La Amada Inmortal de Beethoven

Lo más reciente:

Carta a mi amada inmortal

Era el año 1827, y con 57 años uno de los más grandes compositores de la historia, Beethoven, fallecía dejando un legado de grandes obras e influencia que llegaría a nuestros días. Pero también con su partida dejó un sinfín de secretos, entre ellos una misteriosa carta dedicada a una mujer a la que él nombró mi amada inmortal.

La misiva consta de 10 páginas, escritas a lápiz en ambos lados de la hoja. Los manuscritos originales contienen correcciones realizadas por Schindler (músico austríaco y biógrafo de Beethoven) y fueron publicados en la tercera edición de la biografía de Beethoven. La carta original esta guardada en la Biblioteca de Berlín, y la destinataria sigue siendo un misterio.

La candidata al puesto se debatía entre dos hermanas

Historiadores e investigadores sobre la vida de Beethoven han especulado mucho sobre quien sería la persona que inspiraría al artista a escribir tremenda carta, entre alumnas, amigas, cantantes y mecenas esta lista es bastante larga. No obstante, la persona a la que más se le atribuido el papel de mi amada inmortal es una mujer llamada Therese von Brunsvik, una noble húngara, pedagoga y musicóloga. Su padre era el conde Antonio Brunsvik y su madre la baronesa Anna Seeberg.

La dama en cuestión, tiene méritos que la convierten en alguien interesante y con trabajos dignos de admirar, pues como pedagoga fundó la primera escuela preescolar en Budapest, llamándolo Kindergarten cuya traducción del alemán es «jardín de niños», éste concepto fue llevado más adelante a otros países como Inglaterra y Estados Unidos.

Therese fue alumna del pianista y se presume que fue para ella que Beethoven dedicó la famosa melodía ‘Para Elisa’ (Für Elise) y le dedicó la Sonata de Piano No. 24 in F major, Opus 78, apodada «A Thérèse».

Aunque algunos historiadores piensan que la candidata idónea al puesto de la amada era en realidad la hermana menor de Therese, llamada Josephine quien, al haber perdido su marido y alojada en Viena, estableció una fuerte amistad con Ludwig. La correspondencia que mantenían era intensa, pasional, muy parecida a la carta para mi amada inmortal.

También cabe mencionar, que 9 meses después de la escritura de la famosa carta, Josephine dio a luz a una niña, que más adelante se convertiría en profesora de piano. Pero las circunstancias de la época obligaron a Josephine a contraer nupcias con el conde Von Stackelberg, pero el matrimonio fue desastroso y la pareja se separó en 1813.

Más adelante Therese, escribiría en su diario: “Josephine debe sufrir remordimiento por razón de Ludwig”, la mujer también escribió: “Parece como un sueño que él fuera el amigo íntimo de nuestra casa, un estupendo espíritu! Ella habría sido mucho más feliz que con él que con Stackelberg. Su amor maternal la hizo renunciar a su propia felicidad”.

Por último, se dice que Beethoven guardaba la esperanza de casarse con Therese, pues recordemos que ella fue la destinataria de varias composiciones, pero la familia de la joven se opuso a la boda y Therese finalmente se casó con el Barón Von Drosdick en 1816.

Bibliografía:

 

  1. https://es.wikipedia.org/wiki/Teresa_Brunszvik
  2. https://dianacarrusel.wordpress.com/2015/03/16/carta-de-beethoven-a-la-amada-inmortal/

Imágenes: 1: sexualfables.com, 2: da.beethoven.de

La Amada Inmortal de Beethoven
4 julio, 2019
Se habla de:                 

Ver más Artículo al azar