La “zona del silencio”: una de las leyendas más interesantes de México

Lugares magicos, Lugares peculiares

Una región especial

Entre los estados mejicanos de Chihuahua, Coahuila y Durango se encuentra el Bolsón de Mapirí, una región conocida popularmente como la “Zona del Silencio”. En medio de los áridos desiertos de Chihuahua, se encontraría una región en la que las ondas de radio sufren de algún tipo de interferencia. Debido a esto, las comunicaciones y el uso de la tecnología se verían extremadamente limitados en esta región.

La leyenda comienza en 1970, cuando un misil Athena de prueba, lanzado desde Utah (puntualmente, desde Green River) el 2 de febrero, se perdió en medio del desierto. El misil iba originalmente dirigido a la base militar White Sands de Nuevo México, pero debido a un error técnico terminó por caer más de 700 kilómetros al sur, precisamente en el Bolsón de Mapirí.

Los estadounidenses se dedicaron entonces a buscar el misil, manteniendo en secreto sus intenciones. Debido a lo poco poblado de la región, fueron muy pocas personas las que de hecho vieron caer el dispositivo (y la mayoría pensaron que se trataba de un meteorito), por lo que nadie informó realmente a las autoridades mexicanas de que algo había ocurrido. Los norteamericanos contrataron algunas personas y, tras 3 semanas de búsqueda, encontraron el misil perdido.

De acuerdo con la versión, algunas personas que habrían estado a cargo de la protección al pequeño campamento realizado para retirar los restos del misil habrían comenzado a declarar la existencia de anomalías tras el fenómeno, principalmente interferencias en las emisiones radiales. Aparentemente, el misil habría dejado algo allí… y las teorías comenzaron a tomar fuerza cuando se descubrió, tras una breve investigación, que el misil portaba pequeñas cantidades de cobalto 57, un elemento radiactivo. A partir de este momento, los periódicos mexicanos enloquecieron.

¿Por qué no se transmiten las ondas de radio?

Extraños fenómenos se reportaron en la región involucrando, principalmente, los problemas en la difusión de las ondas radiales. A partir de este momento, el gobierno mexicano intervino, y ubicó una pequeña estación de investigación en las cercanías: esta estación formalmente se dedica al estudio de la flora y la fauna de la región, pero la sospechosa sincronización del centro de estudio con el fenómeno antes descrito favorecen el surgimiento de teorías de la conspiración. En todo caso, pocas actividades sospechosas han aparecido allí y si se investiga algo relativo al fenómeno, se hace seguramente a pequeña escala.

Lo más interesante del asunto es que la zona, al día de hoy, se encuentra cerrada a los turistas. De acuerdo con la versión oficial, se debió a la petición por parte de los habitantes de la región de que se restringiera la entrada a los “zoneros” (turistas curiosos que arribaban en grandes grupos) de la mano con el peligro que estas visitas representaban para el frágil ecosistema (la zona es hoy una reserva natural). Por obvias razones, esta clausura se ha tomado por algunos como prueba irrefutable de que algo extraño sucede allí.

Hay pocas evidencias de los sucesos. En primer lugar, se sabe que la región abunda en magnetita, lo que podría explicar los problemas que a veces sufren allí las brújulas. En segundo lugar, pese a los clamores, se conocen pocas evidencias de fallo de aparatos eléctricos, la más famosa proviene de un trabajador de CEMEX en 1970. En tercer lugar, la prohibición de entrada limita en gran medida la información que pueden brindar personas no vinculadas directamente al estado, pero aquellos que investigan en la región afirman que no hay interferencias en las comunicaciones más que esporádicamente.

Por último, vale la pena señalar que la llamada “Zona del Silencio” se encuentra en la misma latitud que el triángulo de las Bermudas, lo que ha llevado a muchos a afirmar que los fenómenos aquí vistos tienen relación con los de este enigmático lugar. Muchos hablan de ovnis y de tecnologías misteriosas, pero la verdad es que son pocas las evidencias (también por lo alejado de la región) que pueden debatirse con algo de rigurosidad.

En todo caso, la reconocida “Zona del Silencio” sigue siendo extremadamente famosa en México, debido a su secretismo y a las leyendas que sobre ella se cuentan. ¿Crees que hay algo sobrenatural en esta región? ¿Conoces alguna región semejante en tu país?

Fuente de imágenes: 1: mexdesc.impresionesaerea.netdna-cdn.com; 2: upload.wikimedia.org

La “zona del silencio”: una de las leyendas más interesantes de México

¿Conoces acerca de...?

Se habla de:                     

Bibliografía

El pensante (3 junio, 2015). La “zona del silencio”: una de las leyendas más interesantes de México. Bogotá: E-Cultura Group. Recuperado de https://www.elpensante.com/la-zona-del-silencio-una-de-las-leyendas-mas-interesantes-de-mexico/