Los orígenes de la leyenda zombi: el vudú haitiano y el retorno de los muertos.

Catacumbas y cementerios, Leyendas

¿De dónde surgió la leyenda del zombie?

Todos conocen la leyenda de los muertos que se levantan de sus tumbas para convertirse en el terror de los vivos. Hollywood y, más tarde, la pantalla chica, han creado toda una parafernalia cultural alrededor de estos personajes, que hoy son parte de muchísimas franquicias audiovisuales. Sin embargo, los orígenes de la leyenda, que se encuentran en las regiones culturales africanizadas de Haití, podrían tener una considerable parte de verdad.

Si bien es cierto que referencias a personajes semejantes a los zombis pueden rastrearse desde tiempos asirios, la cultura del vudú haitiano (que a su vez se origina de un sincretismo entre las tradiciones africanas de los esclavos y la religión cristiana) es una de las que más uso hace de estos personajes. Es más, el término zombi proviene del Congolés Nzambi, que quiere decir “espíritu de los difuntos”, y fue de esclavos provenientes de toda la costa oriental de África de donde se originaron estos cultos.

La cultura africana en América

Originalmente los esclavos consideraban Haití como una tierra maldita y anhelaban el escape a su añorada África: incluso hoy Lan Guinée (literalmente Guinea en Haití criollo) significa cielo para sus descendientes. El zombi era el esclavo que, al morir, no podía cruzar el umbral hacia Lan Guinée y se veía obligado a servir como esclavo durante toda la eternidad… el peor temor de cualquier haitiano.

Pero el culto fue tomando nuevos rumbos. Con la independencia y el final de la esclavitud, Haití pudo desarrollar sus propias creencias, independientes de Francia (de la cual se libera en 1804), y dentro de éstas aparecerá pronto la importancia del culto vudú. Ya en 1880 Spencer St. John, periodista inglés, narrará a los aterrados londinenses los cultos oscuros de esta isla, en la que los jóvenes mueren tras ingerir una pócima envenenada y luego son resucitados por los líderes máximos del culto – el Houngan o Bokor – los cuales los convierten en autómatas que deben obedecer todas sus órdenes. El proceso consistía en separar lo que los haitianos llaman el Bwo Bo Anj (principio vital) del Ti Bon Anj (la conciencia y la razón), para generar cuerpos vivos sin capacidad de razonar y que sólo sirvieran a sus amos.

Evidencias de las tradiciones haitianas

En 1937 Zora Hurston, una folclorista estadounidense, viajó a Haití para buscar el rastro de una mujer que, a pesar de haber muerto 30 años antes, había aparecido en la isla, trabajando en las plantaciones de azúcar (lamentablemente nunca pudo hallarla). 43 años más tarde, en 1980, el antropólogo canadiense Wade Davis reclamó haber encontrado el secreto de la resurrección zombi: un polvo neurotóxico – llamado tetrodoxina – que aplicado en pequeñas dosis podía “capturar” la conciencia de una persona y hacerla esclava del Houngan. Davis también presentó al mundo la historia de Clairvius Narcisse, un hombre que aseguraba haber vivido como zombi en una plantación durante dos años.

Las respuestas de los científicos no se hicieron esperar. Muchos acusaron a Davis de haber mentido, y alegaron que controlar la dosis de neurotoxina era prácticamente imposible para un hechicero. Sin embargo, lo cierto es que decenas de testimonios narran lo mismo en Haití, por lo que muchos afirman que además de la toxina se requiere de magia negra para dominar un cuerpo. Lo cierto es que los Houngan alegan capturar el alma de los hombres junto con su cuerpo y usarla para mejorar sus propias habilidades, algo que ha sido parcialmente corroborado por tomografías realizadas a personas afectadas por esta práctica, que muestran bajísimos niveles cerebrales en las zonas donde se ubica la conciencia.

Los zombis haitianos pueden no parecerse a los de la televisión, a los cuales estamos acostumbrados… pero no cabe duda de que son muchísimo más reales.

Fuente de imagen: mundoesotericoparanormal.com

Los orígenes de la leyenda zombi: el vudú haitiano y el retorno de los muertos.

¿Conoces acerca de...?

Se habla de: