Leyendas de China: la historia de DiGong y la resistencia de los 13, parte 2

Lo más reciente:

Guerreros Xiongnu

Terminamos nuestro artículo pasado con la arriesgada decisión de DiGong. Matar a un emisario en un contexto en el que se encuentran completamente rodeados no suele ser una buena idea prácticamente nunca. Pero DiGong confiaba en que podría mantener el fuerte suficiente tiempo para evitar una conquista Xiongnu en toda la región, y sabía que debía mantener sus tropas ocupadas, de lo contrario podrían atacar a los reinos aliados como castigo por haberse aliado (de nuevo) con China. En efecto, los Xiongnu asolaron la región, pero la fortaleza de Sula los mantuvo ocupados lo suficiente para permitir a las demás ciudades mantener algo de independencia.

La decisión del Emperador

Entretanto, a miles de kilómetros de distancia, la Corte del Emperador se encontraba debatiendo. Estaban convencidos de que no podía haber sobrevivientes: un ataque sorpresivo de 20.000 hombres a caballo no era algo para lo que DiGong estuviese preparado. Todos opinaban que lo mejor era organizar un ejército fuerte y enviarlo en algunos años, cuando se tuviese la capacidad de golpear a los nómadas de las estepas.

Pero hubo un hombre que no estuvo de acuerdo. Su frase pasaría a la Historia y se convertiría en una de las bases de la política China. Dijo: la Dinastía no puede abandonar a su suerte a aquellos héroes que han derramado su sangre por ella. Y el Emperador, a sabiendas que se trataba de un movimiento arriesgado, envió 7.000 hombres a auxiliar a los supervivientes… si los había.

La llegada del ejército

De no haber estado sitiada Tule, el ejército Han se habría encontrado con una poderosa fuerza expedicionaria de capaces y entrenados guerreros Xiongnu. En lugar de ello pudo atacar por sorpresa sus tropas en la ciudad de Liuzhong, matando 3.800 enemigos y capturando una plaza fuerte muy valiosa para poder defenderse. Sin embargo, la ciudad no tenía supervivientes y los comandantes comenzaron a pensar que todo había sido en vano.

Los 13 guerreros

Uno de ellos, Fan Qiang, estaba en desacuerdo. Creía en las órdenes del Emperador y consideraba que era probable que hubiese supervivientes, a fin de cuentas, no se habían encontrado con la fuerza central de los Xiongnu, solo con una parte. Explicó sus motivos a los soldados y 2.000 decidieron marchar con él al norte, a la fortaleza de Sula, donde sabían que se encontrarían los últimos supervivientes… si es que habían podido llegar allí. Y una vez más, el ejército dividido de los Xiongnu no pudo ofrecer resistencia.

Cuentan las crónicas que DiGong escuchó una vez más los cascos de la caballería. Pensó que se trataba de una nueva medida para amedrentarlos, pero el sonido venía del sur. Los soldados se asomaron sobre las montañas y vieron el estandarte del Emperador, marchando al frente de su ejército que venía a rescatarlos. Se dice que abrieron las puertas, cubiertos de lágrimas, para recibir a sus compatriotas y darles control de la fortaleza, que les permitiría controlar la región más adelante.

Cuando llegó Fan Qiang, quedaban únicamente 25 hombres además del comandante DiGong. Fueron tratados como héroes, pero su estado era lamentable y únicamente 13 llegarían a la capital. Y fue así como nació la leyenda de DiGong y los 13 guerreros de Xinjiang.

Parte 1

Bibliografía:

  1. https://www.quora.com/What-individuals-and-events-in-history-are-a-source-of-pride-for-China/answer/Chen-Yankai

Imágenes: 1: ancient-origins.net, 2: quora.com

Leyendas de China: la historia de DiGong y la resistencia de los 13, parte 2
22 octubre, 2017
Se habla de:                             


Ver más Artículo al azar