La música de “occidente”. Del paleolítico a los griegos

Lo más reciente:

Una reflexión musical

Desde el inicio de nuestros tiempos, las formas musicales se han dado y ellas han cambiado al hombre. Podemos creer que la música actual es mejor que la de hace siglos, pero la verdad es otra, la música tiene su propia tradición. Siempre que se genera un ritmo musical se da al juntar más de dos melodías de diferentes tradiciones musicales, lo que quiere decir que siempre hay innovación, nuevos ritmos.

La música nace de una “democratización” del sonido. Pero en la época contemporánea no lo vemos así, tenemos tanta variedad musical que podemos darnos el lujo de decir qué nos gusta y que no: un gran símbolo de la pérdida de sensibilización que nuestros ancestros poseían.

Vale agregar que hasta el siglo XIX, una persona, sin importar su riqueza, su fama o su gloria, escuchaba su canción preferida pocas veces durante toda su vida (menos de tres veces). Claro que si uno era músico tenía la posibilidad de recrearla con los instrumentos a mano, aunque la mayoría de la población tenía que contentarse con cualquier canción.

La música occidental es la unión de muchas tradiciones musicales: griegas, persas, egipcias, celtas, escandinavas, romanas, etc. Todas ellas hicieron que se forjara los diferentes estilos musicales que han dado las culturas occidentales, (excluyendo el hecho de que actualmente se vive la fusión musical con otras civilizaciones).

Lo que hay que entender es que la música siempre se ha generado de manera improvisada, compartida, espontánea y de manera efímera, – así nos recuerda Hoowall Goodall en su libro “Una historia de la música”.

Hay tradiciones musicales que no se han fusionado a lo largo de su historia. La música indonesia y balinesa suena igual desde hace siglos. El cambio y las revoluciones de la música de nuestra civilización son únicas, no quiere decir que sea mejor, sino que nuestra tradición es diferente y representa otras tradiciones.

A continuación haremos una somera descripción de la música desde la antigüedad hasta la Edad Media. Todo esto para tener en claro el desarrollo de la música (al igual que cualquier otra forma artística) en nuestra civilización. A continuación verán porqué.

Desde el paleolítico hasta los romanos (40.000 a C)

Desde la lejana Edad de Hielo se conoce los diferentes grabados en las cuevas, símbolo inicial de nuestra humanidad. Allí los cazadores y recolectores se reunían no sólo para rituales de adoración, como se ha creído en vano. La verdad es que aparte de reunirse y de dibujar juntos, también cantaban, tocaban flautas y bailaban. Esto les daba la posibilidad de coordinarse, de ser uno.

 Los primeros instrumentos

Gracias a los innovadores métodos arqueológicos se logró datar los dos instrumentos más antiguos encontrados hasta ahora. En 1995 se encontró en una cueva de Eslovenia una flauta hecha de hueso de oso con más de 41.000 años de antigüedad.

Esto no se compara con las flautas hechas de marfil de mamut encontradas al sur de Alemania con 45.000 años de antigüedad. Todos estos artefactos forman la música que trascendió hasta las actuales orquestas filarmónicas.

Entre otros instrumentos hallamos los cuernos ceremoniales y muchos tipos de flautas. Son ellos los precursores de la música y se encontraron en los primeros grupos humanos que cazaban y recolectaban alimentos.

La música en el antiguo Egipto

El significado tomado por la música en las primeras civilizaciones obedecía al ejercicio del poder. En Egipto la música estaba relacionada con los rituales religiosos y seculares, las ceremonias de Estado y con las actividades de danza y amor.

El arpa junto con los cuernos ceremoniales fueron los primeros de esta civilización. El sistrum (un instrumento de percusión que se agita con ambas manos) era muy usado en el mundo antiguo. Se evidenciaron varios instrumentos en las tumbas faraónicas.

Lastimosamente de ninguno de ellos conoceremos sus sonidos. Como ellos no tenían una manera de datar la música porque veían la importancia de la improvisación, desconocemos los distintos temas que sonaban.

Igual pasa con toda la música en la antigüedad. Los instrumentos de Mesopotamia tampoco tuvieron una lectura musical aunque se encontraron algunos. Entre ellos una hermosa lira en la ciudad de Ur. Lastimosamente los bombardeos de EEUU en Irak, la destruyeron.

La música celta

En el 1000 a.C. encontramos en la tumba del rey Kivik en Suecia, cuernos de metal. Datados de la Edad de bronce, estos “lurs” están muy bien conservados y todavía pueden tocarse.

No podemos suponer que estos cuernos eran primitivos. Ellos obedecían a una sofisticada actividad musical. Los pueblos guerreros tuvieron el privilegio de construir un arte que aún sigue siendo reconocido en los países nórdicos.

