La historia de Sealand, la isla artificial

Curiosidades, Lugares peculiares

El “territorio continental” de Sealand

Una micronación

Puede que sea el país más pequeño de todo el mundo, pero ya tiene una Historia llena de grandes acontecimientos; también posee un príncipe, una moneda oficial y hasta un equipo de futbol.

Actualmente el príncipe de la isla Michael I busca vender la isla. Sealand ya lleva más de 30 años defendiendo su soberanía, hasta el punto de tener conflictos con Inglaterra y Alemania, que fueron solucionados a partir del reconocimiento de la soberanía del país y también tuvo problemas con los miles de pasaportes que imprimieron con su nombre a inicios del siglo XXI en España.

La construcción de un fuerte

Con la Segunda Guerra Mundial, el Imperio Británico construiría fortalezas en el mar, fue por eso que se construyó el fuerte HM Fort Roughs, que daba cabida de 150 a 300 marineros ingleses. Este proyecto fue realizado por la Fortalezas Marinas Mausel.

Era un centro de abasto y de estrategia para la defensa de las Islas Británicas y su principal papel era anunciar si venían aviones nazis con rumbo a Inglaterra. Con el fin de la guerra, la fortaleza fue llevada 5 km fuera del perímetro inglés para ser hundida, quedando una isla  artificial en aguas internacionales.

Soberanía de facto

La isla quedó abandonada hasta el 2 de Septiembre de 1967, hasta que fue reclamada por Paddy Roy Bates, el cual proclamó soberanía, según el Derecho Internacional. Hay mismo comenzó a decorarla, protegerla y construir sus leyes.

Pero fue cuestión de tiempo antes de que llegara un buque armado británico pidiendo por la fuerza desalojar a los Bates, pues Roy se había apropiado enserio de ese lugar. Por ello tuvo que dispararles a los militares para defender su territorio. Él y su familia fueron llevados a juicio, donde a Bates no se le hizo nada porque la corte dijo que eso era en un territorio fuera de su jurisdicción.

Con este resultado, Bates admitió que eso era reconocer la soberanía de facto sobre Rough Tower. Ahí pasó a llamarla Sealand que quiere decir “Tierra de mar”. Escribió la constitución, el himno y otros símbolos de su patria como el escudo y la bandera.

Roy y Joan Bates

La isla como sólo tiene 550 metros cuadrados, no le dieron tanta importancia los grandes países e Inglaterra no hizo nada para evitarse problemas. En documentos restringidos por más de 30 años y  que salieron a luz hace poco, se vio el intento de crear un plan para tomar la isla por parte de los soldados británicos. Al primer ministro no le pareció aceptable la idea por las bajas y la imagen internacional, así que el asunto quedó cerrado.

La guerra de 1978

Michael Bates era el hijo de Roy Bates y heredó la isla, pero en el año de 1978, el primer ministro de Sealand, Alexander Achenbach junto con otros hombres de nacionalidad holandesa y alemana, depusieron a Michael, arrestándolo y sacándolo de su paraíso.

Lo terminaron dejando en Holanda, pero él, ni corto ni perezoso, organizó una expedición armada con un helicóptero y se tomó la isla por la fuerza. A todos los dejó volver a su país, menos a uno, el ciudadano Gernot Putz era de nacionalidad alemana pero tenía un pasaporte de Sealand, así que quedó arrestado hasta que pagara 75000 libras esterlinas.

Eso no le gustó para nada a los holandeses, por lo que mandaron diplomáticos a Londres para que se ocupara de eso, pero de nuevo el departamento de Seguridad dijo que eso no era territorio inglés. Para no complicar las cosas hablaron con Bates y él entregó a Gernot. Luego de esto no se volvió a cuestionar la soberanía de Sealand.

Otras intervenciones

En 1990 otro buque inglés volvió a intervenir en Sealand, pero la isla fue defendida e incluso dispararon contra el buque y no hubo problemas legales. Ya se sabía que eran tierras internacionales.

El único problema es que Inglaterra quiso ampliar su zona marítima 3 km en 1990 y unos días antes, el príncipe de Sealand hizo lo mismo, por esa razón la isla siguió siendo independiente.

El escudo del Principado de Sealand

 El conflicto de los pasaportes

Como en cualquier oportunidad, los maleantes de la sociedad aprovecharon los vacíos de poder que dejaba este pequeño país para su beneficio personal. Lo primero que hicieron fue expedir miles de pasaportes de Sealand y los vendieron a muchas personas, especialmente en China, Europa Oriental e Inglaterra. Con ello podían hacer diferentes negocios ilícitos y eso se hizo.

Incluso un día un asesino llevaba uno de esos pasaportes y quiso que lo juzgaran como refugiado político, pero no le dieron el reconocimiento debido. Fue el español Francisco Ruiz Trujillo el padre de la idea de los documentos falsos, incluso le hicieron detención y encontraron que tenía un negocio con los rusos.

Los documentos hallados consistían en comprarle a Rusia unos aviones y mucho armamento, entre ellos algunos tanques de guerra y un buen lote de munición. El propósito de comprarlo con el nombre de Sealand era para evitar problemas internacionales. Esa mercancía tenía el fin de ser vendida a la República de Sudán que en ese momento estaba en guerra.

Las cosas no pasaron a mayores porque el príncipe Michael I revocó los pasaportes (hasta el propio) y dijo que no otorgaría pasaportes de ahora en adelante, para evitar problemas. Luego de esto (en el 2009), anunció a la comunidad que iba a vender la isla.

Imágenes: 1: wikipedia.org, 2 y 3: axxon.com.ar

La historia de Sealand, la isla artificial

¿Conoces acerca de...?

Se habla de: