La Brigada 442 y el rescate imposible del “Batallón Perdido”


Lo más reciente:

Segunda Guerra Mundial

La Segunda Guerra Mundial es seguramente el conflicto más famoso de la Historia, y pocos enfrentamientos capturan a una escala semejante el interés y la pasión de millones de personas alrededor del mundo.

Es fácil comprender por qué. En primer lugar, se trata del conflicto más sangriento y costoso que hemos presenciado. La Segunda Guerra Mundial llevó, directa o indirectamente, a la muerte de unos 100 millones de personas: una cantidad espeluznante y muy superior a la de cualquier conflicto anterior (aún a la Primera Guerra Mundial, que “apenas” tuvo unos 40 millones de muertos).

Y en segundo lugar, la imagen de Hitler resulta particularmente llamativa, y debido a varias de sus acciones, pero principalmente a haber organizado el Holocausto, es considerado por muchos como la misma encarnación del mal.

En cualquier caso, todos sabrán que la participación de los Estados Unidos fue clave, no solo (ni principalmente) por las tropas que envió a Europa, sino por el apoyo que su industria brindó a los británicos y los soviéticos, y por su papel en el Teatro del Pacífico (donde fue el principal actor detrás de la derrota japonesa). Y por esta razón, para muchos estadounidenses la guerra “verdadera” se luchó en el Pacífico, porque fue este el escenario en el que los estados Unidos realmente tuvieron el liderazgo, y el único en el que el suelo del país fue atacado.

Y esto hace que muchos consideren a los japoneses, en general, como enemigos en el conflicto. Pero lo cierto es que la realidad suele ser compleja, y en este periodo había en Estados Unidos una considerable población japonesa inmigrante, muchos de los cuales eran ya de segunda o tercera generación y estaban completamente aculturizados. Y entre ellos, miles marcharon a la guerra, comprometidos con la defensa de su país.

Su Batallón, el más condecorado de los Estados Unidos en el conflicto, fue el Batallón 442. Y su misión emblema, la cual los llevó a convertirse en uno de los más legendarios batallones estadounidenses de la guerra, fue el rescate del Batallón perdido, en las Montañas de Vosges en 1944.

El encierro del Batallón de Texas

La historia comenzó cuando, en contra del consejo de los oficiales veteranos, el Mayor General John E. Dahlquist ordenó al “Batallón de Texas” (llamado así porque habían salido de la Guardia Nacional de Texas) enfrentar a la 36° División alemana. Tal y como habían advertido, el batallón quedó completamente rodeado, y su capacidad de defensa comenzó a verse más y más limitada. A pesar del esfuerzo de enviar suministros a los soldados mediante paracaídas, el destino de la unidad parecía estar sellado.

Fue en este momento cuando entró en juego la Brigada 442, célebre por estar poblada en su totalidad por inmigrantes japoneses de segunda y tercera generación. La brigada había sido tremendamente exitosa en sus operaciones y era uno de los cuerpos más condecorados ya en este periodo, y tras haber logrado una importante victoria en Biffontaine llevaba apenas dos días en reserva cuando se le indicó que debía partir a una misión imposible: conseguir la liberación del Batallón de Texas (que vendría a conocerse en el futuro como el Batallón Perdido).

Misión Imposible

La misión involucró infiltrarse en filas enemigas y atacar el fuego alemán desde diversos frentes con la intención de liberar la presión sobre los otros batallones que estaban intentando liberar la posición. Entre el 26 y el 30 de octubre de 1944 los miembros de la Brigada 442 fueron capaces de romper las líneas alemanas, e ingresaron al cerco para liberar a los soldados atrapados.

Pero la situación era desesperada: ellos mismos estaban casi rodeados por tres partes, y debido a su cercanía con el enemigo, se encontraban en medio de un arduo fuego. Fue entonces cuando, fieles a su tradición, los miembros de la Brigada lanzaron el legendario grito: ¡¡Banzai!!, y atacaron en masa la posición alemana, sufriendo graves pérdidas pero finalmente obligando a los alemanes a retirarse. Pagarían un altísimo precio: más de 800 bajas y la práctica pérdida de varias de las divisiones de la brigada.

Pero su misión no solo permitió liberar el cerco y salvar la vida de estos soldados, sino que le permitió al ejército de los Estados Unidos liberar la posición y avanzar en el objetivo de cercar las fuerzas alemanas. Cuando fueron finalmente detenidos, los miembros de la Brigada habían destrozado las líneas alemanas, avanzado decenas de kilómetros y generado la práctica retirada de toda la división enemiga.

De 1.432 soldados que la formaban el año anterior, quedaban apenas 260. Su valor llevaría a que la Brigada 442 se convirtiera en la división más condecorada en la historia de los Estados Unidos, llevando a importantes cambios en la percepción que entonces se tenía de los japoneses y a procesos políticos como la aceptación de Hawái como Estado, la liberación de los 120.000 internados japoneses en los campos de concentración estadounidenses y en general un cambio en la opinión, hasta entonces negativa, de los japoneses en los Estados Unidos. Sería un proceso largo, pero del que en la actualidad se ven importantes frutos.

Bibliografía:

  1. https://en.wikipedia.org/wiki/442nd_Infantry_Regiment_(United_States)#Revolution_of_1954
  2. https://en.wikipedia.org/wiki/Lost_Battalion_(Europe,_World_War_II)

Imágenes: 1: hawaiireporter.com, 2: youtube.com, 3: wikipedia.org

La Brigada 442 y el rescate imposible del “Batallón Perdido”
31 agosto, 2019

Ver más Artículo al azar