Leyendas Griegas: Licaón, el Rey de los Lobos


Lo más reciente:

El rey de los lobos

Según la mitología griega, Licaón, fue un rey quien gobernó Arcadia, una zona periférica de Grecia. Licaón fue hijo de Pelasgo y de una oceánide llamada Melibea. El joven gobernante se caracterizó por ser un líder justo y culto, cualidades que muchas veces brillaban por su ausencia en este tipo de historias. También era muy conocido, que Licaón era un rey religioso y devoto de los dioses, pues sabía que ellos eran los que gobernaban los destinos de los seres humanos.

No obstante, sus buenos actos como ayudar a su pueblo y fundar ciudades como Licosura, una de las más antiguas de Grecia, se vieron opacadas cuando el Rey quebrantó una de las leyes más importantes:  la sagrada ley de la bendita hospitalidad, la cual dictaminaba que cualquier extranjero o huésped debía ser atendido adecuadamente.

Pues verán, en la ciudad que el Rey fundó erigió una enorme estatua en honor a Zeus, y fue precisamente esa pasión en sus creencias que lo llevó a sacrificar a todo foráneo que se acercara. El padre de los dioses se dio cuenta de tal aberración que se estaba cometiendo y decidió tomar cartas en el asunto.

La hora del castigo para el padre y los hijos

Zeus bajó a la ciudad de Licosura disfrazado de un peregrino, y se hospedó en el mismo castillo de Licaón. Sin embargo, los súbditos del Rey sospecharon del visitante y le avisaron al gobernante que tal vez aquella persona era un dios. Con advertencia en mano, Licaón mezcló la carne de una de sus víctimas con el festín que ofreció al visitante, si lo comía eso significaba que era una persona normal, si lo rechazaba era una clara señal de que era un ser divino.

El Rey del Olimpo al darse cuenta de lo sucedido entró en cólera e impuso un severo castigo, convirtiendo al cruel rey en un lobo y en el proceso encendiendo el palacio en llamas. A pesar de toda esta historia, Licaón tomó a varias mujeres por esposas y tuvo con ellas más de 50 hijos, pero sus descendientes resultaron ser peores que su padre, pues eran holgazanes, desordenados y crueles.

Zeus se enteró de las fechorías de los vástagos de Licaón y bajó nuevamente a Licasura a poner orden al asunto. El dios se disfrazó de mendigo y se enteró de cómo los hijos de Licaón habían decidido cocinar a uno de sus hermanos, el menor, llamado Níctimo. Enfurecido por este hecho, Zeus los castigó fulminando algunos con un poderoso rayo y a otros los convirtió en lobos.

Y revivió a Níctimo, quien se convirtió en el siguiente rey de Arcadia.

Bibliografía:

  1. https://es.wikipedia.org/wiki/Lica%C3%B3n_(mitolog%C3%ADa)
  2. https://supercurioso.com/licaon-el-rey-nombre-a-la-licantropia/

Imagen: imer.mx

Leyendas Griegas: Licaón, el Rey de los Lobos
23 abril, 2019
Se habla de:                 

Ver más Artículo al azar