La Historia de la familia Ammons: ataque demoníaco en Estados Unidos

Lugares fantasmales

Un nuevo hogar en Indianápolis

En la ciudad de Indianápolis del estado norteamericano de Indiana una familia declara haber sido atacada por demonios. Latoya Ammons, madre de tres niños, afirma que desde su mudanza a una casa en la calle Carolina, en noviembre del 2011, extrañas entidades han estado atacándola a ella y a su familia.

De acuerdo con Ammons, todo comenzó con una plaga de moscos que varias veces entraron al parqueadero a pesar de que se encontraban en pleno invierno (temporada en la que estos animales no son activos). Más adelante, afirma, la familia comenzó a escuchar golpes provenientes del sótano, así como pasos y puertas, lo que más adelante se complementó con sombras que aparecían por momentos en los rincones de la casa.

Preocupada, pero reacia a dejar su nuevo hogar, la familia decidió quedarse allí. Las cosas se calmaron hasta marzo del año siguiente, cuando de acuerdo con Ammons, fue testigo de cómo su hija levitaba sobre la cama. En este punto la aterrada madre ya no sabía qué hacer, y las semanas siguientes las cosas solo empeoraron: sonrisas macabras y voces graves comenzaron a aparecer en los rostros de sus pequeños en episodios cortos pero que dejaron a la familia completamente traumatizada. Unos videntes contratados por la madre la informaron de que más de 200 espíritus habitaban en esa casa.

 

Un momento crítico para la familia

Y las cosas siguieron empeorando. El primero consejo de los videntes fue que abandonaran de inmediato el lugar, pero esto no era una opción para la familia, que estaba corta de presupuesto. Por lo tanto, realizaron una pequeña ceremonia, construyeron un altar en el sótano (con imágenes de Jesucristo, de la Virgen María y con una biblia abierta en el salmo 91), dibujaron cruces en su ropa y su cara y quemaron incienso mientras rezaban el salmo: “No temerás el terror de la noche/tampoco las flechas que vuelan en el día/ni la pestilencia que acecha en la oscuridad/ni la plaga que destruye al mediodía”. Sin embargo, aunque por algunos días las cosas parecieron calmarse, luego volvieron a empeorar.

Las posesiones ya no solo afectaban a los 3 pequeños, también lo hacían con la madre. La única que parecía inmune a estos eventos era la abuela, Rosa Campbell, quién asegura que desde su nacimiento ha estado blindada contra el mal. Latoya ha sido la única capaz de recordar los episodios de posesión, en los que dice que se sintió débil, con la cabeza embotada y el cuerpo cálido. Su hijo menor comenzó entonces a hablar con un muchacho al que nadie más podía ver, y que contaba lo que se sentía ser asesinado. Y algunas veces fue arrojado del baño, llegando a sufrir lesiones que requirieron algunos puntos.

La familia comenzó a dormir fuera de la casa (donde algunos amigos o, en casos desesperados, en algún hotel), mientras que las cosas empeoraban. Llegó un punto en el que los niños se despertaron en el hospital, pues habían resultado imposibles de controlar, y las autoridades comenzaron a tomar cartas en el asunto. Preocupadas por un posible maltrato, evaluaron la familia y enviaron algunos oficiales a que investigaran la casa. En un vuelco un tanto dramático para Ammons, la custodia de sus 3 hijos le fue retirada por temor a que corrieran peligro bajo su cuidado.

Uno de estos oficiales era el Capitán Austin, quien inicialmente desestimó las declaraciones de Ammons y Campbell. Sin embargo, tras varias visitas a la casa y entrevistas con la familia Austin replanteó su postura y ahora afirma que cree completamente en la versión que dan las dos mujeres. De acuerdo con él, las pruebas de esta posesión demoníaca son bastante contundentes.

La familia, entonces, obtuvo el apoyo de un sacerdote – quien habría sido ubicado por el hospital – que accedió a realizar un ritual de exorcismo para librarse de los espíritus. El padre, llamado Michael Maginot, comenzó por intentar algunas bendiciones, pero pronto se dio cuenta que el asunto requería una intervención mucho más enérgica. Eventualmente realizó un exorcismo sobre Ammons, quién, afirmó, se encontraba poseída por uno de estos demonios. En el evento estuvieron presentes el oficial de policía y el encargado estatal de velar por la seguridad de los niños.

De acuerdo con los testimonios, la ceremonia fue de todo menos sencilla. De acuerdo con Ammons, comenzó por rezar con el padre Maginot, pero pronto tuvo que detenerse debido a un intenso dolor en su interior, “como si algo tratara de agarrarse de allí”. Al final, terminó por quedar inconsciente. En total se realizaron 3 exorcismos, el último en junio del año 2012.

La familia se mudó y ahora vive en un hogar – previamente bendecido – donde dicen que no han presentado problemas. Ammons recuperó en noviembre del 2012 la custodia de sus hijos – pues las autoridades consideraron que ya no tenían nada que temer bajo su cuidado – y agradece a Dios la posibilidad de haber salido ilesa de aquella horrible experiencia.

Entretanto, su vieja casa se convirtió en motivo de curiosidad para los habitantes de la localidad. Si bien la nueva familia afirma que no ha sentido nada extraño, una fotografía tomada cuando la casa se encontraba abandonada – y la familia Ammons en su momento de mayor sufrimiento – muestra una figura humana, fantasmal, mirando desde la entrada. La imagen aparece al comienzo de este artículo.

¿Conocen casos semejantes de casas embrujadas? ¿Creen en la existencia de fantasmas? Compártannos sus opiniones y experiencias al respecto.

Fuente de imágenes: 1: indystar.com; 2: assets.nydailynews.com; 3: gannett-cdn.com.

La Historia de la familia Ammons: ataque demoníaco en Estados Unidos

¿Conoces acerca de...?

Se habla de:                     

Bibliografía

El pensante (29 Mayo, 2015). La Historia de la familia Ammons: ataque demoníaco en Estados Unidos. Bogotá: E-Cultura Group. Recuperado de https://www.elpensante.com/la-historia-de-la-familia-ammons-ataque-demoniaco-en-estados-unidos/