La conspiración de las farmacéuticas: ¿está esta industria interesada en mantenernos enfermos? Parte 3

Complots y conspiraciones, Estudios y experimentos, Medicina Plagas y Enfermedades

En los dos artículos anteriores hemos ido profundizando poco a poco en las críticas y las acusaciones que se le hacen a las principales representantes de la Industria Farmacéutica. Desde las acusaciones de las personas que alguna vez hicieron parte del negocio (y que hablan de cómo se desvían los recursos de las investigaciones más prometedoras) hasta las críticas de muchos médicos y psicólogos con respecto a la creación de drogas peligrosas, las farmacéuticas son uno de los campos más cuestionados.

El artículo pasado terminamos con el tema de la destrucción de las curas funcionales. Pero, ¿qué pasa con aquellos medicamentos que no tienen que extraerse de ninguna parte, que son funcionales tal y como se encuentran en la naturaleza? ¿Cómo es la relación entre la industria farmacéutica y la medicina natural?

Antagonistas

La relación, como muchos podrán imaginar, no es nada cordial. Pese a que muchos creerían que la medicina farmacéutica podría alimentarse de la llamada medicina naturista – y viceversa – por lo general vemos dos grupos que atacan consistentemente al otro acusándolo de malas prácticas y de poner en riesgo la vida de las personas.

De acuerdo con la teoría de la conspiración de Big Pharma (que venimos tratando en estas páginas) esto se debe al temor natural de las grandes farmacéuticas con respecto a lo que sucedería con sus inversiones si la gente migrara a tipos más naturales de medicina (que, por lo demás, son más eficientes).

Por su parte, muchos representantes de la industria responden que la medicina natural no es eficaz y que la mayor parte de sus tratamientos no han sido aprobados por una agencia médica importante. Y aquí viene lo más importante del conflicto: la aprobación por parte de las autoridades sanitarias de muy pocos remedios naturales.

Aunque defender la “Medicina naturista” como un todo es algo difícil (pues no cabe duda de que así como habrá tratamientos que funcionen, habrá otros que no) resulta sospechoso que tan pocos remedios hayan sido evaluados consistentemente y aprobados. Muchos consideran que las instituciones nacionales de salubridad (y en particular la FDA en los Estados Unidos) tienen una relación estrecha con la Industria para evitar el surgimiento de una competencia que amenace su supremacía.

De esto, cuanto menos, existen pruebas circunstanciales. Muchos de los profesionales de la FDA (incluyendo sus miembros más importantes) fueron antes empleados de empresas importantes, y de manera análoga muchos de los profesionales de estas empresas provienen de la FDA. En general hay un intercambio importante de población entre estas instituciones, algo que resulta cuanto menos sospechoso.

Pero ¿en verdad hay una guerra contra la medicina natural? En general los representantes de la FDA afirman que las pruebas de la efectividad de estos remedios no son concluyentes y que no se pueden aprobar en la legislación norteamericana. Sin embargo, reitero, esto podría ser válido para muchos casos, pero seguramente no para todos y resulta cuanto menos sospechosa la ausencia de este campo naturista en la medicina “oficial” (por llamarla de alguna manera).

La conspiración de los medicamentos psiquiátricos

Pasemos entonces al último escalón de la teoría de la conspiración. Ya hablamos del modo en que esta industria favorece deliberadamente la producción y venta de medicamentos dañinos asegurando con estudios cuestionables que no resultan tan malos. Esto, ante todo, se da en el campo de las drogas para el cerebro (antidepresivos, energizantes, medicamentos contra el Síndrome de Déficit de atención, del que alguna vez hablamos), cuya química modifica nuestro cuerpo en maneras que no somos verdaderamente capaces de comprender… y sin embargo, se insiste en que el riesgo es mínimo y no hay daño alguno.

Pues bien, el último escalón en la Teoría de la Conspiración de Big Pharma (como se le llama tradicionalmente) es que esto no se debe solo (ni principalmente) al afán de lucro sino que hace parte de una macabra alianza entre las industrias y entidades dedicadas al control y la vigilancia de la población como la NSA y la CIA en los Estados Unidos.

Se trataría, entonces, de la creación de drogas que logren una serie de objetivos: desde desestabilizar a la población y volverla más vulnerable (afectando las vidas de millones de personas) hasta crear sujetos más proclives a la manipulación y fáciles de convencer. Una versión más suave habla de la creación de millones de adictos que le garanticen a las empresas ingentes ganancias por los próximos 50 años.

En cualquier caso este programa masivo de “ingeniería social” explicaría de dónde provienen los fondos y la organización para pagarle a miles de médicos para que promuevan el consumo de algunas sustancias (una práctica altamente condenada en los Estados Unidos).

Al final, ¿hasta dónde llega Big Pharma?

Es bueno recordar aquí los alcances del proyecto MK Ultra (del que ya hemos hablado) y su objetivo de dominar la mente humana. Muchos consideran que el proyecto fracasó en principio (pues no pudo dominar a la perfección a nadie) pero que de allí salieron las cosas que hoy se organizan en Big Pharma y que buscan crear una población sometida a los grandes poderes.

En todo caso, no cabe duda de que la penetración a gran escala de las drogas psiquiátricas en los Estados Unidos (de la mano de la influencia farmacéutica) despierta suspicacias, pero difícilmente podría hablarse de una conspiración de carácter mundial en este sentido. La pregunta final (que dejo abierta, pues no estoy en condiciones de responder) es ¿hasta dónde llega Big Pharma en la actualidad? ¿Hasta dónde será capaz de llegar en el futuro?

Fuente de imágenes: 1: allergiesandyourgut.com, 2: consciouslifenews.com, 3: upload.wikimedia.org

Parte 1 | Parte 2

La conspiración de las farmacéuticas: ¿está esta industria interesada en mantenernos enfermos? Parte 3

¿Conoces acerca de...?

Se habla de:                         

Bibliografía

El pensante (6 octubre, 2015). La conspiración de las farmacéuticas: ¿está esta industria interesada en mantenernos enfermos? Parte 3. Bogotá: E-Cultura Group. Recuperado de https://www.elpensante.com/la-conspiracion-de-las-farmaceuticas-esta-esta-industria-interesada-en-mantenernos-enfermos-parte-3/