La última carta de Rasputín

Personas sorprendentes, Profetas y profecías

El “sanador” de los zares rusos

Mucho se ha dicho de la misteriosa historia del “monje loco”, quien se habría ganado en poco tiempo la confianza de la monarquía Romanov que a la sazón se encontraba a la cabeza del gobierno Ruso. La historia del hombre, llena de misterio, grandes hazañas y relaciones sospechosas, ha llenado por un siglo las páginas de los historiadores que desean comprender la influencia de su mística compañía en el trágico destino de la familia real rusa.

Aunque este no sea el objetivo de este artículo, vale la pena relatar un poco de la historia del personaje. Nacido de una familia rural en 1869, Grigori Yefimovich Rasputín comenzó una vida religiosa en torno al año 1892, cuando abandonaría su familia para residir en un pequeño convento en las cercanías. En 1900 ya se había convertido en un strannik, un vagabundo religioso que iba de pueblo en pueblo predicando sus enseñanzas.

Pronto comenzó a adquirir fama de sanador. Por razones de la vida, a oídos de la zarina Alejandra Fiódorovna Románova llegaron noticias de las increíbles habilidades del hombre – se cree que por medio de Milica de Montenegro – y se le permitió visitar el lecho del joven Alexei, heredero al trono ruso y terriblemente enfermo.

La familia real rusa tenía un oscuro secreto. Debido a la tendencia de las familias reales europeas de casarse entre ellas, era común que muchos de sus miembros sufrieran de serias enfermedades genéticas; este era el caso del joven Alexei, que tenía serios problemas debido a un caso serio de hemofilia. La familia, temerosa de las consecuencias de filtrar esta información al público, estaba buscando de manera permanente soluciones para los horribles suplicios de su hijo.

Fue allí donde intervino Rasputín. Ya fuese por legítimas habilidades sanadoras, por supuestas habilidades hipnóticas, por una simple casualidad o incluso por un engaño deliberado, Rasputín fue capaz de aliviar los dolores del muchacho y de salvarlo de la muerte en varias ocasiones… pese a las funestas predicciones de los médicos.

Un papel importante en la catástrofe

Pronto, Rasputín se convirtió en uno de los principales confidentes de los miembros de la familia real, y ante todo de la Zarina Alejandra. Aunque a veces el Zar Alejandro parecía no confiar del todo en el misterioso monje, jamás se atrevió a contrariarlo, pues temía por el destino de su hijo sin su principal sanador.

Rasputín comenzó a destacar por un estilo de vida bastante agitado, por ser un personaje social muy cuestionado y por enemistarse con muchos miembros de la aristocracia rusa. Debido a su influencia sobre la familia real, gran parte de la nobleza comenzó a mirarlo con malos ojos… y más cuando se opuso vehementemente a la entrada de Rusia en la Primera Guerra Mundial.

No sabemos el momento exacto en el que Rasputín supo que estaba condenado. Quienes defienden sus habilidades proféticas afirman que siempre conoció esta información, otros, que le fue revelada algunos meses antes de su muerte. Incluso los que afirman que no se trataba de un vidente consideran que la situación era clara a mediados de 1916, cuando el desempeño ruso en la guerra comenzaba a presagiar el triste destino de Rusia.

La predicción de Rasputín

Algunas semanas antes de morir Rasputín envió una carta al Zar Nicolás (en ese momento ocupado en la dirección del ejército), en la que anotaba sus últimas predicciones y sus advertencias al soberano. La misiva (que copio en su totalidad a continuación) destaca por su impresionante precisión respecto a los trágicos eventos que llevarían a la destrucción de la monarquía rusa:

Escribo esta carta, la última, que quedará tras de mí en San Petersburgo. Tengo la premonición de que moriré antes del primero de enero (1917). Le escribo al pueblo ruso, a Papa [el Zar Nicolás], a Mama [la Zarina Alejandra] y sus hijos, a toda la Patria Rusia, aquello que ellos deben saber y comprender. Sí he de morir por la mano de gente ordinaria, especialmente por mis hermanos – los campesinos rusos – entonces tú, Zar de Rusia, no has de preocuparte por tus hijos: ellos gobernarán Rusia por los siguientes cien años.

Pero si he de morir por la mano de los nobles y los aristócratas, si son ellos quienes rieguen mi sangre, y mi muerte queda en sus manos, entonces 25 años pasarán antes de que puedan lavar mi sangre de sus almas. Ellos tendrán que abandonar Rusia; los hermanos matarán a sus hermanos, las personas se matarán y odiarán unas a otras. En 25 años no quedará una gota de sangre noble en Rusia. Zar de las tierras rusas, si tú escuchas la campana funeraria a la muerte de Gregori y sabes que uno de tus parientes es culpable por mi muerte, entonces te digo que ningún miembro de tu familia, de tus hijos y parientes, vivirá más de dos años. Y si viven rogarán a Dios la muerte, pues verán la desgracia y la vergüenza de la tierra rusa, la llegada del anticristo, la pestilencia, la pobreza: serán profanados los templos y escupirán en los santuarios donde todos se volverán cadáveres. Tres veces 25 años los bandidos de negro, sirvientes del anticristo, destruirán al pueblo ruso y a la fe ortodoxa. Y la tierra rusa perecerá. Y yo pereceré, es más, yo ya he muerto, no estoy más entre los vivos. Reza, be fuerte, piensa en tu familia bendecida.

La precisión de las profecías es espeluznante. Rasputín sería asesinado el 16 de diciembre de 1916 por miembros de la nobleza, dos años después el estallido de la Revolución Rusa le costaría la vida a toda la familia real y acabaría con la nobleza rusa. Aunque sus predicciones sobre la predicción de Rusia resultaran algo exageradas, no cabe duda de que la Iglesia Ortodoxa sería una de las más afectadas con el ascenso del comunismo en territorios rusos. Al final, la predicción de Rasputín resultó impecable.

Muchos dudan de la legitimidad histórica de este documento, cuya veracidad me fue imposible verificar. A primera vista, cualquiera lo consideraría falso (es demasiado preciso para tomarlo en serio). Pero no era la primera vez que Rasputín predecía acertadamente eventos por venir. ¿Qué opinas? ¿Era este hombre un iluminado?

Fuente de imágenes: 1: contenido.com.mx, 2: classroom.synonym.com, 3: 4.bp.blogspot.com

La última carta de Rasputín

¿Conoces acerca de...?

Se habla de: