Los Simios de la Roca: aparición de humanoides en la Guerra de Vietnam

Criptozoología

La Guerra y el Misterio

Pocos lugares favorecen más la aparición de leyendas y misterios que la Guerra. Entre los relatos místicos que surgen de las trincheras hemos hablado aquí del Sabueso Fantasma de Mons, de los Ángeles de aquel mismo lugar o del Humanoide volador de Okinawa, apariciones todas que sorprendieron y aterraron a los soldados casi tanto como la perspectiva de las balas enemigas.

La Guerra de Vietnam no fue la excepción. Luchada entre las densas selvas de Asia sudoriental, enfrentó a los soldados estadounidenses con las temibles tropas nativas del Vietcong que, eventualmente, fueron capaces de derrotar al que consideraban invasor y de liberar su país.

Los soldados del Vietcong no eran más que uno de muchos peligros que asechaban en la densa selva de aquellos parajes. Mosquitos, serpientes y otras alimañas esperaban en medio de los árboles, y otras criaturas misteriosas acechaban al fondo de las ciénagas esperando que una víctima pasase desprevenida. Pero estas apariciones no eran nada al lado de una escalofriante visión que comenzó a volverse más y más recurrente con el pasar de los meses.

Los  llamaban los Simios de la Roca.

Los Simios de la Roca

Si hemos de creer en los relatos que volvieron a Norteamérica, los estadounidenses no fueron los primeros en encontrarse con estas criaturas. Desde siglos atrás los habitantes de la región hablaban de una criatura bípeda, semejante a los humanos pero más corpulenta, que de manera críptica se movía por las selvas de la región. La leyenda de hecho se extendía hasta las tierras de Laos y del lejano Borneo, e incluía varios nombres para la criatura: Batutut, Ujit, Ngui Rung, o en general “Hombres de la Selva”.

De acuerdo con estos relatos, los Hombres de la Selva son pesadas moles de casi dos metros de altura caracterizadas por tener un cuerpo musculoso y cubierto de vello y por moverse con cuidado, sin ser oídos, sobre el suelo de la selva. Así mismo, se cuenta que son tremendamente violentos y que atacan a los humanos sin provocación alguna.

Los norteamericanos, muchas veces sin haber escuchado previamente esta leyenda – que seguramente habrían considerado una más de un lugar particularmente supersticioso – revelaron encuentros con criaturas semejantes a un orangután de tamaño superior al promedio. Una de las historias más conocidas ocurrió a miembros de la División 101 Aerotransportada que se encontraban en territorio enemigo cuando sintieron la posible presencia de un grupo del Vietcong.

Los hombres, preparados para el combate, vieron surgir con cautela una silueta que no tenía nada que ver con los hombres del Vietcong. Con un pelaje más rojizo que negro y casi dos metros de altura, la criatura – muy semejante a un orangután – los observó por algunos minutos antes de retirarse. Los soldados originalmente supusieron de hecho que se trataba de un orangután particularmente grande hasta que recordaron que no hay orangutanes en las selvas de Vietnam.

Otros encuentros con el Simio de la Roca

Este relato, aunque es el más detallado, dista de ser el único en el que se describe un encuentro con una criatura misteriosa, habitante de las selvas del trópico. En una ocasión, un soldado mexicano llamado Poncho habría encontrado uno de estos seres durante una revisión del perímetro en 1968. Un año después, un grupo que se encontraba a cubierto de las balas enemigas fue testigo de una aparición semejante, y aquella noche sonidos extraños llenaron la selva que les rodeaba. La revisión que realizaron el día siguiente no encontró más que el cuerpo de un soldado del Vietcong horriblemente desmembrado.

Encuentros como este se convirtieron en algo recurrente en las tertulias de los soldados de Estados Unidos y sus aliados de Vietnam del Sur. En una ocasión, fueron incluso testigos de un grupo de 8 de estas criaturas pasando rápidamente sobre las balas de ambos bandos: 7 tenían el pelaje rojizo, 1, negro. Aquel último, más corpulento que los demás, no tuvo reparos en atacar a las tropas survietnamitas antes de desaparecer en el ramaje.

Luego de la Guerra, Vietnam quedó fuera del alcance de occidente, y es desconocido lo que pasó con estas criaturas… si es que en verdad existieron en algún momento del pasado y lo siguen haciendo en la actualidad. Aunque algunas especies de primates podrían corresponderse con el llamado Simio de la Roca, todas son demasiado pequeñas y carecen del espíritu agresivo de estos animales, que habitan en selvas a las que seguramente pocos hombres han retornado luego de la Guerra.

Hasta ahora, la hipótesis más defendida habla de una especie de gran simio, seguramente pariente cercano del orangután – aunque de un tamaño ligeramente superior – que habría sobrevivido por siglos oculto en lo más profundo de la selva. Sólo la guerra habría llevado a los hombres a dominios que por milenios habían permanecido fuera de su alcance.

En la actualidad, aunque siguen los relatos de los veteranos de la Guerra, no se ha realizado expedición alguna que permita encontrar rastros de las criaturas. En la actualidad los Simios de la Roca siguen siendo poco más que una leyenda.

Fuente de imágenes: 1: theguardian.com, 2 y 3: cryptomundo.com

Los Simios de la Roca: aparición de humanoides en la Guerra de Vietnam

¿Conoces acerca de...?

Se habla de:                         

Bibliografía

El pensante (22 enero, 2016). Los Simios de la Roca: aparición de humanoides en la Guerra de Vietnam. Bogotá: E-Cultura Group. Recuperado de https://www.elpensante.com/los-simios-de-la-roca-aparicion-de-humanoides-en-la-guerra-de-vietnam/