obligación al estudio permanente por parte de los wiccanos, así como el hecho de no usar la magia para ganar seguidores, pues esta filosofía –según lo practicado por sus seguidores- parte del principio de la libertad de cada individuo de escoger su camino espiritual.


FORMAS DE ORGANIZACIÓN

Sus seguidores se organizan en “convens” o “aquelarres”, aunque la wicca ecléctica también concibe los llamados “brujos en solitario”, personas que se dedican al estudio y la práctica de la magia de forma individual.

Para la wicca tradicional esto no es aceptable, y dicta que las brujas y brujos deben convocarse en “aquelarres” de mínimo 3 y máximo 13 personas.

Igualmente, se encuentran dos vertientes a la hora iniciarse en los estudios y la práctica de esta creencia. Para la wicca tradicional, solo un brujo puede iniciar a otro brujo, según esta rama, para ser wicca es necesario formar parte de un “conven”.

Por su parte la rama ecléctica, permite y afirma que cualquiera que quiera iniciarse en la wicca puede hacerlo, siempre y cuando se comprometa con los valores y el estudio de esta práctica, el cual debe durar un año y un día antes de iniciarse. Para ambas no existe una edad limitante para iniciarse, sólo es necesario el deseo voluntario de la persona.

Todo aquelarre tendrá un Sumo sacerdote y una Suma sacerdotisa, que maneja el secreto de la magia, transmite su enseñanza a los integrantes de “conven” y son canales para la encarnación del Dios y la Diosa durante los rituales de “posesión divina”.

Por lo general, los rituales se desarrollan en espacios naturales abiertos. No existen templos o edificaciones, cada wiccano tiene en su casa o espacio personal su altar, donde expone elementos de su predilección, en los cuales se encuentran representados los elementos de la naturaleza y la Diosa y el Dios.

ELEMENTOS MÁGICOS

Según las creencias wiccas, las herramientas mágicas originales: la espada de Excálibur y el caldero del Renacimiento o grial fueron llevados a “otro mundo” durante las guerras de persecución hacia los brujos y brujas, por lo que fueron sustituidos por un “cuchillo” llamado “athame” y calderos o copas pequeñas, a fin de pasar desapercibidos, siendo en la actualidad elementos esenciales de todo altar wiccano.

Por su parte, según cuentan las leyendas wiccanas, la barita no se llevó a otra tierra mítica, sino que en el proceso de esconder los elementos mágicos y hacerlos pasar como domésticos, fue disimulada por las brujas y brujos, como los mangos de sus escobas, de ahí que ese elemento devenga como un símbolo colectivo de la bruja.


EL LIBRO DE LAS SOMBRAS

Así como no existen templos, la Wicca tampoco tiene un libro común a todos los que la profesan. No obstante, existe el llamado “Libro de las Sombras”, en el cual reposa todo el conocimiento y los hechizos del brujo y la bruja.

Para la rama tradicional de esta religión, el Libro de las Sombras está bajo el poder del Sumo Sacerdote y la Suma Sacerdotisa, quienes son los que guardan el secreto de la magia, pues aunque el resto del “conven” y los iniciados conozcan la existencia del libro, no es de libre acceso.

Por su parte, la Wicca ecléctica concibe el “Libro de las sombras” como un diario que el iniciado en brujería debe ir llenando con sus aprendizajes y hechizos a lo largo de toda su vida como brujo.

En ambos casos, según esta religión el “Libro de las sombras” es personal e intransferible, en él reside parte de la energía y la magia del brujo.

CELEBRACIONES

Al igual que los Druidas, que se guiaban por el calendario dorado (que seguía los ciclos del Sol) y el calendario plateado (correspondientes a las fases lunares) los wiccanos celebran sus fiestas y rituales según los cursos de estos astros celestes.

Para la Wicca existen 21 fiestas al año, conformadas por 8 sabbats (fiestas dedicas al Sol-el Dios) y 13 esbats, decicadas a las 13 lunas llenas de cada año (la Diosa).

Durante estas celebraciones, los brujos se reúnen para realizar distintos rituales en honor al significado del sabat o el asbat, pues cada uno está relacionado con un aspecto del ciclo de la vida la muerte, muerte y renacimiento, siembra y cosecha.

   Sabats wiccas correspondientes a los distintos ciclos del Sol

WICCA HOY EN DÍA

Aunque su conocimiento y estudio es reciente, la Wicca ya es considerada como religión en algunos países como Estados Unidos, Puerto Rico, Costa Rica y España, donde han sido sumadas a la lista de religiones profesadas.

Hoy en día son muchos los grupos wiccanos que se encuentran por todo el mundo, una buena forma de hallarlos es a través de la red, aunque la práctica de la magia en solitario, sigue siendo una tendencia bastante frecuente.

 

Fuentes de imágenes: 1. tubrujo.com; 2.templodehecate.es; 3.rinconesoterico.com; 4. wiccan-palace.blogspot.com; 5. soyesoterica.com; 6. wiccataubate.blogspot.co; 7. taringa.net; 8. consultacartas.com; 9. elftown.com

Magia Wicca

¿Conoces acerca de...?

Se habla de:                                     

Bibliografía

El pensante (25 abril, 2015). Magia Wicca. Bogotá: E-Cultura Group. Recuperado de https://www.elpensante.com/magia-wicca/