Los pergaminos del Mar Muerto: el descubrimiento que transformó todo lo que sabíamos de los tiempos de Cristo

Documentos antiguos

La Historia, todos lo sabemos, se escribe con documentos. Por esta razón es tan difícil, porque hay momentos y periodo en los que no hay  mucho escrito.

Más importante aún: muchos de los documentos que tenemos de la antigüedad provienen en verdad de la Edad Media, cuando los escribas en los monasterios los copiaban cuidadosamente. Sin embargo, estas copias podrían no ser verídicas o estar basadas en rumores y mitos más que en documentos reales: un ejemplo de ello es la conversión de Constantino al cristianismo, que debería haber ocurrido en torno al 400 d.C., pero cuya primera mención es luego del 800.

Por esta razón, el descubrimiento de una serie de pergaminos ocultos en ánforas en cuevas ubicadas en las costas noroccidentales del Mar Muerto fue un hallazgo completamente revolucionario. Dichos pergaminos contenían valiosísima información sobre el mundo judío en el periodo inmediatamente anterior al nacimiento de Cristo (a grandes rasgos, están datados entre el 250 a.C. y el 50 d.C.). Son los primeros documentos de este periodo que encontramos en tan buen estado, y por esta razón son extremadamente valiosos en entender el mundo hace dos milenios.

El Hallazgo

El hallazgo de los Pergaminos del Mar Muerto, como muchos otros, se debió a la casualidad.

Un pastor beduino llamado Muhammed Edh-Dhib se encontraba en el área con sus rebaños cuando cayó a una de las cuevas. Salió de ella con un pergamino en sus manos: estaba allí puesto, cuidadosamente dejado más de dos milenios atrás

El pergamino pasó algún tiempo en la aldea antes de ser vendido a un mercader en un pueblo cercano. Poco tiempo después un profesor estadounidense de las Escuelas Americanas de Investigación Oriental, el Dr. John C. Trever, notó semejanzas entre estos pergaminos y los Papiros de Nash, el documento bíblico más antiguo del que se tiene registro.

Su descubrimiento, hecho público en 1948, impulsó una búsqueda desenfrenada por los pergaminos restantes en las cuevas vecinas de la localidad. En efecto, el hallazgo del beduino no estaba aislado, y en las cercanías se hallaron 11 cuevas con restos arqueológicos provenientes de este periodo.

Pero ¿de dónde vinieron? ¿Y por qué estaban todos allí?

La destrucción del Templo

En el año 70 d.C. el Templo de Jerusalén, que había existido por más de 500 años desde su reconstrucción y por un milenio desde su construcción original. El ejército romano, combatiendo la rebelión de los judíos (la cual comenzó en el año 66) optó por la destrucción de la ciudad y la demolición del Templo, y a partir de este momento Israel dejó de existir como nación del Levante y comenzó la diáspora judía.

La historia tras la foto del general Nguyen, tomada por Eddie Adams. . Una polémica que sigue viva. Muchas veces vemos una y otra vez una fotografía famosa y no sabemo...
La maldición de Tutankamón. ¿Realidad o leyenda? – 2ª Parte – . Una maldición sin malditos Segunda parte del post sobre la Maldición de Tutankhamon, para que la...
La segunda guerra mundial. Sangre y fuego. Todos hemos visto imagenes y peliculas de la segunda guerra mundial, pero he encontrado este video c...

Se cree que fueron jóvenes rebeldes que huían de la destrucción quienes escondieron los pergaminos. No está claro si se trataba de sectas de algún tipo (que habría escondido sus documentos sagrados) o de los trabajadores y sacerdotes del templo mismo quienes habrían escondido pergaminos sagrados para evitar que cayeran en manos enemigas. Seguramente esperaban que tras la guerra podrían recuperar sus objetos perdidos, pero murieron, fueron capturados o exiliados, y el mundo olvidó dónde se encontraban los pergaminos.

¿Qué dicen los documentos?

Los pergaminos hebreos encontrados en el Mar Muerto son, principalmente, copias antiguas de los libros sagrados: la práctica totalidad del Antiguo Testamento (a excepción del libro de Esther). Sin embargo, también hay documentos, rezos y ritos desconocidos y algunas menciones a una secta de “Cretianos”, que unos pocos alegan serían de alguna manera antecesores de los cristianos.

Algo interesante es que los libros bíblicos son muy semejantes a sus contrapartes modernas, revelando que el trabajo milenario de los escribas ha sido respetado de manera cuidadosa y que la Biblia no se ha transformado tanto como se creería.

Sin embargo, no hay mención alguna a Jesucristo, cuya predicación habría ocurrido en los años anteriores a la desaparición del Templo y a la escritura de los últimos manuscritos. No está claro si esto se debe a que la secta o grupo en cuestión no seguía las enseñanzas del Cristo o a que los manuscritos que hablaban de él se han perdido. O quizás a que en este periodo temprano sus enseñanzas no fueron tan extendidas como se creería.

Sin embargo, los documentos sí tienen referencias al libro de Isaías en el que se habla de la profecía de la venida del Mesías, una profecía que según los cristianos fue cumplida por Jesús. Por supuesto, esto significa que dicha profecía, en efecto, fue escrita antes de los tiempos de Cristo (y no, como se creía, modificada posteriormente para justificarlo).

En fin. Es lamentable que apenas tengamos un puñado de documentos provenientes de este periodo. No cabe duda de que la historia judía es fascinante en tanto que es un pueblo que ha mantenido su identidad pese a estar disperso por el mundo por más de dos milenios, algo que hasta donde sé sólo ha sido igualado por los gitanos.

Los Pergaminos del Mar Muerto son una muestra más de esta Resiliencia, de la voluntad de sobrevivir a toda costa. Y un recuerdo de tiempos en los que un hombre cambiaría la historia del mundo.

Bibliografía:

  1. http://www.centuryone.com/25dssfacts.html
  2. https://en.wikipedia.org/wiki/Dead_Sea_Scrolls#Paleographic_dating
  3. http://www.deadseascrolls.org.il/learn-about-the-scrolls/introduction

Imágenes: 1: facsimile-editions.com, 2: cojs.org, 3: onreligion.co.uk

Los pergaminos del Mar Muerto: el descubrimiento que transformó todo lo que sabíamos de los tiempos de Cristo
22 enero, 2018