La música griega

La palabra música viene de la raíz griega “mousike” que significa “los frutos de las nueve musas”. Para ellos el arte musical era también una ciencia, de la cual hicieron teorías e inventaron complejos instrumentos como el órgano.

Fue Ctesibio, un griego de Alejandría que vivió durante el III siglo a.C el inventor del órgano hidráulico. El inventor utilizó un tanque de agua para presurizar el aire para los tubos.

Era tanta la afición musical de los griegos que buscaban darle explicaciones que se relacionaran con las leyes del Universo. Incluso el estudio de las estrellas y los objetos celestes lo llamaban “la música de las esferas”.

Veían la música como un arte que trascendía cualquier conocimiento. No debemos olvidar que la música era parte de las siete asignaturas básicas que todo griego debía estudiar en su vida junto con la aritmética, la retórica, la lógica, la gramática, la geografía y la astronomía.

La filosofía de la música

Para los griegos la música era símbolo del perfeccionamiento y su práctica producía seres humanos ejemplares. El mismo Platón objetaba que la música generaba seres tolerantes porque unían el ritmo con la armonía. Eso volvía el alma grácil.

También los griegos tenían rituales significativos. En todos había música porque ella era parte indispensable de la vida cotidiana. Desde las actividades náuticas hasta las festividades, los griegos celebraban con música, según refiere Arístides Quintiano.

Desde los Juegos Olímpicos que fueron creados por los griegos, se celebraba los primeros festivales musicales. Las grandes competiciones tenían lugar desde el 700 a.C. fecha en la cual Hesiodo participó en Jalkis.

Era tanta la emoción que se cuenta que hubo un citarista ganador que murió ahogado por un higo que le arrojaron desde el público. Se tiene claro que estos festivales fueron los antecesores de los grandes carnavales de todo el mundo occidental.

Los primeros grandes cantantes son resultado griego. La competición hizo que surgieran músicos muy apreciados por todos y eso hacía que surgiera la pasión al escucharlos.

El surgimiento de los musicales, historias que iban acompañadas de música surgieron acá. La misma Iliada era cantada desde sus comienzos en plaza pública donde varias personas escuchaban horas enteras.

Además la declamación (como las actuales batallas de rap) nacieron gracias a los griegos. El drama acompañaba de manera inseparable a la música Querían que fuera parte de sus vidas y ellos solían tener vidas dolorosas y llenas de reflexión trascendental.

Reflexiones acerca de la música antigua

¿Cómo escuchamos y para qué? Hemos observado el largo camino recorrido la música desde hace 50.000 años. Desde un inicio ella nos unió, nos sincronizó y fortaleció para encontrar valores que siguen latentes.

La música es la celebración a la vida y la muerte desde tiempos pretéritos. Ella encarna el sentido de pertenencia hacia la valoración de la vida. El amor, la pasión y muchos otros sentimientos no tienen sentido sin los antiguos cantos de nuestros ancestros.

Los egipcios y los griegos fueron los primeros en exaltar la música al nivel de sus dioses. Los instrumentos elaborados de maneras rústicas y sencillas eran apreciados más que el oro. Por ello la magia llegaba cuando la música sonaba en sus ciudades.

Conciertos, competiciones, declamaciones y otros tipos de escenarios musicales hacía que la gente adorara la música. El canto a la vida era apreciado por su poder curativo y todos creían que “eso” era el motor del universo.

Música en la religión

Además la música la encontramos hasta en la Biblia. En los tiempos del Antiguo Testamento, los salmos del rey David arguyen la utilización de trompetas, panderetas, cuernos, liras y salterios.

Así como en las iglesias se canta los salmos, se conoce que desde la época en que se escribieron, muchas de las sonadas se tocan igual que como se hace hoy en día. Se considera que son los cantos religiosos más antiguos de la humanidad.

El canto a Jahve o Dios de los “judeocristianos” es una alabanza para pedirles con mucho amor y dulzura por el bienestar de los hombres. El canto musical religioso acerca al hombre a Dios como si la música fuera el lenguaje divino.

Vemos con esto la importancia tan enorme que tiene la música en la humanidad. Aunque esto sea un breve acercamiento, notamos los aportes del descubrimiento de la música en la civilización occidental.

En nuestro siguiente artículo ahondaremos desde los aportes de la civilización romana hasta la música de la Edad Media. Y para que el canto no falte en nuestras vidas: ¡Qué viva la música!

Bibliografía:

  1. Una historia de la música. Goodall Howard
  2. http://lapasiongriega.blogspot.mx/2008/10/la-msica-en-la-antigua-grecia.html

Imágenes: 1: soundcenter.it, 2: egyptprivatetourguide.com, 3: omicrono.elespanol.com, 4: melodias-g3-rec-15.blogspot.com.co

La música de “occidente”. Del paleolítico a los griegos
14 marzo, 2018
Se habla de:                         

Ver más Artículo al azar