Las 10 tácticas militares más graciosas (y efectivas) de la Historia, parte 1

Hay un dicho muy común: “si algo parece estúpido, pero funciona, entonces no es estúpido”.

En pocos escenarios es esto más cierto que en el campo de batalla. En el pasado tanto como ahora cuando dos ejércitos se han encontrado el objetivo de los soldados de ambos bandos siempre ha sido permanecer con vida. Y para lograrlo, a veces han recurrido a estrategias un tanto peculiares, que pese a lo graciosas que puedan sonar han terminado por prevalecer.

En este artículo haremos una lista de algunas de estas estrategias y las razones que llevaron a su éxito.

  1. Cerditos de guerra

Antígono II, rey de Macedonia, se encontraba en un conflicto con la ciudad griega de Megara, la cual tenía un poderoso ejército que incluía una considerable cantidad de elefantes de guerra.

Estos animales, aunque poderosos y capaces de dirigir una carga que destruyese las líneas enemigas, también era famosos por asustarse fácilmente y escaparse al control de sus jinetes. En particular, los griegos sabían que el fuego les resultaba terrorífico, y por esta razón los macedonios idearon una estrategia para garantizar que la carga enemiga terminase rompiendo sus propias líneas.

Y la estrategia fue tan simple como cruel: embadurnar unos cerditos con aceite y encenderlos momentos antes de que comenzara la batalla.

Los cerditos, aterrados, corrieron hacia las líneas enemigas asustando los elefantes y haciéndolos atacar a sus propios soldados, y la batalla terminó con una resonante victoria macedonia.

  1. Martillos contra los submarinos

Durante la Segunda Guerra Mundial los submarinos alemanes se habían convertido en una de las armas de guerra más importantes del país. Gracias a la capacidad de permanecer bajo el agua habían estrangulado el comercio británico y evitado la llegada de millones de toneladas de suministros vitales para las fuerzas aliadas. Debido a que los aliados carecían de sus propias flotas de submarinos no podía enfrentarse a esta amenaza adecuadamente.

Por esta razón, los británicos estaban desesperados por encontrar una solución. Y si bien sería difícil destruir toda la flota de submarinos, bastaba con algo que les permitiera a los convoyes moverse con más seguridad.

La solución fue tan simple como brillante: los vigías estaban atentos a los periscopios de los submarinos alemanes y al ver surgir uno en la noche enviaban un equipo en una canoa. El equipo se acercaba silenciosamente y usaba el martillo para hundir el periscopio, o en su defecto ataba una bolsa a su alrededor. Esto limitaba la movilidad del submarino y lo obligaba a salir a la superficie, donde era presa fácil de los barcos de guerra acorazados.

Si bien sólo 16 submarinos fueron destruidos de esta manera, lo cierto es que la táctica limitó considerablemente la efectividad de estas armas y dio un respiro a los convoyes británicos.

  1. Aviones de madera o la ventaja de una tecnología obsoleta

También durante la Segunda Guerra Mundial la entonces Unión Soviética se encontraba en una situación bastante seria. Su aparato industrial no era suficiente para construir todas las máquinas de guerra que necesitaba para derrotar a una Alemania triunfante. Por esta razón, se vieron obligados a utilizar aviones obsoletos, lentos y construidos con madera.

Pero oh sorpresa que estos aviones al ser de madera no parecían en los radares enemigos y al ser tan lentos no podían ser interceptados por los poderosos cazas alemanes, que simplemente se estrellarían si volarán a tan baja velocidad. Esto le permitió a las pilotos conocidas como “Las Brujas de la Noche” sembrar el terror entre las tropas alemanas.

  1. Caña de azúcar contra los tanques

Luego de su independencia de Inglaterra, la colonia de India quedó dividida en dos países: India y Pakistán. Pronto surgiría una guerra entre estas dos naciones con el objetivo de ganar territorios cedidos a la otra.

Originalmente Pakistán parecía llevar las de ganar. Tenía un armamento muy superior, en particular en términos de tanques y aviones, y esto le permitió tomar la delantera en la ofensiva. Mientras que los tanques paquistaníes M-47 y M-48, de fabricación estadounidense, eran los más modernos del mundo en este momento (1965), India se encontraba limitada a tanques Sherman de la Segunda Guerra Mundial.

Sin embargo, la avanzada paquistaní en el Punjab pronto se encontró con una limitación. En la zona se encontraban cultivos de caña hindúes en la cual los indios habían escondido gran parte de su artillería para posteriormente ordenar la inundación de los mismos. Cuando los tanques paquistaníes llegaron a los cultivos se enterraron en el suelo donde fueron presa fácil de artillería hindú.

  1. Gatos a la batalla

Los habitantes del Antiguo Imperio Egipcio eran profundamente tradicionales, y muy conocidos por sus férreas convicciones. Entre estas se encontraba el respeto a los gatos, a quienes creían sagrados y cuya muerte conllevaba la pena de muerte para el perpetuador.

A sabiendas de ello, los persas que se encontraban invadiendo el Imperio idearon una estrategia: pintaron gatos en sus escudos, y llevaron varios centenares de estos animales al frente de batalla. Al ver esto, los arqueros egipcios se negaron a disparar y así le permitieron a la caballería persa arrasar con el frente egipcio. Al final, el país sería conquistado y no recuperaría su libertad… bueno, prácticamente nunca. De esta batalla hablamos con mayor detalle en el artículo Pelusium.

Hasta aquí dejamos la lista, por ahora. Esperen próximamente la segunda parte.

Parte 2

Imágenes: 1: elitereaders.com, 2: theengineer.co.uk, 3: americanconservativeinlondon.blogspot.com, 4: bharat-rakshak.com, 5: wikipedia.org

Las 10 tácticas militares más graciosas (y efectivas) de la Historia, parte 1
27 noviembre, 2018