Las Tablas de Tărtăria: ¿podemos datar la escritura 7.000 años en el pasado?

Arqueología, Civilizaciones, Historia

Las Tablillas de Tărtăria

Un descubrimiento inesperado

Cuando el arqueólogo Nicolae Vlassa comenzó a explorar un sitio neolítico en Tărtăria no esperaba hallar mucho. Y aún menos esperaba que su hallazgo revolucionara la manera en que pensamos que se había desarrollado la escritura.

Pero fue precisamente esto lo que sucedió cuando las excavaciones revelaron el hallazgo de tres tablillas con una serie de símbolos extraños pintados sobre ellas. Las tablillas fueron halladas en 1961 por un equipo del Museo Nacional de Historia de Transilvania dirigido por el personaje arriba referido y parecen mostrar el sistema de escritura más antiguo del que tenemos referencia que ha venido a conocerse como Los Símbolos Vinča. Dichos símbolos ya eran conocidos antes del hallazgo de las tablillas, pero fueron éstas las que generaron mayor debate pues mostraban que se trataba de una serie de símbolos universales que se repetían en prácticamente todos los lugares.

Breve Historia de la Escritura

De acuerdo con la versión más tradicional de la Historia la escritura nació en torno al año 4.000 a. C. en la antigua Mesopotamia. Aunque siempre se pensó que se trató de un desarrollo autónomo nuevas evidencias indican que en verdad fue un proceso muy largo y que escrituras anteriores a ésta, aunque más sencillas, aparecen en el registro arqueológico.

Las Tablas de Tărtăria serían las muestras más antiguas de esta, llamada protoescritura, y estarían datadas hacia el 5.500 a. C., es decir, más de milenio y medio antes de las primeras evidencias de la escritura cuneiforme sumeria y más de dos milenios antes de su aparición verificada en Mesopotamia. Pero lo que es aún más interesante: estas tablillas son la evidencia más reciente que se conoce de la llamada Escritura Vinča.

Es decir que esta escritura, que parece ser nativa de Europa Central y Sudoriental,  brilló por algún tiempo antes de alcanzar su cúspide con las tablillas y luego desaparecer para siempre. Es poco probable que la posterior escritura sumeria se derivara de la llamada Escritura Vinča, por lo que no nos queda más que suponer que la cultura que la construyó sencillamente desapareció. Pero, ¿quién creó esta escritura? ¿Y por qué desapareció?

Representación de las figuras que caracterizan la Escritura Vinča

Las implicaciones de Tărtăria

Pensemos por un momento en los sistemas de escritura que conocemos. Incluso aquellos que hoy han sido olvidados, como el olvidado sistema Rongo Rongo de la Isla de Pascua, pertenecían a sociedades complejas. Desde los sistemas perdidos de la Isla de Creta hasta el olvidado lenguaje del Indo y Harappa, todos los antiguos lenguajes que no han sido descifrados son no solo posteriores a la escritura presente en las Tablas de Tărtăria, sino que pertenecen a sociedades complejas, jerarquizadas y en todos los casos dejaron rastro de magníficas construcciones.

En comparación, lo que sabemos de la sociedad que construyó estas tablillas es, básicamente, que se encontraba en la edad de piedra y ni siquiera se tienen restos arqueológicos importantes. Estamos hablando de una serie de tribus, algunas nómadas y algunas sedentarias, que de alguna manera desarrollaron una escritura independiente que pervivió por milenios antes de desaparecer de la faz de la tierra. Todo esto miles de años antes de que las sociedades más desarrolladas de Oriente Medio, el Valle del Indo y el Lejano Oriente realizaran sus propios sistemas de escritura.

¿Es esto posible? Quienes afirman que no han dado con una explicación diferente a este fenómeno: que la llamada cultura Vinca no fue sino una cultura desarrollada de la que no ha quedado rastro. O quizás sí, porque (y seguro que algunos lo adivinaron) esta cultura se encuentra en el lugar en el que se construyeron las supuestas pirámides gigantes de Bosnia.

De manera sorprendente no encontré ninguna fuente que vinculara estos dos sucesos. ¿Podemos en verdad suponer que una sociedad simple, en la edad de piedra y sin una estructura social puede crear una escritura? La respuesta tentativa es que no… pero lo mismo pensábamos con respecto a las sociedades nómadas y los grandes monumentos, y resultó que Gobleki Tepe fue edificada precisamente por estas sociedades.

¿Una Sociedad Perdida?

Pero también es interesante pensar en una sociedad perdida, en un antiguo imperio que precedió a los grandes reinos de Mesopotamia y desapareció antes de la aparición de estos. No soy un experto en arqueología, pero considero que si las pirámides de Bosnia resultan ser tales esta evidencia, junto con las Tablas de Tărtăria, podrían ser la prueba definitiva de que allí ocurrió algo de lo que no estamos completamente conscientes. De que las sociedades complejas más antiguas no están en el Medio Oriente, sino en el suroriente europeo, junto a las misteriosas regiones de Transilvania y al norte de Grecia, que tanto valor tomaría en el futuro.

Evaluemos por un momento esta posibilidad. En las regiones de Bulgaria, al sur de la Transilvania histórica, se encuentra la ciudad perdida de Solnitsata. Considerada por muchos como la ciudad más antigua del mundo, la mayor parte de los arqueólogos la data en torno al 4.500 a. C, lo que la convertiría en una ciudad bastante antigua… pero no tanto como sus hermanas de Mesopotamia.

Un antiguo muro en Solnitsata

Sin embargo, evidencias recientes le apuntan a que Solnitsata no era una ciudad, sino una fortificación para cuidar algo valioso y seguramente oro. Hace falta una sociedad compleja para construir una fortificación orientada exclusivamente a guardar un tesoro, lo que ha llevado a muchos a creer que este no es sino un descubrimiento tardío de una sociedad sobre la que aún no sabemos nada… quien sabe, hasta podrían ser los mismos que construyeron las polémicas pirámides de las que hablábamos más arriba.

Fuente de imágenes: 1: ancient-origins.net, 2: carlosmesa.com, 3: news.nationalgeographic.com

Las Tablas de Tărtăria: ¿podemos datar la escritura 7.000 años en el pasado?

¿Conoces acerca de...?

Se habla de: