La masacre del bosque de Katyn

La invasión sobre Polonia

Siempre que tocamos el tema de la Segunda Guerra Mundial nos encontramos con hechos espantosos: sucesos que marcaron la historia y que por ello mismo tenemos que recordar, para reflexionar, para evitar que muchas de las víctimas queden en el olvido. Los actos impunes no deben quedar  sin respuesta.

La guerra dejó millones de víctimas. Los alemanes perpetuaron masacres que jamás se conocerían si ellos no hubiesen perdido la guerra. Pero los rusos hicieron algo oculto, que curiosamente terminó descubriendo un oficial alemán. De lo contrario, jamás sabríamos de los 20.000 asesinados en Katyn.

Durante la avanzada sobre URSS por parte de la Wehrmacht, en la Operación Barbarrosa, el oficial Rudolf Christoph Freiherr von Gersdorff, encontró unas enormes fosas comunes en el bosque de Gnezdovo en el mes de abril de 1943.

Los nazis lo descubrieron cuando mandaron un escuadrón alemán para cazar varios de los lobos que pululaban por el terreno. Visibilizaron una cruz de abedul y más de 4.000 cadáveres de oficiales polacos desaparecidos durante la avanzada rusa sobre Polonia.

Mandaron traer a la Cruz Roja polaca y ellos confirmaron que eran polacos asesinados por los rusos. Eso hizo que el gobierno polaco en el exilio, rompiera relaciones con la URSS. Los nazis mandaron traer varios oficiales de los ejércitos aliados para que vieran lo que había hecho el ejército soviético.

Stalin mandó decir que ellos no lo habían cometido, que eso era una estrategia nazi para desviar la atención de la guerra. Los otros aliados hicieron caso omiso, pero la tensión quedó irresuelta en Polonia, hasta el día de hoy.

La alianza secreta entre los nazis y los soviéticos para invadir Polonia data del Pacto Mólotov- Ribbentrop. Cuando los alemanes avanzaron sobre las huestes polacas, los rusos aprovecharon para detener un número considerable de oficiales y otros miembros importantes de la sociedad polaca.

Ellos fueron internados en Ostáshkov, Kosielsk y Starobielsk. En esas prisiones los polacos de las más altas capas de la sociedad vivieron por unos meses en espera. La decisión por parte del alto mando del Klemlin era incuestionable. Eran prisioneros de guerra y había que fusilarlos.

La orden de muerte

Lavrenty Beria envió una carta a Stalin, el 4 de marzo de 1940, proponiendo la ejecución de todos esos prisioneros. Todos los miembros del Politburó soviético apoyaron la idea y Stalin la firmó para que se ejecutara la orden.

21.768 ciudadanos polacos fueron enviados a los campos de concentración para ser eliminados. De ellos sólo 15.000 eran prisioneros de guerra. La idea era acabar con todos debido a que no eran apoyo alguno para la renovación socialista de Polonia.

Primero se sacaron los prisioneros y se llevaron en trenes a Bielorrusia y a Ucrania, allí se sentenció la pena.

Del 3 de abril al 19 de mayo de 1940, los prisioneros fueron ajusticiados. 6.000 en los campos de Ostáshkov, 4.000 en Starobielsk, 4.500 en Kozielsk y otros 7.000 en campos más pequeños al oeste de Bielorrusia y Ucrania.

La mayoría de asesinatos se hacían al amanecer. Se enviaban por noche de 400 a 250 prisioneros y se les disparaba con pistolas de fabricación alemana, Walther PPK. Todo con el fin de culpar del asesinato a los nazis.

Los asesinatos se hacían de uno en uno. Se les llevaba a un cuarto con muchas máquinas ruidosas y se les disparaba en la nuca. Los cadáveres inmediatamente eran llevados a los vagones de los trenes y se les dejaba sus pertenencias.

Desde capellanes hasta generales fueron asesinados. Luego en las fosas se les echaba más de 3 metros cúbicos de tierra, para que todo quedara impune. No les quitaban todas sus pertenencias.

Todos lo sabían

La masacre quedó impune aun cuando los nazis llevaron a los oficiales aliados para ver el sitio en cuestión. La ropa de los soldados asesinados y el estado de descomposición, señalaban que la masacre fue mucho antes de la invasión nazi.

Además los diarios, cartas y otros objetos polacos, tenían la fecha antes de 1940. La ropa de los asesinados sugería poco tiempo luego de la captura hasta el asesinato en masa.

Los altos mandos norteamericanos y británicos, vieron con detenimiento las fosas y aceptaron que la masacre si fue cometida por los rusos. Roosevelt y Churchill tuvieron entero conocimiento de la masacre soviética pero prefirieron guardar silencio.

Durante la guerra prefirieron no decir nada a la comunidad internacional para que Stalin no se enojara y tal vez rompiera los tratados que tenían para vencer a los nazis. Lo sorprendente es que luego de 1950 nadie dijo nada.

Los soviéticos guardaron silencio y negaron la masacre hasta 1990, cuando Mijaíl Gorvachov reconoció la autoría nacional del asesinato. Así mismo desclasificó los documentos y mostró las cartas y las órdenes para matar a todos los prisioneros.

El Tribunal europeo de Derechos Humanos, señaló como crimen de guerra este acontecimiento, pero no se tomaron ningunas acciones sancionando lo que sucedió en Katyn. En el 2004, Vladimir Putin, archivó la investigación y desde entonces no la ha vuelto abrir.

Bibliografía:

  1. https://es.wikipedia.org/wiki/Masacre_de_Katyn
  2. https://www.bbc.com/mundo/noticias/2012/09/120911_eeuu_rusia_secreto_ar

Imágenes: 1: lavanguardia.com, 2: criticamarxista-leninista.blogspot.com, 3: forocoches.com

La masacre del bosque de Katyn
8 noviembre, 2018